FORMAS CLÍNICAS DE INFECCIONES MICÓTICAS SUPERFICIALES EN HUMANOS:
DERMATOFITOSIS:
Corresponden a la colonización por hongos filamentosos, o dermatofitos, de la queratina. Clínicamente se denominan Tiñas, palabra latina que significa apolillado.
a)    TIÑA CÁPITIS: Corresponde a la infección fúngica del tallo piloso en el cuero cabelludo. La infección del pelo de la barba, o tiña barbae, se considera una variante de la tiña cápitis. En Chile su principal agente causal es el Mycrosporum canis, dermatofito zoofílico que se encuentra con frecuencia en el pelaje de perros, gatos y conejos, siendo los 2 últimos muchas veces portadores asintomáticos por lo que adquieren relevancia epidemiológica. Debido a que el hongo es muy sensible al efecto fungistático del sebo humano que se produce a contar de la pubertad, afecta fundamentalmente a niños en la primera década de la vida.
Clínicamente se observan uno o más parches alopécicos con pelos que se fracturan sobre el nivel del cuero cabelludo. La piel subyacente está discretamente inflamada y con descamación leve a moderada.
Cuando la infección fúngica provoca una reacción inflamatoria intensa se produce un Querion, placa purulenta y costrosa que se puede complicar además con foliculitis bacteriana. Si esta complicación no es tratada oportunamente puede derivar en una alopecia cicatricial.
Diagnóstico diferencial:
Alopecia areata: También se presenta como lesiones alopécicas redondeadas en cualquier zona pilosa, pero la piel subyacente está totalmente sana y no se observan pelos fracturados.
Alopecia cicatricial: Zonas alopécicas de variadas formas y tamaños en que la piel subyacente se observa por lo general atrófica. Las causas más frecuentes de alopecia cicatricial son el lupus cutáneo crónico y el liquen plano pilar.
b)    TIÑA CÓRPORIS: Es la infección de la piel lampiña en cualquier parte del cuerpo. Las causas más frecuentes en Chile son el Microsporum Canis en niños y el Tricophyton Rubrum en adultos. El hongo tiende a desplazarse en la piel en sentido centrífugo, por lo que la lesión aparece anular y de límites bien definidos. El margen corresponde a la zona más activa y es de donde se deben tomar las muestras para estudio micológico. Desde el punto de vista clínico, la tiña córporis en el adulto es una placa eritematosa de borde solevantado y descamativo cuyo centro tiene un aspecto más sano (placa circinada). Las lesiones pueden ser únicas o múltiples, distribuyéndose en forma asimétrica y en cualquier parte de la superficie corporal.
Las tiñas córporis por Mycrosporum en niños pueden ser más inflamatorias y el centro inclusive ser pustular.
Diagnóstico diferencial:
Pitiriasis rosada: Dermatosis inflamatoria de causa desconocida, muy frecuente. Se caracteriza por múltiples placas eritémato descamativas que se distribuyen por el tronco y extremidades pero que se inicia con una lesión única de aspecto circinado que puede anteceder en más de 1 semana la aparición del resto de las lesiones (placa heráldica).
Granuloma anular: Enfermedad granulomatosa que se caracteriza por lesiones de aspecto anular del color de la piel, que afecta con mayor frecuencia porciones distales de las extremidades, en especial las manos.
c)    TIÑA CRURIS: Es la infección de la piel por hongos antropofílicos, en especial Tricophyton Rubrum y Tricophyton Mentagrophyte variedad interdigitale. Es más frecuente en hombres, consistiendo en placa eritematosa y descamativa, en especial en su margen, que aparece ligeramente elevado. El hongo se extiende en forma asimétrica a ambos lados de la cara interna de los muslos, siendo rara la afectación del escroto. En casos en que no se trata oportunamente, la tiña puede abarcar todo el periné y los glúteos. Suele dejar pigmentación post inflamatoria permanente. Se asocia con frecuencia a tiña pedis.

Diagnóstico diferencial:
Eritrasma: Infección intertriginosa producida por el Corynebacterium minutissimum, caracterizada por lesión eritematosa o café uniforme, sin borde circinado.
La Psoriasis inversa puede tener un aspecto similar aunque más descamativo.
d)    TIÑA PEDIS: Es la infección micótica de la piel de los pies. Las causas más frecuentes en Chile son las más mismas de la tiña cruris. Se distinguen 2 formas más frecuentes: a) Tiña pedis interdigital o “pie de atleta”, caracterizada  por descamación, maceración y fisuración de la piel de los espacios interortejos, que a menudo se extiende a la superficie inferior de los ortejos. Puede ser pruriginosa aunque en forma leve a moderada y en ocasiones puede adoptar la forma de placas vesiculares agudas, b) Tiña pedis plantar la piel aparece seca y acartonada, con descamación leve a moderada en forma semilunar. No siempre es posible ver bordes circinados. El eritema que abarca las porciones laterales de los pies puede dar la forma de un mocasín
Diagnóstico diferencial: En la tiña interdigital se deben considerar los siguientes diagnósticos diferenciales:
Eritrasma: Ya señalado en tiña cruris.
Dishidrosis (Pónfolix): Eritema vesicular, generalmente bilateral simétrico, muy pruriginoso y en ocasiones doloroso.
Candidiasis,
Maceración interortejos por hiperhidrosis.
La tiña pedis plantar se debe diferenciar de la psoriasis plantar y de la queratodermia plantar.
e)    TIÑA MANUUM: Infección micótica de la piel de las manos, generalmente por Tricophyton Rubrum. Se describen 4 formas clínicas: a) Descamación y eritema difuso palmar con borde neto, b) Hiperqueratosis palmar con acentuación de las líneas de las manos, c) Forma “dermítica” con placas  pequeñas y localizadas y d) forma circinada del dorso de la mano. La tiña manuum suele ser unilateral, lo que sirve para diferenciarla de la dermatitis de contacto. Por lo general es asintomática o ligeramente pruriginosa.
Diagnóstico diferencial: Debe ser diferenciada de dermatitis de contacto y de la dermatitis atópica. La psoriasis palmar puede dar lesiones muy similares y no siempre tener otras lesiones características en otras partes del cuerpo.
f)    TINA UNGUIUM (ONICOMICOSIS): Es la infección ungueal por dermatofitos, siendo los más frecuentes en Chile el T. Rubrum y el T. Mentagrophytes variedad interdigitale. Inicialmente se afectan los bordes laterales de las uñas, mostrando cierta coloración amarilla, café o blanca. Posteriormente aumenta el grosor del lecho ungueal y la lámina se torna friable. A medida que la invasión se extiende, toda la uña y su lecho aumentan de grosor, se distorsionan y se tiñen de diversos colores. La uña puede separarse de su lecho, produciéndose onicolisis, llegando incluso al desprendimiento con destrucción ungueal total. Se trata de un trastorno asimétrico en el que el grado de afectación de cada uña es variable, siendo las de los ortejos mayores las más frecuentemente afectadas. Es mucho más frecuente en las uñas de los pies y ocasionalmente se presenta en las uñas de las manos.
Diagnóstico diferencial: Se debe diferenciar de la infección ungueal por cándidas y por pseudomonas. Además existen enfermedades inflamatorias de las uñas que producen cambio de coloración y desprendimiento ungueal, tales como la psoriasis y el liquen plano ungueal. Por último la distrofia ungueal por trauma crónico puede ser muy similar a la onicomicosis.
g)    TIÑA INCÓGNITA: Corresponde a cualquiera de las tiñas antes descrita (exceptuando la onicomicosis) cuyo aspecto clínico es modificado por el uso de corticoides tópicos indicados por un mal diagnóstico. Los corticoides tópicos son fármacos antiinflamatorios potentes, capaces de modificar los signos físicos habituales de inflamación en una erupción micótica, pudiendo resultar apenas discernibles y dar la falsa sensación de mejoría. Esto produce que la infección se propague en forma acelerada y no habitual.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top