Dr. Picado

Espacio pericárdico:
El espacio pericárdico está compuesto por dos membranas serosas y por 15-45 ml del líquido resultante de un ultrafiltrado plasmático que se deposita en el área entre las dos membranas.

Funciones del pericardio:
•    Previene la dilatación súbita de las cavidades cardiacas. Por ejemplo prevenir el dilatamiento del ventrículo izquierdo que podría surgir debido al aumento del gasto cardiaco en el ejercicio.
•    Facilita el llenado auricular durante la sístole por un mecanismo de presión negativa.
•    Mantener la posición anatómica.
•    Minimizar el roce cardiaco con estructuras adyacentes.
•    Proteger al corazón de infecciones.

Fisiopatología de la Pericarditis:
La pericarditis tiene muchísimas causas, la mayoría son idiopáticas, la segunda causa es la viral y básicamente todo proceso que produzca inflamación, sea aguda o crónica puede, eventualmente evolucionar en una pericarditis.
Lo más importante es el tratamiento y este va a depender de varios factores como lo son la forma de presentación clínica, la repercusión clínica y hemodinámica la pericarditis en el paciente y la etiología específica.

Dentro de las manifestaciones clínicas y semiológicas que podemos encontrar en la pericarditis tenemos el dolor torácico. En el caso de la pericarditis este se caracteriza por ser un dolor intenso que aumenta en la inspiración, y en los mecanismos que hacen que el pericardio choque con las estructuras adyacentes como lo son el tragar, además de la posición de decúbito. El dolor mejora con la sedestación (cuando el paciente está sentado) ya que no hay tanto roce con estructuras adyacentes.
También se puede auscultar un roce pericárdico, sobre todo en pacientes urémicos, que hacen pericarditis urémica y este puede ser sístolo, o sístolo/diastólico que aumenta con la inspiración. O sea puede cubrir solo la sístole o ambas, sístole y diástole.
Además se van a presentar alteraciones en el electrocardiograma y el ecocardiograma. La pericarditis es una de las causas de elevación del segmento ST, evento isquémico.
La pericarditis puede eventualmente evolucionar en el taponamiento cardiaco.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top