ENFERMEDAD POR ARAÑAZO DE GATO

Granuloma estrellado epitelioide con abscesificación central, evidenciado en una de las adenopatías axilares (Hematoxilina-Eosina, x 40
  La enfermedad por arañazo de gato es una enfermedad infecciosa asociada con arañazos de gato, mordeduras o exposición a la saliva de este animal, que produce inflamación crónica de los ganglios linfáticos. Es la causa  más común de inflamación crónica de los ganglios linfáticos en los niños.

EAG Clínica
•    En un 2-17% de casos puede aparecer un Síndrome óculo-ganglionar de Parinaud, consistente en inflamación conjuntival y adenopatía preauricular ipsolateral.
•    En su curso natural se resuelve en 2 a 4 meses, sin dejar secuelas, aunque está descrita ceguera transitoria.
EAG Complicaciones
Muy infrecuentes en el paciente inmuno-competente son:
•    Absceso hepático o esplénico; puede resolverse espontáneamente en 2 a 3 meses.
•    Sistema nervioso. Aparecen en el 1-7% de casos; la más frecuente es la encefalopatía, especialmente en el grupo de edad de 7 a 12 años, y puede debutar con convulsiones.
•    Neurorretinitis
•    Neumonía y derrame pleural
•    Osteomielitis
•    Alteraciones hematológicas. Púrpura trombocitopénica y anemia hemolítica no inmune
•    Eritema nodoso
•    Endocarditis
•    Bacteriemia


•    En el paciente inmunodeprimido, con mayor frecuencia con infección por VIH o tratamiento citostático, las complicaciones citadas son más frecuentes y la EAG puede constituir una amenaza para la vida. La respuesta es vasculoproliferativa, pudiendo localizarse a los microorganismos tanto intra como extracelularmente y convirtiéndose casi siempre en un cuadro bacteriémico y diseminado.
•    Cuadros asociados son
•    Angiomatosis bacilar      - Septicemia recurrente
•    Peliosis hepática      - Esplenitis granulomatosa
•    Peliosis esplénica      - Hepatitis granulomatosa
•    Endocarditis.


Demostración de Bartonella henselae en válvula cardiaca de un paciente con endocarditis con hemocultivos negativos. El bacilo aparece como granulaciones negras
Angiomatosis bacilar


Diagnóstico diferencial
•    Se debe hacer con todas las causas de linfadenopatía  sobre todo en pediatría. Apoyan el diagnóstico de EAG la cronicidad, la unilateralidad y la aparición en las regiones características (ganglios axilares, epitrocleares y preauriculares).
•    Las causas más comunes de linfadenopatía en pediatría son:
–    Linfadenitis infecciosa.
–    Absceso piógeno.
–    Neoplasia.
–    Adenitis cervical micobacteriana.
–    Toxoplasmosis.
–    Enfermedad de Kawasaki.
Diagnóstico
•    Serología. La técnica de inmunofluorescencia indirecta es la que ha mostrado mayor sensibilidad, llegando en algunos estudios hasta un 95 %
•    Aislamiento: La bacteria es difícilmente obtenible de la sangre en pacientes sin enfermedad sistémica importante. Las muestras que ofrecen mayor sensibilidad son aspirados o muestras obtenidas por escisión quirúrgica de los ganglios

•    PCR de tejido ganglionar. Posibilita un diagnóstico rápido y fiable
•    Examen histológico. Mediante la tinción de Warthin-Starry pueden identificarse los bacilos en tejido de la lesión o del ganglio.
Tratamiento
•    En el paciente inmunocompetente con enfermedad no complicada el padecimiento es autolimitado en 2-4 meses y no es preciso el tratamiento, aunque la azitromicina pueda quizás acortar los síntomas
•    Los ganglios dolorosos supurativos pueden aspirarse con aguja y en casos extremos practicar una escisión quirúrgica
•    El tratamiento antibiótico está indicado en:
–    Pacientes agudamente enfermos con síntomas sistémicos
–    Linfadenopatía grande y dolorosa
–    Pacientes inmunocomprometidos
•    Antibiótico indicado: azitromicina: 10 mg/kg/día x 3 días
Otras Bartonellas
•    Bartonella quintana cuya distribución es universal, produciendo diversos brotes de fiebre de las trincheras, asociada a condiciones higiénicas y de aseo personal deficientes. Transmitida por Pediculus humanus, el piojo corporal humano, que es el único vector capaz de transmitir B. quintana.
•    Bartonella bacilliformis, que produce brotes focales en la cordillera de los Andes a altitudes de 1 a 3 Km. por la distribución limitada de los mosquitos vectores. Produce la fiebre de Oroya y la verruga peruana.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top