El S. aureus es miembro de la familia de los micrococos, es gram positivo, se dispone en racimos o grupos y el cultivo adquiere una coloración blanquecina-dorada que le confiere el nombre. El S. aureus tiene un gran potencial patogénico debido a la gran cantidad de toxinas y enzimas que es capaz de producir como la citotoxina (toxina de bajo peso molecular que induce la lisis de numerosas células y marcada inflamación), la enterotoxina (con actividad de superantígeno, involucrada en el síndrome del shock tóxico y en las toxinfecciones alimentarias), la toxina epidermolítica (que produce eritema cutáneo y separación epidérmica, involucrada en el síndrome de la piel escaldada). Los principales cuadros clínicos cutáneos están resumidos en la tabla 3.




  Tabla 3 :       Infecciones cutáneas producidas por S. Aureus
Tipo de lesión
Localización
Presentación
clínica
Hallazgos asociados
Impétigo ampollar
Extremidades, tronco, pliegues
Máculas eritematosas con vesículas, signo de Nikolsky positivo
Signos inflamatorios
 locales adenopatía
Síndrome de la piel escaldada estafilococica
Extensa
Grandes ampollas y
exfoliación de toda la superficie cutánea
Fiebre, postración general
Foliculitis
Folículos pilosos, regiones apocrinas
Pápulas eritematosas cubiertas de una
pústula central
Prurito
Forúnculo
Cara, cuello, axila,
glúteo
Nódulos profundos,
inflamatorios
Dolor
Carbunclo o Antrax
Base de cuello,
espalda, muslos
Lesiones induradas
más profundas que el forúnculo e intercomunicadas
Fiebre malestar general
Hidrosadenitis supurativa
axilas, ingle, cuello,
glúteo
Nódulos inflamatorios fistulizados
Dolor y supuración local

 1.    IMPETIGO AMPOLLAR: Infección causada por el staphylococcus aureus, general-mente del grupo II. En el pasado sólo representaba la causa del 5-10% de los casos de impétigo, pero su frecuencia está en aumento. El impétigo ampollar se observa principalmente en los recién nacidos y niños pequeños y se caracteriza por la rápida progresión de vesículas hacia ampollas flácidas. Las ampollas contienen se-rosidad blanco amarillenta.
2.    SINDROME DE LA PIES ESCALDAD ESTAFILOCOCICA (SSSS): Esta es la for-ma severa de infección cutánea debida a la exotoxina exofoliativa producida por el staphylococcus aureus grupo II fagotipos 71 y 55. Se caracteriza por la formación de ampollas generalizadas y exfoliación extensa. A diferencia del impétigo ampollar, en las lesiones cutáneas no es posible encontrar el estafilococo que estará en una infección cutánea o en otra localización (nasofaríngea o conjuntival). Solo la toxina producida por el fago grupo II es capaz de producir el síndrome. Las lesiones his-tológicas se caracterizan por la formación de una separación epidérmica, al nivel de la capa granular, con escasa reacción inflamatoria acompañante. El síndrome de las 4 S (SSSS) generalmente se observa en niños recién nacidos (Síndrome de Ritter von Rittenheim) o en niños un poco mayores. Tiene un inicio brusco con eritema difuso, semejante al de la escarlatina y con un signo de Nikolsky positivo, acompañado de mal estado general. Se observa la formación de grandes ampollas de contenido claro que se rompen con extrema facilidad. El mecanismo del síndrome de las 4 S ha sido objeto de debate. En la actualidad existen evidencias que demuestran que la toxina exfoliativa producida por los estafilococos ataca directamente la proteína desmogleína 1, que está presente en los desmosomas de las células epidérmicas situadas en los niveles altos de la epidermis. El daño producido por esta toxina sobre la desmogleína causaría la separación entre las células epidermicas. El mecanismo de formación de la ampolla en este caso es similar al mecanismo observado en el pénfigo foliáceo donde se producen anticuerpos contra la desmogleína 1.
3.    SINDROME DEL SHOCK TOXICO: consiste en el desarrollo de un cuadro sistémi-co causado por la infección por cepas productoras de toxinas y caracterizado por fiebre, erupción eritematosa generalizada y afectación sistémica con hipotensión, falla multiorgánica y descamación generalizada siguiendo un patrón escarlatiniforme. Inicialmente se observó -aunque no de forma exclusiva- en mujeres en el ciclo menstrual, relacionándose con la utilización de tampones hiperabsorbentes. El agente causal más frecuente es el staphylococcus aureus productor de la toxina 1 (en el 93% de las mujeres en el ciclo menstrual) o la toxina 2 (62% de casos no relacionados con el ciclo menstrual). En los últimos años los casos no relacionados con el ciclo menstrual han aumentado, representando un tercio de los casos y estando relacionados con infecciones localizadas, cirugía y picaduras. Las toxinas producidas por el staphylococcus aureus actuarían como superantígenos.
4.    FOLICULITIS, FORÚNCULO Y ANTRAX: Estas tres entidades representan una continuidad en lesiones que afectan al folículo piloso causadas por el S. aureus. La foliculitis se inicia con la afectación de un solo folículo, con formación de una vesículo-pústula folicular, rodeada de un halo eritematoso. Se desarrolla un forúnculo cuando la porción folicular afecta a la dermis profunda y al tejido subcu-táneo. Si se afectan varios folículos desarrollándose una lesión más grande con múltiples puntos de drenaje se habla de carbunco o ántrax, desarrollándose estas lesiones especialmente en pacientes inmunodeprimidos o diabéticos. Debe diferenciarse el ántrax estafilocócico del ántrax producido por el bacillus antracis.
5.    HIDROSADENITIS: enfermedad crónica, recurrente, muy molesta que consiste en un proceso infeccioso de las glándulas apocrinas de la región axilar e inguinal. Ge-neralmente está causada por el staphylococcus aureus, si bien también es frecuen-te aislar bacilos gram negativos como el proteus. Clínicamente las lesiones se manifiestan como nódulos inflamatorios dolorosos que ocasionalmente supuran y pueden hacerse crónicos con induración, destrucción de anexos, formación de trayectos fistulosos y cicatrices.
6.    PERIONIXIS BACTERIANA: También conocida como paroniquia piógena, es la infección  de los pliegues cutáneos que rodean la uña, casi siempre producida por staphylococcus aureus, streptococcus o pseudomonas. Clínicamente hay eritema, edema y  dolor periungueal, pudiendo drenar pus. Como factores predisponentes están, la manipulación de la zona, manicura, arrancamiento o mordedura de padrastros, onicofagia, etc. Aparece con frecuencia en mujeres cuyas manos están expuestas al agua en forma constante. Ciertos hongos patógenos y saprófitos, especialmente del género cándida también pueden producirla (perionixis candidiásica) o cohabitar.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top