Agentes Teratógenos: Acción específica e inespecífica de los agentes.

Un teratógeno es cualquier agente capaz de producir una anomalía congénita o de incrementar la incidencia de una anomalía en el embrión tras la exposición de la madre a ellos.
Los teratomas son tumores de origen controvertido que a menudo contienen diversos tejidos, como hueso, pelo, musculo y epitelio intestinal, entre otros. Se cree que estos tumores crecen a partir de células precursoras (o citoblastos) pluripotentes capaces de diferenciarse en cualquiera de las tres capas germinales o sus derivados. Ciertas observaciones sugieren que algunas células germinales primordiales. Que se han extraviado durante la migración, apartándose de su camino, podrían ser responsables de algunos de estos tumores. Otra fuente de este tipo de tumores podrían ser las células epiblásticas que originan las 3 capas germinales durante la gastrulación.
A pesar de que el embrión humano está bien protegido en el útero, los agentes ambientales, teratógenos, pueden causar alteraciones en el desarrollo tras la exposición de la madre a ellos.
Las principales estructuras del cuerpo se forman en las primeras doce semanas de embarazo. Periodo conocido como organogénesis. La exposición a medicamentos durante el primer trimestre del embarazo puede generar un daño o malformación, si se usan medicamentos reconocidos como sustancias teratogenicas. Esto no significa que todas las madres presentaran problema, ya que aquellas con patologías que requieren de fármaco terapia, solo un porcentaje puede desarrollar complicaciones.
Los efectos de estos agentes pueden ser efectos embriotóxicos que pueden llevar a la muerte prenatal, puede ocurrir durante las primeras dos semanas de embarazo, retardo en el crecimiento intrauterino, malformaciones que se evidencian en el nacimiento y algunas en el periodo prenatal y disfunciones de algunos órganos, que se manifiestan en el periodo posterior al nacimiento.
 Los teratógenos pueden alterar el desarrollo embriológico normal  a través de diferentes mecanismos como por ejemplo: falta de un precursor o sustrato normal, alteración de una fuente de energía, cambios a nivel de la membrana celular, desbalance osmolar e inhibición enzimática, entre otros. Estos cambios no son necesariamente específicos de un tipo de factor causal y pueden manifestarse como  diferentes formas de embriogénesis anormal: muerte celular excesiva o reducida, fallas en la interacción celular, biosíntesis reducida, alteración de los movimientos morfogenéticos o disrupción de tejidos. Muchos de los cambios tempranos ocurren, probablemente, a nivel celular o subcelular haciéndose aparentes en estadios posteriores.
Principios de teratología: los factores que determinan la capacidad de un agente de producir anomalías congénitas se han definido y expuesto en forma de unos principios de teratología. Son los siguientes:
 
1.    La susceptibilidad a los teratógenos depende del genotipo del embrión y de la manera como esta dotación genética interactúa con el ambiente. El genoma materno también es importante por lo que se refiere al metabolismo de los fármacos, la resistencia a la infección y otros procesos bioquímicos y moleculares que afectan al embrión.
 
2.    La susceptibilidad a los teratógenos varía según la fase del desarrollo en que se produce la exposición. El periodo más sensible a la inducción de anomalías congénitas va de la tercera a la octava semana del embarazo, que es el periodo de embriogénesis. Cada sistema de órganos puede tener una o mas fases de susceptibilidad. Además, aunque la mayoría de anomalías se producen durante la embriogénesis, también se pueden inducir defectos antes o después de este periodo; ninguna fase del desarrollo es completamente segura.
 
3.    La manera como se manifiesta un desarrollo anómalo depende de la dosis de teratógenos y del tiempo de exposición a los mismos.
 
4.    Los teratógenos actúan de maneras especificas (mecanismos) sobre los tejidos y las células en desarrollo e inducen una embriogénesis anómala (patogénesis) estos mecanismos inhiben un producto bioquímico especifico o un proceso molecular concreto; la patogénesis provoca la muerte de las células, la disminución de la proliferación celular y la alteración de otros fenómenos celulares.
 
5.    Un desarrollo anómalo puede manifestarse mediante la malformaciones, retrasos del crecimiento y enfermedades funcionales.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top