CONCEPTO: También conocida como DM no insulinodependiente. Se caracteriza por hiperglucemia y resistencia a la insulina. Suele ser el tipo de diabetes que se diagnostica en Pacientes >30 años, pero también se presenta en niños y adolescentes. Pacientes son tratados con dieta, ejercicio y fármacos orales, algunos necesitan insulina en forma intermitente o persistente para controlar la hiperglucemia sintomática.
La diabetes tipo 2 es la forma más común dentro de las diabetes mellitus y la diferencia con la diabetes mellitus tipo 1 es que ésta se caracteriza por una destrucción autoinmune de las células secretoras de insulina obligando a los pacientes a depender de la administración exógena de insulina para su supervivencia, aunque cerca del 30% de los pacientes con diabetes tipo 2 se ven beneficiados con la terapia de insulina para controlar el nivel de glucosa en sangre. 



EPIDEMIOLOGÍA
La diabetes aparece por un problema en la forma en que el cuerpo produce o utiliza la insulina. Puede haber una resistencia a la insulina o una producción insuficiente de insulina para la utilización en las células del cuerpo. Por lo general, la diabetes tipo 2 se desarrolla gradualmente, debido a que el páncreas se va deteriorando con el tiempo, por la sobreproducción de insulina en primera instancia y el posteriormente el déficit. Salvo en los países escandinavos, la incidencia poblacional de diabetes mellitus tipo 2 es superior a la de tipo 1, con una relación media de 85:15% entre ambas.

CLASIFICACIÓN DE LA DIABETES MELLITUS

La DM abarca cuatro grupos de entidades:

1.      Diabetes mellitus tipo 1 (DM1)

2.      Diabetes mellitus tipo 2 (DM2)

3.      Otros tipos específicos de diabetes

4.      Diabetes Mellitus gestacional (DMG)

En la DM1 las células β, encargadas de la producción de insulina en el páncreas, se destruyen, lo que conduce a la deficiencia absoluta de insulina. Sus primeras manifestaciones clínicas suelen ocurrir en la infancia o más adelante, en la pubertad, cuando la función se ha perdido significativamente y la terapia con insulina es indispensable para la sobrevida del paciente.

Sin embargo, existe una forma de presentación de lenta progresión que inicialmente puede NO requerir insulina y que tiende a manifestarse en etapas tempranas de la vida adulta. A este grupo pertenecen aquellos casos denominados como diabetes autoinmune latente del adulto (LADA). La etiología de la destrucción de las células β pancreáticas es generalmente de origen autoinmune, pero existen casos de DM1 de origen idiopático (forma elegante de decir desconocido), donde la medición de los anticuerpos conocidos da resultados negativos.

La DM2 se presenta en personas con grados variables de resistencia a la insulina, aunque se requiere que exista una deficiencia en la producción de insulina que puede o no ser determinante. Ambos fenómenos deben estar presentes en algún momento para que se eleve la glicemia. Aunque NO existen marcadores clínicos que indiquen con precisión cual de los dos defectos predomina en cada paciente, el exceso de peso sugiere la presencia de resistencia a la insulina, mientras que la pérdida de peso sugiere una reducción progresiva en la producción de insulina. Aunque tradicionalmente se reconocía a este tipo de diabetes principalmente en el adulto, su frecuencia está aumentando en niños y adolescentes obesos. Desde el punto de vista de su fisiopatología se puede subdividir en:
  • DM2 predominantemente INSULINO-RESISTENTE con deficiencia relativa de insulina
  • DM2 predominantemente con un DEFECTO SECRETOR DE INSULINA, con o sin resistencia a la insulina.
El tercer grupo de diabetes lo conforma un variado y numeroso grupo de patologías, de las cuales se enumeran las más significantes.
 Otros tipos específicos de DM:

·         Defectos genéticos de la función de la célula β
Defectos del cromosoma 20, HNF-4α, HNF-1α, del cromosoma7, glucoquinasa, del cromosoma 12, del ADN mitocondrial y otros

·         Defectos genéticos en la acción de la insulina
Resistencia a la insulina tipo A, leprechaunismo, síndrome de Rabson-Mendenhall, diabetes lipoatrófica y otros

·         Enfemedades del páncreas exocrino
Pancreatitis, trauma pancreático, pancreatectomía, cáncer pancreático, fibrosis quística, hemocromatosis, pancreatopatía fibrocalculosa y otros

·         Endocrinopatías
Acromegalia, síndrome de Cushing, glucagenoma, feocromocitoma, hipertiroidismo, somatostinoma, aldosteronoma y otros

·         Inducida por drogas o agentes químicos
Pentamidina, ácido nicotínico, glucocorticoides, hormona tiroidea, agonistas betaadrenérgicos, tiazidas, fenitoína, interferón α y otros

·         Infecciones: Rubeola congénita, citomegalovirus y otros

·         Formas poco comunes mediadas inmunológicamente
Anticuerpos contra el receptor de insulina, síndrome del "hombre rígido"

Otros síndromes genéticos algunas veces asociados con diabetes
Síndrome de Down, s. de Klinefelter, s. de Turner, s. de Wolfram, corea de Huntington, distrofia miotónica, porfiria, s de Prader Willi y otros.

El cuarto grupo está constituido por la diabetes mellitus gestacional, que consiste en una alteración del metabolismo glucídico, de severidad variable, que se inicia o se reconoce por primera vez durante el embarazo.
 El término se aplica independientemente de si se requiere o no insulina o de si la alteración persiste después del embarazo y no excluye la posibilidad de que dicha alteración haya estado presente antes de la gestación.

FISIOPATOLOGÍA

En la diabetes tipo 2 el defecto básico es la resistencia de los tejidos periféricos a la acción de la insulina y en menor grado, una deficiencia relativa de secreción de la hormona. La mayoría de expertos considera que la resistencia a la insulina es el fenómeno primario, mientras que la deficiencia de la secreción, aparece como resultado de la hiperglucemia sostenida y la sobreestimulación persistente de la célula

La resistencia a la insulina bien puede estar genéticamente determinada, como es el caso de los sujetos con historia familiar de esta enfermedad, o se presenta como resultado de un exceso de hormonas de contrarregulación (glucagon GH Cortisol, tal como sucede en los pacientes afectados de acromegalia o feocromocitoma), o bien por efecto del tratamiento con medicamentos inductores de resistencia a la insulina.

La diabetes tipo 2 exhibe tres fases bien definidas: en primer término se presenta un estado de resistencia periférica a la insulina, asociado a cifras normales de glucemia, pues hay un incremento de la producción de esta hormona; en una etapa ulterior, a medida que la resistencia a la acción hormonal es más prominente, la hiperproducción de insulina no es suficiente para controlar las cifras de glucosa en sangre y, en consecuencia, aparece hiperglucemia postprandial. Por último, ocurre la insuficiencia de las células beta y disminuye la síntesis de insulina, de modo que aparece hiperglucemia en ayuno.
PERIODO PRE-PATOGÉNICO y PERIODO PATOGÉNICO

§      Periodo Prepatogénico.

Se origina antes de que el huésped se enferme, como suele suceder con los pacientes de diabetes tipo 2
Algunos de los factores de riesgo que se pueden presentar en el huésped son:
o       Edad igual o mayor a 45 años.
o       Obesidad.
o       Con antecedentes de Diabetes Mellitus en un familiar de primer grado (padres, hermanos e hijos).
o       Antecedentes de haber tenido un hijo con un peso de 4 Kg. al nacer.
o       Sobrepeso.
o       Sedentarismo.
o       Tabaquismo.
o       Manejo inadecuado del estrés.
o       Hábitos inadecuados de alimentación.
o       Estilo de vida contrario a su salud.

§      Patogénico clínico

Con frecuencia, las personas con diabetes tipo 2 no presentan síntoma alguno, en particular en los estados iniciales de la enfermedad. Con el transcurso de la historia natural de la enfermedad, la diabetes está asociada con pérdida de calidad de vida y, en caso de presentarse síntomas, éstos pueden ser variados y afectar diversos órganos.

En el diabetes tipo 2, si se produce insulina, pero no en cantidad suficiente para mantener los niveles de glucosa en la sangre.
El páncreas reconoce que el nivel de glucosa en la sangre está elevado y como resultado requiere de más insulina. Aun cuando el páncreas segrega insulina (tal vez más de lo usual), no es suficiente para sobrellevar esta existencia.

Las  complicaciones de la diabetes están relacionadas al corazón, al sistema circulatorio, los ojos, riñones y nervios.
Visión borrosa o cambios repentinos en la visión, formando minúsculos cristales que se interponen en el campo visual formados por el desbalance osmótico en la diabetes mal controlada.

Retinopatía Diabética

Retinopatía de Fondo o No Proliferativa
Esta es la etapa más temprana de la enfermedad. Cuando los pequeños vasos sanguíneos de la retina sufren lesiones por el alto nivel de azúcar en sangre, algunos se bloquean y otros se inflaman formando microaneurismas, que son como pequeñas ampollas que pueden romperse y derramar sangre en la retina.

La sangre y los fluidos vertidos por estos vasos sanguíneos provocan la inflamación de la retina y el depósito de sustancias que transporta la sangre. Estos depósitos se denominan exudados. Muchos
diabéticos desarrollan este tipo de Retinopatía sin evidenciar síntomas o deterioro alguno en su visión.

Retinopatía Proliferativa
En esta etapa avanzada, la retina busca reemplazar esos vasos sanguíneos bloqueados y dañados, por nuevos vasos sanguíneos que puedan proveerla del nivel de oxígeno y nutrientes que necesita. Este crecimiento anormal de nuevos vasos se denomina neovascularización. Los nuevos vasos formados son frágiles y suelen romperse con facilidad, provocando hemorragias en la retina y en el cuerpo vítreo. Las hemorragias en el vítreo son percibidas como objetos flotantes o telarañas y causan que la visión se distorsione. Una hemorragia vítrea densa puede generar una severa disminución de la visión.

Neuropatía diabética neuropatía o trastorno neuropático el cual se asocia diabetes mellitus. Esta patologia, se piensa que es resultado de una lesión microvascular diabética que involucra los vasos sanguineos menores que irrigan los nervios. Los patologias relativamente comunes que se pueden asociar a neuropatía diabética incluyen parálisis del nervio oculomotor; mononeuropatía; mononeuropatía múltiple; amilotrofía diabética; polineuropatía dolor; nueropatía autonómica; y neuropatía toracoabdominal.
La aparición y la progresión de la neuropatía diabética están relacionadas con las alteraciones en el control de la  glucemia. La hiperglucemia (niveles de glucosa en sangre altos) produce lesiones en los nervios y en las arterias del paciente diabético.

¿Cuáles son los síntomas de la neuropatía diabética?

Es muy importante saber que en las fases iniciales la neuropatía diabética puede ser asintomática y ser detectada sólo mediante pruebas médicas. La neuropatía diabética se presenta con dolor, entumecimiento, alteraciones en la sensibilidad de la piel y dificultades en el movimiento de las extremidades afectadas.

La forma más frecuente de presentación es la afectación de los pies y/o de las manos, de forma bilateral (en los dos pies o en las dos manos). Se produce dolor, especialmente con el roce de la piel, disminución de la sensibilidad, alteraciones o pérdida de la movilidad, con atrofia de los músculos de la extremidad afectada. La disminución de la sensibilidad, junto a las lesiones vasculares que suelen acompañar a las lesiones nerviosas, facilitan la formación de úlceras y dificultan la curación de las heridas.

En otros pacientes se afectan los nervios motores (los que inervan los músculos), produciéndose parálisis o dificultades en el movimiento de estos músculos. Así es frecuente la afectación ocular (oftalmoplejia diabética), que se caracteriza por el dolor ocular, la caída del párpado y pérdida de su movilidad, visión doble; o la afectación de los nervios del brazo o de la pierna.

También se afectan los nervios de los órganos internos, presentando una sintomatología más anodina, que pasa desapercibida. Se producen alteraciones en la motilidad intestinal con dificultades para tragar, estreñimiento y/o digestiones lentas cuando se afecta el tubo digestivo; si se afecta el aparato génito-urinario se producen alteraciones en la micción y en la función eréctil (impotencia), la afectación del aparato cardiovascular provoca taquicardias o cuadros de hipotensión con mareos. En los pacientes diabéticos mayores terminan por afectarse los nervios motores raquídeos generándose atrofia de la musculatura de las piernas.

La enfermedad cardiovascular, es por lo general causada por la arteriosclerosis. Que es una acumulación en exceso de placa en la pared interior de un vaso sanguíneo grande, la cual restringe el flujo de la sangre. La cardiopatía es la causa principal de las muertes relacionadas con la diabetes. La cardiopatía y el derrame son de 2 a 4 veces más comunes en las personas con diabetes.

Algunas manifestaciones inespecíficas incluyen fatiga, sensación de cansancio, náuseas y vómitos. A menudo aparece un aumento del apetito excesivo a toda hora, también llamado polifagia, así como de la sed excesiva, llamada polidipsia, acompañados de un aumento de la frecuencia en la micción, y en grandes cantidades; también llamado poliuria. Por su parte, la piel se torna seca, aparece picazón en la piel y genitales, hormigueo, entumecimiento en las manos y pies y las cortaduras o heridas que tardan en cicatrizar.

La diabetes tipo 2 (no insulino dependiente), puede pasar inadvertida por muchos años, y en algunos casos ésta es diagnosticada cuando ya se han producido daños irreversibles en el organismo. Por eso es recomendable que todas las personas se realicen un examen de glicemia por lo menos una vez al año.

• La retinopatía: enfermedad del ojo o ceguera.
• La enfermedad dental.
La enfermedad periodontal: es en las encías.
• La amputación.

Las indicaciones más frecuentes se dan en casos de insuficiencia adrenocortical, y enfermedades alérgicas, reumáticas, oftálmicas, respiratorias y neoplásicas.
COMPLICACIONES DE LA DIABETES
Hay tres tipos de complicaciones:
1.         Agudas:
·        Hipoglicemia: concentración de glucosa en la sangre anormalmente baja, inferior a 50-60 mg por 100 mL. Algunos de los indicios de la hipoglucemia son: temblores, mareos, sudoraciones, dolores de cabeza, palidez, cambios repentinos en estados de ánimo, entre otros.
·        Hiperglicemia: cantidad excesiva de glucosa en la sangre. En ayunas la comida hace que la glucosa sanguínea de una persona no debe exceder de 110 mg/dl y Postprandial à 100-145 mg/dl. Algunos síntomas incluyen aumento de sed, de hambre, respiración acelerada, náusea o vómito, visión borrosa y resequedad de la boca.

2.         Crónicas
Las complicaciones a largo plazo, entre otras, son:
§       Retinopatía diabética (enfermedad de los ojos): El riesgo de retinopatía aumenta considerablemente en pacientes con niveles de glucosa en ayunas entre 109 a 116 mg/dL (6.05 a 6.45 mmol/L) o cuando el resultado de una glucosa posprandial está entre 150 y 180 mg/dL (8.3 a 10.0 mmol/L)3
§       Nefropatía diabética (enfermedad de los riñones)
§       Neuropatía diabética (daño de los nervios)
§       Enfermedad vascular periférica (daño en los vasos sanguíneos/circulación)
§       Colesterol alto (dislipidemia), hipertensión arterialateroesclerosis y arteriopatía coronaria
3.         Emergencias: Una gran complicación de la diabetes mellitus tipo 2 es el coma diabético hiperosmolar hiperglucémico el cual es un síndrome clínico que aparece en pacientes diabéticos tipo 2 en tratamiento con antidiabéticos orales.
Se caracteriza por una cifra de glucosa en sangre por encima de 600 mg/dl, un aumento de la osmolaridad plásmatica por encima de los 350 mOsm/l y ausencia de cuerpos cetónicos en sangre. Se acompaña de manifestaciones como disminución del nivel de conciencia, que puede ir desde la somnolencia hasta el coma profundo; deshidratación, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, convulsiones y focalidad neurológica.
El tratamiento adecuado consiste en la reposición de líquidos para corregir la deshidratación y la administración de insulina para reestablecer los niveles de glucosa en sangre a valores normales.
FACTORES DE RIESGO DE DESARROLLAR DIABETES TIPO 2.
Variables FINDRISK
  • Edad superior a 45 años
  • Alto Índice de Masa Corporal
  • Perímetro de cintura que supera los 102 cm en varones y los 88 cm en mujeres.
  • Baja Actividad física
  • Bajo Consumo de verduras y frutas
  • No Consumo de medicamentos para el control de la hipertensión arterial
  • Fumar
  • Antecedentes de glucemia elevada
  • Antecedentes familiares de diabetes
  • Diabetes durante un embarazo previo
  • Colesterol HDL de menos de 35
  • Niveles altos de triglicéridos (250 mg/dL o más)
  • Hipertensión arterial (superior o igual a 140/90 mmHg)
  • Trastorno en la tolerancia a la glucosa
  • Ciertos grupos étnicos, como los afroamericanos, los hispanoamericanos y los nativos norteamericanos.
Edad: El riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 aumenta con la edad. En personas con edad inferior a los 45 años es menos frecuente desarrollar este tipo de diabetes.
Índice de Masa Corporal: La medida más utilizada para evaluar el grado de obesidad es el Índice de Masa Corporal (IMC). Este índice se obtiene a partir de una fórmula matemática y es un valor que determina, en base al peso y estatura de una persona, si ésta se encuentra en su peso normal o no y cuál sería su rango de peso más saludable.
El IMC se calcula dividiendo el peso en kilogramos por el cuadrado de la estatura en metros: IMC = Peso (Kg) / Altura (m)2
La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que los individuos con un IMC de entre 25 y 29,9 sufren sobrepeso, mientras que quienes tienen un IMC de 30 o más son obesos.
El riesgo de desarrollar diabetes aumenta progresivamente tanto en hombres como en mujeres con la cantidad de exceso de peso.
El objetivo es alcanzar y mantener el normopeso, el peso normal que debe tener una persona según su edad, sexo y talla.
El IMC no es un dato aplicable a cualquier persona, no debe utilizarse como referencia en niños, mujeres embarazadas, ancianos y personas con gran desarrollo muscular como los atletas.
Perímetro de cintura: La circunferencia de la cintura se admite cada vez más como una manera sencilla de identificar la obesidad. Esta medida, en combinación con el IMC, ha demostrado ser la que mejor predice la obesidad y los riesgos para la salud que conlleva.
Un perímetro de cintura elevado está estrechamente relacionado con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2.
Se considera elevado si supera los 102 cm en varones y los 88 cm en mujeres.
Numerosos estudios han demostrado que perder peso y reducir el perímetro de cintura disminuye significativamente el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

La raza, el grupo étnico y la diabetes: La diabetes tipo 2 es más común entre los Afro Americanos, los Latinos, los Americanos Nativos, los Asiáticos y las personas de las Islas del Pacífico que entre los caucásicos. 

El alcohol y la diabetes: El uso moderado de alcohol (una bebida al día para las mujeres y dos para los hombres) ha comprobado disminuir el riesgo de diabetes. El uso limitado de alcohol disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas. Sin embargo, las personas que no beben no deben comenzar. El alcohol posee riegos propios como el aumentar la presión, el peso corporal, las fallas del corazón, la adicción, el suicidio y los accidentes. Las personas que limitan su uso de alcohol tienen menos riesgo de cáncer de colon, y de seno

El uso de tabaco y la diabetes: Fumar aumenta su riesgo de diabetes. Fumar aumenta los niveles de sangre del cuerpo y disminuye la capacidad del cuerpo de utilizar insulina. Puede también cambiar la forma como el cuerpo acumula el exceso de grasa, aumentando la grasa alrededor de la cintura, la cual está relacionada con la diabetes. El daño que los químicos del tabaco hacen a los vasos sanguíneos, los músculos y los órganos también aumenta el riesgo de diabetes.
La exposición al tabaco también aumenta su riesgo de enfermedades del corazónde derrames cerebrales, de enfermedades vasculares periféricas, enfisema, bronquitis, osteoporosis, y de cáncer de pulmónvejigariñonespáncreas, cuello uterino, labio, boca, lengua, laringe, garganta y esófago. Para muchas personas, dejar de fumar es lo mejor que pueden hacer para mejorar su salud.
Antecedentes de glucemia elevada: Una persona que haya tenido la glucemia elevada durante un tiempo, aunque sea por situaciones que ya no están presentes, como la diabetes gestacional o el aumento de glucosa secundario a la toma de algunos medicamentos, representa un mayor riesgo de padecer diabetes ya que, al margen de informarnos de que se trata de una persona de riesgo también implica que durante una época el páncreas ha trabajado mal y la reserva de insulina se ha visto comprometida, por lo que se dispone de una menor cantidad para el futuro. Por tanto, es prioritario llevar un estilo de vida sano, a través de dieta y ejercicio, que disminuya el riesgo.
Antecedentes familiares de diabetes: El riesgo elevado de diabetes es significativamente mayor en personas que tienen antecedentes de diabetes en familiares de primer grado (padres, hermanos, hijos o abuelos) y también de segundo grado (tíos o sobrinos). Esto se debe a que la diabetes tiene un componente hereditario importante, por lo que se va a tener mayor predisposición. Por otro lado, también en una misma familia es habitual que se compartan estilos de vida, por lo que con frecuencia vemos familias con unos hábitos dietéticos y aficiones poco saludables.
Consumo de medicamentos para el control de la hipertensión arterial: La hipertensión, junto con el exceso de grasas, la obesidad y la diabetes componen el llamado síndrome metabólico, cuyo denominador común es la resistencia a la insulina. Es importante mejorar todos los componentes del síndrome, ya que cada uno de ellos potencia el riesgo de complicaciones de los otros elementos. Algunos de los fármacos que se utilizan para tratar la hipertensión pueden mejorar la sensibilidad a la insulina.
Actividad física: Tan sólo 30 minutos al día de actividad física moderada (por ejemplo, caminar o dar un paseo en bicicleta) son suficientes para mejorar su salud, aunque el beneficio puede ser mayor si el ejercicio es de más intensidad y duración, siempre y cuando no se tenga ninguna contraindicación para realizarlo (consúltelo con su médico).
También en las personas con diabetes se recomienda su práctica regular ya que, junto con la propuesta alimentaria y el tratamiento farmacológico, es uno de los puntos más importantes de su tratamiento.
La actividad física debe efectuarse de forma regular y controlada, lo que permitirá mantener un buen estado físico y psíquico. Al mismo tiempo se conseguirá un mejor control de la glucemia y una mejor calidad de vida. El ejercicio debe ser un acto agradable y una práctica segura por lo que deberán adoptarse las medidas correspondientes. Debe ser su médico o entrenador quien le diga qué tipos de ejercicio le convienen.
Están científicamente demostrados los beneficios de practicar ejercicio durante 30 minutos diarios, cinco días a la semana:
1.                         Mejora la fuerza y la elasticidad muscular.
2.                         Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
3.                         Retrasa la desmineralización ósea que aparece con el paso del tiempo.
4.                         Ayuda al control del peso y de la tensión arterial.
5.                         Aporta mayor bienestar psíquico y posee además una acción desestresante.
A estos beneficios hay que añadir que mejora la sensibilidad a la insulina y favorece el control de la glucemia, contribuyendo a un menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Consumo de verduras y frutas: La dieta Mediterránea, más promocionada en las últimas décadas por sus beneficios demostrados en la prevención y el tratamiento de la enfermedad cardiovascular, es el mejor modelo de dieta equilibrada. Entre las premisas exigidas por esta dieta está el consumo frecuente de frutas y verduras.
El concepto de la dieta Atlántica, otro paradigma de dieta ideal por ser concebida como dieta saludable, establece asimismo un consumo diario elevado de fruta y verdura.
Las frutas aportan energía, vitaminas, minerales y fibra. Las hortalizas: vitaminas, minerales, fibra, y contienen muy pocas calorías.
Se recomienda tomar 2 veces al día verduras y ensaladas y 2 ó 3 piezas de fruta también diarias. Esto reducirá su riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

¿Qué puede hacer para bajar su riesgo de desarrollar diabetes tipo 2?  Usted no puede hacer nada respecto a su edad y su predisposición genética. Pero puede hacer mucho respecto al resto de los factores de riesgo de desarrollar diabetes, como el sobrepeso, la obesidad abdominal, el estilo de vida sedentario, los malos hábitos alimenticios y el hábito de fumar. Todo depende de usted.
Los cambios en su estilo de vida pueden prevenir completamente la diabetes o al menos retrasar su inicio hasta edades ya muy avanzadas. Si hay diabéticos en su familia, tendría que vigilar el aumento de peso con los años. Un perímetro de cintura elevado incrementa el riesgo de diabetes; y una actividad física moderada lo bajará. Tendría que cuidar su dieta, procurando tomar cada día verduras y cereales ricos en fibra. Elimine las grasas animales de su dieta y procure tomar en su lugar grasas vegetales.
Los estadios iniciales de diabetes no ocasionan síntomas. Si obtiene entre 12 - 14 puntos en el test, tendría que considerar seriamente su actividad física y sus hábitos dietéticos y prestar atención a su peso, para prevenir el desarrollo de diabetes. Por favor, contacte con su enfermera o su médico para su control.
Si ha obtenido 15 o más puntos en el test, tendría que hacerse un análisis de sangre para medir la glucosa (en ayunas y después de una comida) para determinar si padece una diabetes sin síntomas.
5 principales medidas para mejorar el estilo de vida:
  • Mantener el peso normal o perder más de un 5% si existe sobrepeso.
  • Realizar un consumo de grasa inferior al 30% de las calorías diarias.
  • Realizar un consumo de grasa animal (saturada) inferior al 10% de las calorías diarias.
  • Incluir más de 15 gramos de fibra natural por cada mil calorías ingeridas al día.
  • Practicar actividad física regular durante más de 30 minutos al día, al menos 5 días a la semana.

NIVELES DE PREVENCIÓN DE LA DIABETES.
1.       Prevención primaria: Tiene por objeto evitar el inicio de la diabetes, con acciones que se tomen entes que se presenten las manifestaciones clínicas.
En la población en general:
ü      Medidas destinadas a modificar el estilo de vida y las características socioambientales, que junto con los factores genéticos constituyen causas desencadenantes de la enfermedad.
ü      Las acciones de prevención primaria son responsabilidad de las autoridades sanitarias mediante una decisión política que utilice los medios de comunicación masiva con mensajes claros y positivos, fomentando óptimos hábitos de vida e impartiendo las medidas sanitarias que respalden esta acción, con el asesoramiento de las instituciones medicas.
ü      Acciones complementarias deberían incluir la obligación de la industria alimentaria para que las etiquetas de los alimentos envasados incluyan la composición y la cantidad de calorías que contienes; así mismo, que los programas de educación para la salud incluyan la diabetes desde la edad escolar.
En la población a riesgo:
ü      El equipo de salud deberá dedicar sus esfuerzos a identificar a la población en riesgo para hacer la prevención primaria. La población en riesgo está constituida por personas mayores de 40 años, obesos, con antecedentes familiares de diabetes, menores de 40 años con enfermedad coronaria, hipertensos e hiperlipidemicos.
2.       Prevención secundaria: Tiene como objetivo procurar el buen control de la enfermedad, retardar su progresión y prevenir las complicaciones agudas y crónicas.
Se debe incidir en la modificación del estilo de vida, el control metabólico óptimo, la detección y el tratamiento precoz de las complicaciones.
3.       Prevención terciaria: Está dirigida a pacientes con complicaciones crónicas, para retener o retardar su progresión. Esto incluye un control metabólico óptimo, evitar las discapacidades mediante la rehabilitación física, psicológica y social e impedir la mortalidad temprana.

RECOMENDACIONES NUTRICIONALES EN DIABÉTICOS
El plan de alimentación en las personas con diabetes debe ayudar a mejorar el control metabólico (glucémico, de las grasas-colesterol, ácido úrico,...) y con ello reducir las complicaciones a largo plazo. Siempre debe ser individualizado y es importante que sea un plan de alimentación realista para que la adhesión al mismo sea mayor. En los casos de diabetes mellitus tipo 1 en niños y adolescentes es fundamental administrar las calorías necesarias para asegurar un adecuado crecimiento y desarrollo, integrando la insulina administrada con los hábitos habituales de comida y ejercicio. Cuando la diabetes está siendo tratada con insulina, es importante distribuir correctamente los carbohidratos a lo largo del día para evitar tanto la hipo como la hiperglucemia. En todos los casos es importante que la dieta contribuya a mantenerse en normopeso o corregir el exceso de peso si existe para disminuir la insulino-resistencia asociada a la obesidad que empeora notablemente el control glucémico.
La Asociación Estadounidense para la Diabetes (American Diabetes Association) y la Asociación Dietética Estadounidense (American DieteticAssociation) han desarrollado pautas dietéticas para las personas con diabetes.

En las personas que padecen de diabetes tipo 1, es importante saber cuántos carbohidratos consume en cada comida. Esta información le ayudara a determinar qué tanta insulina debe tomar con su comida para mantener el control de glucosa en la sangre. Los otros dos nutrientes principales, la proteína y la grasa, también tienen un efecto sobre los niveles de glucosa en la sangre, aunque no es tan rápido ni considerable como los carbohidratos.

Es necesario un equilibrio delicado de ingesta de carbohidratos, insulina y actividad física para lograr los mejores niveles glucosa, esto debido a que el consumo de carbohidratos aumenta el nivel de glucosa y el ejercicio tiende a disminuirlo. Por lo tanto si estos tres factores no están en equilibrio, estos pacientes pueden tener amplias variaciones en dichos niveles y presentar complicaciones. Si el paciente toma una dosis fija de insulina, el contenido de carbohidratos de sus comidas y refrigerios debe ser constante día a día. Con respecto a los niños, es importante los cambios en los hábitos alimentarios y el incremento de la actividad física, se requiere una planificación adicional para ocasiones especiales (días festivos...), no significa que se deba restringir el consumo de dulces, postres y gaseosas, por el contrario debe existir un equilibrio. La madre puede dejar que su hijo coma alimentos azucarados, pero luego debe suministrar menos carbohidratos durante otros momentos del día (almuerzo ,cena) . Por ejemplo, si el niño come torta de cumpleaños, caramelos u otros dulces, NO debe consumir la cantidad diaria habitual de patatas (papas), pasta o arroz. Esta sustitución le ayuda a mantener las calorías y los carbohidratos mejor balanceados.

Uno de los aspectos de mayor desafío en el manejo de la diabetes es la planificación de las comidas. Se recomienda el trabajo de la mano con un médico y un nutricionista para diseñar un plan de comidas que mantenga los niveles de glucosa cerca de lo normal. El plan de comidas debe proporcionarle al paciente  la cantidad apropiada de calorías para mantener un peso corporal saludable. Teniendo presente estos puntos:
·         El médico o nutricionista deben revisar los tipos de alimento que el paciente generalmente comen y diseñar un plan de comidas a partir de allí. El uso de insulina debe ser una parte de este plan. Saber cómo programar las comidas para cuando la insulina empiece a funcionar en el organismo.
·         Ser constante. Las comidas y refrigerios se deben consumir a las mismas horas cada día y no saltárselos. Mantener la cantidad y tipos de alimento (carbohidratos, grasas y proteínas) constantes día a día.
·         Leer las etiquetas de los alimentos para ayudar a planear la ingesta de carbohidratos y el número de calorías.
·         Uso de la insulina a la misma hora cada día, como indique el médico.
·         Vigilar los niveles de glucosa. El médico dirá si necesita ajustar las dosis de insulina con base en estos niveles y la cantidad de alimentos consumidos.La Asociación Estadounidense para la Diabetes (American Diabetes Association) recomienda mantener los niveles de glucemia en un rango con base en la edad. El paciente debe discutir estas metas con su médico:

Antes de las comidas:
70 - 130 mg/dL para los adultos
100 - 180 mg/dL para los niños menores de 6 años
90 - 180 mg/dL para niños de 6 - 12 años de edad
90 - 130 mg/dL para niños de 13-19 años de edad

A la hora de acostarse:
Menos de 180 mg/dL para los adultos
110 - 200 mg/dL para los niños menores de 6 años
100 - 180 mg/dL para niños de 6 - 12 años de edad
90 - 150 mg/dL para niños de 13 - 19 años de edad

Con respecto a las necesidades calóricas, los pacientes diabéticos necesitan las mismas calorías que una persona sana. Si el peso está dentro de la normalidad (Indice de masa corporal: 19-25 kg/m2) no existen recomendaciones calóricas especiales. Se debe calcular la cantidad de calorías necesarias según el peso, la edad, el sexo y la actividad física.

Cuando existe un exceso de peso (Indice de masa corporal >25 kg/m2) será necesario reducir las kilocalorías diarias (250-500) e iniciarse en la práctica de ejercicio físico regular aeróbico para favorecer un balance calórico negativo con el objeto de disminuir la insulino-resistencia y mejorar el control metabólico.

La cantidad de cada tipo de alimento que debe comer depende de la dieta, peso, ejercicio y otros riesgos existentes para la salud. Todos tenemos necesidades individuales, razón por la cual cada paciente debe trabajar con su médico y, posiblemente, un nutricionista para desarrollar un plan de comidas que funcione en su caso.

Pero hay algunas recomendaciones generales confiables. La pirámide de alimentos para la diabetes que se parece a la vieja pirámide de los grupos básicos de alimentos divide los alimentos en seis grupos en un rango de tamaño de las porciones. En la pirámide de alimentos para la diabetes, los grupos de alimentos se basan en el contenido de carbohidratos y proteína en lugar del tipo de clasificación del alimento. Una persona con diabetes debe comer más de los alimentos que se encuentran en el fondo de la pirámide (granos, legumbres, verduras u hortalizas) que los que están arriba (grasas y dulces). Esta dieta le ayudará a mantener el corazón y los sistemas corporales saludables.

GRANOS, LEGUMBRES Y VERDURAS CON ALMIDÓN (6 ó más porciones al día): Alimentos como el pan, los granos, las legumbres, el arroz, la pasta y las verduras con almidón están en el fondo de la pirámide debido a que deben servir como la base de alimentación. Como grupo, estos alimentos son ricos en vitaminas, minerales, fibra y carbohidratos saludables.Es importante, sin embargo, consumir alimentos con bastante fibra.  Alimentos integrales como pan o galletas integrales, tortillas, salvado de cereal, arroz integral o legumbres. Harinas de trigo integral u otras harinas integrales para cocinar y hornear.  Panes más bajos en grasa, como tortillas, panecillos ingleses y pan de pita.

VERDURAS (HORTALIZAS)(3 a 5 porciones por día):  verduras frescas o congeladas sin salsas, grasas ni sal agregadas. Hortalizas de color verde más oscuro y amarillo profundo, como la espinaca, el brócoli, la lechuga romana, las zanahorias y los pimentones.

FRUTAS (2 a 4 porciones por día): frutas enteras con más frecuencia que los jugos, ya que tienen más fibra. Las frutas cítricas, como las naranjas, las toronjas y las mandarinas son las mejores. Jugos de frutas sin edulcorantes ni jarabes agregados.

LECHE (2 a 3 porciones por día): leche o yogur bajo en grasa o descremados. El yogur contiene azúcar natural, pero también puede contener azúcar o edulcorantes artificiales agregados. El yogur con edulcorantes artificiales tiene menos calorías que el yogur con azúcar agregado.

CARNE Y PESCADO (2 a 3 porciones por día): pescado y carne de aves con más frecuencia. Retirar la piel del pollo y el pavo. Seleccionar cortes magros de carne de res, ternera, carne de cerdo o animales de caza. Recortar toda la grasa visible de la carne. Se recomienda hornear, tostar, asar a la parrilla o hervir en lugar de freír los alimentos.

GRASAS, ALCOHOL Y DULCES: En general, se debe limitar la ingesta de alimentos grasos, sobre todo aquéllos ricos en grasa saturada como la hamburguesa, el queso, el tocino y la mantequilla. Si decide tomar alcohol, limitar la cantidad y tomarlo con una comida. Verificar con el médico acerca de la cantidad segura de alcohol según paciente. Los dulces son ricos en grasa y azúcar, así que se debe mantener a porciones pequeñas. Otros consejos para evitar comer demasiados dulces:Solicitar cucharas y tenedores adicionales y dividir el postre con otras personas, comer dulces que sean libres de azúcar, pedir la porción de tamaño pequeño.

El autoexamen  es una herramienta útil e importante en el control de los diabéticos, se refiere a que el mismo paciente sea capaz de examinarse su nivel de glucosa en casa, mediante la utilización de aparatos tecnológicos como los medidores de glucosa capilar o  glucómetro. El autoexamen regular de la glucemia le dice al paciente y al médico qué tan bien están funcionando la dieta, el ejercicio y los medicamentos para la diabetes. Esto también se denomina auto monitoreo de la glucosa en la sangre (SMBG, por sus siglas en ingles). El médico debe establecer individualmente una meta para el nivel de azúcar que debe tener el paciente durante el día.

Los resultados se pueden usar para ajustar la dieta, la actividad física o los medicamentos con el fin de mantener los niveles de glucemia dentro de un rango apropiado. Los exámenes generalmente se hacen antes de las comidas y a la hora de dormir. Se pueden necesitar exámenes con más frecuencia cuando uno está enfermo, bajo estrés o ajustando la dosis de insulina.

 Hay diferentes tipos de dispositivos. Normalmente, uno punza el dedo con una aguja pequeña llamada lanceta para obtener una gota diminuta de sangre. Se coloca la sangre en una tira reactiva y se pone la tira en el dispositivo. Los resultados deben salir en cuestión de 30 a 45 segundos. (ej. Glucómetro). El hecho de mantener registros precisos de los resultados del examen ayudara al paciente y al médico a planear la mejor manera de controlar la diabetes.

ACTIVIDAD FÍSICA El ejercicio regular ayuda a controlar la cantidad de glucemia, al igual que quemar el exceso de calorías y de grasa para lograr un peso saludable. Aquellas personas con diabetes tipo 1 deben tomar precauciones especiales antes, durante y después de cualquier ejercicio o actividad física intensa:

·         Siempre verificar con un médico antes de empezar un nuevo programa de ejercicios.
·         Consultar  al médico si tiene el calzado correcto.
·         Realizar una actividad física agradable que sea apropiada para el actual estado físico.
·         Hacer ejercicio todos los días y a la misma hora, de ser posible.
·         Control de los niveles de glucemia en casa antes y después de hacer ejercicio.
·         Llevar alimento que contenga un carbohidrato de acción rápida en caso de que los niveles de glucemia bajen demasiado durante o después del ejercicio.
·         Llevar un brazalete de identificación de diabéticos y  un teléfono celular para usarlo en caso de emergencia.
·         Beber líquidos adicionales que no contengan azúcar antes, durante y después del ejercicio.
·         A medida que se cambie la intensidad o duración del ejercicio, es posible que sea necesario modificar la dieta o medicamento para mantener el nivel de glucemia en un rango apropiado.

 OJO… TRATAMIENTO DE LA HIPOGLUCEMIA E HIPERGLICEMIA: La hipoglucemia se puede desarrollar rápidamente en personas con diabetes. Los síntomas aparecen típicamente cuando el nivel de glucemia cae por debajo de 70 mg/dL. Si tiene síntomas (palidez, mareos, astenia, sudoración, lipotimia, espasmos musculares):
1.      Realizar un chequeo de la glucemia.
2.      Si el nivel es bajo o usted tiene síntomas de hipoglucemia, ingerir 15 gramos de un carbohidrato de acción rápida: Refresco no dietético- ½ a ¾ taza, Jugo de frutas- ½ taza, Fruta- 2 cucharadas de uvas, Leche-.1 taza, Dulces-. 5 "Lifesavers", Tabletas de Glucosa-. 3 tabletas (de 5 gramos cada una).
3.      Los síntomas deben desaparecer al cabo de 15 minutos. Si no lo hace repetir los 15 gramos de carbohidrato y revisar el nivel de glucemia de nuevo. Cuando su glucemia esté en un rango más seguro (por encima de 70 mg/dL), posiblemente necesite comer un refrigerio con carbohidratos y proteína, como queso y galletas o un vaso de leche.
En contraparte, un nivel elevado de azúcar en la sangre (llamado también hiperglicemia o hiperglucemia) puede ocurrir incluso si el paciente está comiendo adecuadamente y tomando su insulina correctamente. Comer demasiado durante una comida, una enfermedad, cambios hormonales, actividad física intensa y estrés pueden afectar los nivel de azúcar en la sangre. Si presenta síntomas (Polaquiuria, sed extrema, astenia, visión borrosa):
1.      Realizar un chequeo de glucosa
2.      Puede requerir una dosis adicional de insulina de acción rápida para regresar el nivel glucosa a su valor normal.
Modelos de Dieta
Las recomendaciones del plan de alimentación se pueden dar en forma de menús fijos o bien mediante tablas de intercambio de alimentos, un sistema más complejo inicialmente pero que proporciona mayor flexibilidad a largo plazo. Estos sistemas son combinables, pudiendo aportar listas de intercambios de alimentos a un menú fijo. La elección del tipo de plan de alimentación depende mucho de las características de cada persona, siendo esencial realizar una adaptación al estilo de vida habitual. Se debe tener en cuenta si existe hipertensión arterial, dislipemia, insuficiencia renal o hepática u otros procesos para realizar las modificaciones necesarias en el plan de alimentación.

Una vez calculadas las necesidades calóricas necesarias, debemos aportar un 55-60% en forma de Hidratos de Carbono. En las dietas por intercambios, un intercambio de HC equivale a 10 g de HC. Cada intercambio de HC es una cantidad de alimento que, entre otros nutrientes, contiene 10 g de Hidratos de Carbono. Por ejemplo en una dieta de 2000 kcal el 60% deberían ser HC (1200 kcal). Como cada gramo de HC aporta 4 kcal, 300 g de HC es lo que necesitamos para generar 1200 kcal. 300g entre 10 g de HC por intercambio, suponen 30 intercambios de HC que se distribuirán a lo largo del día según las indicaciones del especialista y el tipo de tratamiento insulínico.

Ejemplos de alimentos que equivalen a un intercambio de HC

5 g de pan de trigo tostado (biscotes)
20 g de pan blanco
50 g de lentejas cocidas
200 g de brécol
200 g de espárragos (8-10 grandes)
35 g de patata asada
35 g de patata frita ( en casa)
18 g de patata frita comercial (chips)
75 g de ciruelas ( 2 piezas)
100 g de mandarina ( 1 pieza)
75 g de manzana (1 pequeña)
100 g de melocotón ( 1 mediano)
150 g de melón
100 g de naranja ( 1 pequeña)
50 g de plátano (1/2 pequeño)
200 g de leche de vaca
250 g de yogur natural

MODELO DE MENU PARA DIABETICOS
DESAYUNO
  • Un vaso de leche semidesnatada sin azúcar.
  • Cereales integrales.
Merienda de media mañana
  • Un sándwich integral con queso fresco.
ALMUERZO
  • Ensalada vegetal al gusto con aceite de girasol o semillas (para prevenir problemas vasculares).
  • Lomo a la plancha con patatas fritas.
  • Una manzana, es preferible comerla con la piel ya que es donde se encuentra la mayor concentración de fibra.
Merienda media tarde
  • Un bocadillo pequeño de pan integral y jamón o un yogur desnatado con cereales integrales
CENA
  • Pasta hervida con espinacas
  • Sardinas a la plancha aliñadas con perejil.
  • Unanaranja

CUIDADOS DEL PACIENTE CON DM2
Una persona con diabetes de tipo 2 debe visitar al médico especialista en diabetes cada 3 meses y realizarse un examen completo que incluye:
§                     Hemoglobina glicosilada (HbA1c): es un promedio trimestral del nivel de glucosa en la sangre. Esta prueba mide cuánta glucosa se ha estado adhiriendo a los glóbulos rojos y a otras células. Un nivel alto de HbA1c es un indicador de riesgo de sufrir complicaciones a largo plazo. Actualmente, la Asociación Estadounidense para la Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés) recomienda un nivel de HbA1c menor a 7% para protegerse de complicaciones. Esta prueba se debe realizar cada tres meses
§                     Control de la presión arterial.
§                     Examen de pies y piel.
§                     Examen neurológico.
Las siguientes evaluaciones se deben llevar a cabo al menos una vez al año:
§                     Microalbúmina aleatoria (análisis de orina para detectar proteínas.)
§                     Creatinina sérica.
§                     Colesterol, HDL y triglicéridos.
§                     ECG.
§                     Fondo de ojo.


CASO CLÍNICO!

SE TRATA DE PACIENTE MASCULINO DE 64 AÑOS DE EDAD, NATURAL Y PROCEDENTE DE LA LOCALIDAD, CON DIAGNOSTICO DE DIABETES MELLITUS TIPO 2 DESDE HACE 10 AÑOS EN TRATAMIENTO REGULAR CON EGLUCON 2,5 MGR VÍA ORAL Y CIRROSIS HEPÁTICA DESDE HACE 4 AÑOS SIN TRATAMIENTO ACTUAL, CUYO FAMILIAR REFIERE INICIO DE ENFERMEDAD ACTUAL EL DÍA 4-05-2011 EN HORAS DE LA MAÑANA CUANDO COMIENZA A PRESENTAR EPISODIOS DE VÓMITOS SANGUINOLENTOS Y EVACUACIONES NEGRUZCAS (EN VARIAS OPORTUNIDADES, NO APORTA MAS DATOS) CONCOMITANTEMENTE ALTERACIÓN DEL ESTADO DE CONCIENCIA DADO POR DESORIENTACIÓN Y SOMNOLENCIA, MOTIVO POR EL CUAL ACUDE A ESTE CENTRO ASISTENCIAL DONDE ES INGRESADO POR GASTROENTEROLOGÍA Y SOLICITA EVALUACIÓN POR MEDICINA INTERNA.

ANTECEDENTES IMPORTANTES:
·        PADRE Y MADRE DIABETES MELLITUS TIPO 2.
·        4 HERMANOS CON DIABETES MELLITUS TIPO 2.  
·        TABAQUISMO DESDE LOS 30 AÑOS HASTA LOS 54 AÑOS 1 CAJA POR DIA.
·        ALCOHOL DESDE LA ADOLESCENCIA HASTA LOS 55 AÑOS.
·        QUIRÚRGICOS: AMPUTACIÓN HALLUX IZQUIERDO

DIAGNÓSTICOS:

1.      DIABETES MELLITUS TIPO 2 DESCOMPENSADA EN HIPERGLICEMIA.
2.      PIE DIABÉTICO GRADO I.
3.      ANEMIA NORMOCÍTICA NORMOCRÓMICA.
4.      ENCEFALOPATÍA HEPÁTICA GRADO 3.
5.      CIRROSIS HEPÁTICA.

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top