Diferencias entre Genético, Congénito y Hereditario

Estas tres palabras se utilizan muy frecuentemente para referirse a trastornos, padecimientos o enfermedades. Parecen decir más o menos lo mismo, pero en realidad sus significados son bien diferentes.
Genético:  referente a los genes, es aquella enfermedad producida por alteraciones en el ADN, pero que no  necesariamente tiene por qué haberse adquirido de los progenitores. En muchos casos, el origen se debe a que uno o ambos padres son portadores de una alteración genética que es susceptible de ser transmitida a los hijos. En otros muchos casos se desconocen las causas exactas por la que un síndrome genético se da en un individuo concreto sin haber antecedentes familiares.
Algunas veces, un gen anormal puede causar o contribuir a la aparición de condiciones anormales de: la estructura del cuerpo, funcionamiento y química del organismo.
También podemos hablar de Síndromes Genéticos cuando existen un conjunto o patrón de síntomas y signos en un individuo y su origen es debido a una alteración genética, ello suele conllevar cambios importantes en el desarrollo tanto físico como conductual del sujeto que los padece.
Ejemplo de una enfermedad genética
La enfermedad de Tay-Sachs, en la cual la ausencia de una encima causa retraso mental y la muerte principalmente en personas de ascendencia judía, europea oriental o canadiense francesa
 
Congénito: hace referencia a que se manifiesta desde el nacimiento. Un defecto congénito es un problema que ocurre mientras el bebé se desarrolla dentro del cuerpo de su madre. La mayoría de los defectos congénitos ocurren durante los primeros 3 meses del embarazo.
Un defecto congénito puede afectar el aspecto del cuerpo, su funcionamiento o ambos. Algunos defectos congénitos, como el labio leporino o los defectos del tubo neural son problemas estructurales que pueden ser vistos con facilidad. Para encontrar otros, como son los defectos cardíacos, los médicos usan pruebas especiales. Los defectos congénitos pueden variar de leves a severos. Algunos resultan de la exposición a medicinas o sustancias químicas, Las infecciones durante el embarazo, de igual manera se desconoce la causa de la mayoría de los defectos congénitos.
Algunos defectos congénitos pueden ser mortales. Los bebés con defectos congénitos pueden necesitar de una cirugía u otros tratamientos médicos. Actualmente, los médicos pueden diagnosticar muchos defectos congénitos durante el embarazo. Esto les permite tratar e inclusive corregir algunos problemas antes del nacimiento del niño.
Ejemplo de una enfermedad congénita
 A finales de los años 50 y principios de los 60 del siglo pasado se recetó talidomida a muchas mujeres embarazadas para reducir las típicas náuseas del primer trimestre. Durante aquellos años miles de bebés de todo el mundo cuyas madres habían tomado talidomida nacieron con focomelia, una anomalía congénita que se manifiesta en unas extremidades muy reducidas e incluso inexistentes. Un terrible trastorno que en este caso no es ni genético, ni hereditario.
 
Hereditario: se refiere a aquello perteneciente o relativo a la herencia o que se adquiere por ella. El material hereditario es un componente de las células que da las características a éstas, además de darles una actividad específica. Las enfermedades hereditarias son un conjunto de enfermedades genéticas caracterizadas por transmitirse de generación en generación, es decir de padres a hijos, y que se suelen manifestar en la infancia, también tiene un papel muy importante en el desarrollo de esta el ambiente, como la dieta alimenticia o el estilo de vida.
Las enfermedades hereditarias provienen del espermatozoide o del óvulo y por tanto existe desde el principio de la vida intrauterina. Las enfermedades hereditarias se deben a la presencia de genes patológicos en los cromosomas (enfermedades hereditarias verdaderas, enfermedades genéticas o genotípicas, genopatías, transmisibles), o bien a una anomalía de los cromosomas (enfermedad por error cromosómico, raramente transmisibles).
Según el modo de transmisión, se distinguen las enfermedades hereditarias dominantes autosómicas, las enfermedades hereditarias recesivas autosómicas y las enfermedades hereditarias ligadas al sexo. Pueden o no ser congénitas, manifestándose en este último caso durante la adolescencia o la edad madura
Ejemplo de una enfermedad hereditaria
El albinismo, es una condición genética en la que hay una ausencia congénita de pigmentación (melanina) de ojos, piel y pelo. Causado por una mutación en los genes. Es hereditario; aparece con la combinación de los dos padres portadores del gen recesivo.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top