Métodos y técnicas microbiológicas
La mayoría de las operaciones del trabajo que se realiza en Microbiología se centran en dos objetivos:
•    El aislamiento o separación de un microorganismo concreto, a partir de poblaciones mixtas presentes en la naturaleza.
•    El cultivo, que es el crecimiento de poblaciones microbianas en ambientes artificiales bajo condiciones de laboratorio determinadas previamente.
Medios de cultivos
El crecimiento de los microorganismos depende básicamente de la disponibilidad de agua. Así los hongos se desarrolla con un contenido de del 12%, mientras las bacteria necesitan más del 20%. Para sintetizar los materiales celulares requieren, además, la presencia de bio y oligoelementos. Los microorganismos muy exigentes y algunos mutantes defectuosos necesitan que se aporte al medio determinados compuestos que son incapaces de sintetizar, y son los denominados por algunos autores factores de crecimiento.
Cuando la solución nutritiva se puede preparar con compuestos químicos definidos se dice que se trata de un medio de cultivo sintético. El crecimiento es óptimo en presencia de compuestos que se encuentran en medios naturales, denominados, por ello, medios de cultivo complejos.
Para obtener medios de cultivo sólidos se añade a las soluciones líquidas unas sustancias espesante que puede ser gelatina.

Algunos microorganismos se han podido estudiar a partir de la puesta a punto de los llamados cultivos de enriquecimientos, muy útiles para el aislamiento. En ellos se fijan determinados condiciones ambientales y entonces se inocula al medio una población mixta, como la que se desarrolla en el suelo.
Cultivo de microorganismos
Los recipientes y materiales que se vayan a utilizar deben ser limpiados cuidadosamente y esterilizados. Después de introducir el organismo deseado, serán protegidos de contaminaciones externas. Tubos de ensayo y matraces se tapan con algodón o con tapones de goma, mientras que, la placa de Petri presentan ya una forma que la preserva de contaminación procedente de la atmósfera.
El inóculo o material microbiano se introduce con un hilo de metal o asa de siembra, que se esteriliza a la llama antes y después de su uso.
La siembra en medio sólido se puede llevar a cabo en profundidad, introduciendo el asa en el medio de cultivo presente en un tubo, o en superficie, basándose en estrías paralelas sobre la placa de agar previamente solidificada.
Condiciones de crecimiento
•    El pH. Es preciso establecer un pH óptimo para que se inicie el crecimiento y mantenerlo durante el proceso. La mayoría de los microorganismos tienen su óptimo de crecimiento a pH próximo a 7.
•    La temperatura. La mayoría de las bacterias del suelo y del agua son mesófilas, es decir, sus temperaturas óptimas oscilan entre 20º y 45º
•    La presión osmótica. Muchas bacterias son bastante tolerante, y soportan soluciones con un contenido en sales del 0,1 al 10%, gracias a la estructura de la pared celular que protege a las células de la plasmólisis en soluciones nutritivas hipotónica.
•    El oxígeno. Todas las bacterias aeróbicas obligadas necesitan oxígeno. Cuando se cultivan en placas y en películas líquidas delgadas expuestas al aire, disponen de oxígeno suficiente.
La exclusión del oxígeno atmosférico constituye una condición fundamental para el crecimiento de los microorganismos anaerobios estrictos, de forma que se reduzcan o eliminen sus efectos tóxicos. En ocasiones, hay que añadir al medio otros gases.
•    El dióxido de carbono. Este gas es la principal fuente de carbono para los microorganismos fotótrofos y quimiautótrofos, pero, además, cumple numerosas funciones catalíticas en los organismos heterótrofos. Se suele introducir en el medio a través de un sistema de aireación.
•    La luz. Para el cultivo de microorganismos fotosintéticos, la luz es esencial. Se debe tener en cuenta, no sólo su cantidad, sino también, a veces, la cualidad de la misma, favoreciéndose el crecimiento al tiempo que se controla otra variable relacionada: la temperatura.
Tipo de cultivo
Si se inocula una solución nutritiva con bacterias, éstas crecen hasta que un factor alcanza la concentración mínima y limita el crecimiento. Si no se añade ni elimina ningún producto, se trata de un cultivo estático. Éste se ha de considerar como un “sistema cerrado” que atraviesa en su desarrollo distintas fases:
•  Fase de latencia. Comprenden el intervalo entre ña inoculación y el momento en que se alcanza la división máxima.
•  Fase exponencial de crecimiento. Se caracteriza por la constancia en la tasa de división, medida específica de cada tipo de microorganismo que depende del medio. Durante esta fase, disminuye la concentración de sustrato, aumenta la densidad celular y se acumulan productos del metabolismo.
•  Fase estacionaria. Las células no continúan creciendo, ya que no tienen suficiente sustrato. El paso de la fase exponencial a la estacionaria se produce poco a poco, lo que se debe, además, a la disminución de la presión parcial de oxígeno, la alta densidad microbiana y la acumulación de productos del metabolismo que pueden llegar a ser tóxicos
•  Fase de muerte. No se conoce con exactitud el mecanismo que conduce a la muerte celular, salvo en casos como lo de las bacteria que producen ácidos.
Las células en una misma concentración de sustratos y en iguales condiciones ambientales durante un tiempo prolongado. En estos casos se utilizan los cultivos continuos, en los que se añade medio de cultivo a la población microbiana en crecimiento, al tiempo que se va sacando una cantidad igual de suspensión bacteriana. Se puede realizar en quimiostatos y en turbidostatos.
SE trata de “sistema en equilibrio dinámico”, en los que el factor tiempo queda, en cierto modo, desconectado y se mantiene la población en su límite de carga.
Aislamiento de microorganismos
Si se desea aislar una cepa concreta de bacterias de un cultivo mixto, cabe recurrir al método directo sobre placa, consiste en que, sobre un medio selectivo solidificado, los tipos metabólicos favorecido forman colonias, las cuales, si están suficientemente separadas, se pueden aislar, volviéndose a sembrar en placa o en tubo, según sea aeróbica o anaeróbica.

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top