Definición.    El liquen plano es una enfermedad inflamatoria mucocutánea benigna, característicamente pruriginosa.

Etiopatogenia.    Se desconoce, pero se han involucrado factores psicogénicos, inmunológicos y agentes virales.

Epidemiología.    Se estima que la prevalencia a nivel mundial de liquen plano cutáneo varía entre 0,3 y 0,8 % en la población general. La prevalencia de liquen plano oral sería de un 2 %. Afecta generalmente a personas alrededor de la cuarta década de la vida, siendo más frecuente en mujeres. En los hombres, suele presentarse a edades más tempranas. Es raro que afecte a niños, y cuando lo hace, generalmente tiene una presentación atípica.

Características Clínicas.    El patrón clásico de lesiones cutáneas se caracteriza por la presencia de pápulas aplanadas, poligonales, violáceas, de superficie lisa y brillante, con descamación discreta, muy pruriginosas. La superficie de las pápulas presenta frecuentemente líneas blanquecinas denominadas estrías de Wickham, las que se observan más fácilmente utilizando una lupa y aceite de inmersión. Las lesiones usualmente se localizan en forma simétrica en las superficies flexoras de muñecas y antebrazos, región lumbar y espinas tibiales. Otras formas de presentación clínica son el tipo anular, lineal, hipertrófico, pigmentado, planopilar, ampollar y actínico. En la mucosa oral suele manifestarse con un patrón reticular, que imita la nervadura de una hoja, localizándose preferentemente frente a los últimos molares. Otros patrones de presentación en mucosas son hipertrófico, atrófico y erosivo. En un 10% de los casos de liquen plano existe compromiso ungueal, habitualmente en forma de pterigion de la lámina ungueal. 



El liquen plano sigue generalmente un curso autolimitado, aunque puede permanecer por meses o años. El pronóstico del compromiso cutáneo es generalmente favorable. La duración de las lesiones, sin tratamiento, es de alrededor de un año en la mayoría de los pacientes. La enfermedad recurre entre un 12 y 49 % de los pacientes, pero es raro que recurra más de una vez. El compromiso oral tiende a ser más persistente y conlleva un riesgo bajo, pero no despreciable de malignización.

Histopatología.    El liquen plano muestra un cuadro histológico característico. La epidermis presenta hiperqueratosis compacta, engrosamiento del estrato granular, acantosis regular en forma de dientes de sierra y vacuolización de la capa basal. A nivel dérmico, se observa un infiltrado linfohistiocítico denso o en banda que causa daño epidérmico en la zona de la membrana basal.

Tratamiento.        Las lesiones cutáneas localizadas de liquen plano responden generalmente a la aplicación tópica o intralesional de corticoesteroides potentes. Si las lesiones están diseminadas, pueden utilizarse corticoesteroides sistémicos. Otras alternativas de tratamiento en casos difíciles son los retinoides sistémicos, PUVA y ciclosporina. Las lesiones orales pueden manejarse con terapias tópicas en base a corticoesteroides, retinoides o ciclosporina.


3. Pitiriasis Rosada de Gibert.

Definición.    La pitiriasis rosada es una dermatosis inflamatoria aguda frecuente, de etiología desconocida y curso autolimitado.

Epidemiología.    La mayoría de los pacientes tiene entre 10 y 35 años de edad. La pitiriasis rosada es más prevalente en los meses fríos del año.

Características Clínicas.    Comienza habitualmente con una lesión inicial en la piel del tronco, denominada placa heráldica. Consiste en una placa eritematosa anular u ovalada, de entre 2 y 10 cm. de diámetro, con un borde asalmonado y finamente escamoso, que se describe como un collarete en papel de cigarrillo. Esta lesión es seguida 2 a 21 días después por una erupción papuloescamosa, simétrica, distribuida en tronco, cuello y zona proximal de las extremidades. La erupción sigue una distribución metamérica, en un patrón que semeja la decoración de un pino navideño. Las lesiones son más pequeñas, pero mantienen la morfología de la placa heráldica. Suele ser asintomática, pero ocasionalmente se presenta con prurito. La erupción alcanza un máximo alrededor de los 10 días e involuciona en un período de 2 a 10 semanas, sin dejar secuelas permanentes. La recurrencia es infrecuente, presentándose en menos de un 3% de los casos.

Diagnóstico diferencial.     Debe plantearse el diagnóstico diferencial con sífilis secundaria (solicitar VDRL), erupciones medicamentosas o virales, psoriasis guttata y tinea córporis en el caso de la placa heráldica.

Histopatología. La pitiriasis rosada es una dermatitis espongiótica, con algunos hallazgos distintivos como la extravasación de eritrocitos en la dermis papilar, células disqueratóticas y focos de paraqueratosis.

Tratamiento. Los casos típicos suelen no requerir tratamiento alguno. Si el prurito o la inflamación son severos o persistentes, pueden indicarse antihistamínicos orales o esteroides tópicos. La fototerapia con UVB o PUVA puede ser también efectiva para controlar los síntomas e inducir una rápida remisión.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top