Fisiología del Sistema Nervioso - División Motora – tema 5
Control de la función motora de la corteza y el tronco del encéfalo
 
I.    El Cerebro y la Corteza Motora
El cerebro es un órgano del sistema nervioso rico en neuronas con funciones especializadas, localizado en el encéfalo de los animales vertebrados y la mayoría de los invertebrados. Presenta dos hemisferios:
-    Hemisferio izquierdo: encargado de la parte racional, intelectual, con relación a un modelo matemático.
-    Hemisferio derecho: encargado de la inteligencia del lenguaje corporal o expresivo, los sentimientos y el arte
El cerebro también puede ser divido por sus lóbulos:
1.    Lóbulo Occipital (rojo). En el lóbulo occipital reside la corteza visual y por lo tanto está implicado en nuestra capacidad para ver e interpretar lo que vemos.
2.    Lóbulo Parietal (amarillo). El lóbulo parietal tiene un importante papel en el procesamiento de la información sensorial procedente de varias partes del cuerpo, el conocimiento de los números y sus relaciones y en la manipulación de los objetos.
3.    Lóbulo Temporal (verde). Las principales funciones que residen en el lóbulo temporal tienen que ver con la memoria. El lóbulo temporal dominante está implicado en el recuerdo de palabras y nombres de los objetos. El lóbulo temporal no dominante, por el contrario, está implicado en nuestra memoria visual (caras, imágenes,…).
4.    Lóbulo Frontal (azul). El lóbulo frontal se relaciona con el control de los impulsos, el juicio, la producción del lenguaje, la memoria funcional (de trabajo, de corto plazo), funciones motoras, comportamiento sexual, socialización y espontaneidad. Los lóbulos frontales asisten el la planificación, coordinación, control y ejecución de las conductas.


5.    Lóbulo de la Ínsula: Especialmente su porción más anterior, está relacionada con el sistema límbico. La ínsula se está convirtiendo en el foco de atención por su función en la experiencia subjetiva emocional y su representación en el cuerpo.

La corteza podemos dividirlo en dos partes según sus funciones:
-    Corteza Motora
-    Corteza Somatosensitiva

La corteza Motora la podemos dividir en 3 partes de acuerdo a sus funciones:
1.    Corteza motora primaria
2.    Área premotora
3.    Área motora suplementaria



Corteza motora primaria
La corteza motora primaria se ocupa la primera circunvalación del lóbulo frontal, en esta zona se encuentra el homúnculo de Penfield, que es la representación gráfica del ser humano en esta área del cerebro.

Corteza Premotora
La corteza premotora se encarga de hacer patrones de movimientos complejos para una tarea específica.

Corteza Motora Suplementaria
La corteza suplementaria se encarga de los movimientos de presión bilaterales de las manos, las funciones de las manos para trepar y de los movimientos de postura y fijación.
Áreas especializadas en la corteza premotora y suplementaria
Área de Broca o Área motriz del lenguaje: área premotora destinada a la formación de las palabras
Área de movimientos oculares voluntarios: se encuentra en la parte de arriba del área de Broca
Área de rotación de la cabeza: arriba del área de movimientos oculares y área de Broca
Área de habilidades manuales: arriba del área de la rotación de la cabeza.
Área de Wernicke (área 39): es el área de la integración, capta el lenguaje visual, auditivo, sensorial y nos permite la formación de las palabras.
El área de Broca se halla unida con el área de Wernicke a través de un fascículo arqueado.

II.    Transmisión de señales desde la corteza
Las señales motoras se transmiten desde la corteza a la médula de dos maneras:
-    Directamente: Vía piramidal
-    Indirectamente: Vía Corticorubroespinal
Vía Piramidal

El 30% de esta vía, nace en la corteza motora primaria, otro 30 % en las áreas motoras premotora y motora suplementaria y el 40% restante, en las áreas somatosensitivas por detrás del surco central.
Está formada por grandes fibras mielínicas de 16 um de diámetro, que nacen de las células piramidales de Betz, en un 3% y el resto proviene de las neuronas de distintas áreas motoras; y envían los impulsos nerviosos hacia la médula espinal a una velocidad de 70 m/s.
La vía Piramidal controla las actividades motoras precisas y voluntarias, en coordinación con la vía extrapiramidal, frena y controla los numerosos impulsos que llegan a las motoneuronas anteriores, pone en marcha la actividad de las neuronas α y γ en el movimiento voluntario. Las lesiones de la vía piramidal pueden producir monoplejías, paraplejías y hemiplejías.
Vía cortico-rubro-espinal
El núcleo rojo está situado en el mesencéfalo, funciona asociado a la vía corticoespinal ya que recibe un gran número de fibras directas desde la corteza motora primaria a través del fascículo corticorrúbrico, las cuales van hacer sinapsis con la porción magnocelular del núcleo rojo para formar el fascículo rubroespinal.
Esta vía corticorrubroespinal actúa conjuntamente con la vía piramidal en la ejecución de patrones de actividades motoras.
Nos sirve como una vía alterna para transmitir señales de la corteza a la médula espinal.

El núcleo rojo tiene una representación somatográfica al igual que el homúnculo de Peinfield en la corteza.
Provoca la contracción de un músculo aislado o de un pequeño grupo de músculos.
Los  Fascículos corticoespinales más los fascículos rubroespinales forman el sistema motor lateral de la médula.
III.    TALLO CEREBRAL
El tronco del encéfalo consta del bulbo raquídeo, la protuberancia y el mesencéfalo. Tiene muchas funciones especiales, como:
-Control de la Respiración
-Control del Aparato Cardiovascular
-Control parcial del funcionamiento digestivo
-Control de muchos movimientos estereotipados del cuerpo
-Control del equilibrio
-Control de los movimientos oculares

El tallo cerebral tiene el control tanto somático como visceral
-    Visceral: por el X par craneal (neumogástrico).
-    Somático: por los núcleos de tallo cerebral, controla las reacciones inconscientes que tenemos.

Estos núcleos tienen función antagonista:
1.- Núcleos reticulares pontinos: excitan a los músculos antigravitatorios.
2.- Núcleos reticulares bulbares: relajan los músculos antigravitatorios.
3.- Núcleos vestibulares:
    - centrales: relajadores
    - laterales: excitadores

APARATO VESTIBULAR
El Aparato Vestibular es el órgano sensitivo encargado de detectar la sensación del equilibrio. Se encuentra encerrado en un sistema de tubos y cavidades óseas en la porción petrosa del hueso temporal. Dentro de este sistema se encuentra el laberinto membranoso, componente funcional del aparato vestibular, que está formado por: la cóclea, 3 conductos semicirculares, y dos cavidades llamadas utrículo y sáculo.
Este laberinto membranoso está lleno de un líquido endolinfático rico en potasio.
El aparato vestibular nos da la posición de la cabeza en el espacio, y los husos vestibulares nos da la posición de cabeza en el cuerpo.
El  caracol se halla formado por dos cámaras:
-    Sáculo: encargado de la posición horizontal y la aceleración vertical.
-    Utrículo: encargado de la posición vertical y la aceleración horizontal.
Ambos son receptores ultrarrápidos que perciben las aceleraciones de tipo lineal.

Comunicándose con el utrículo encontraremos a los llamados conductos semicirculares anterior, lateral y posterior, encargados de la aceleración angular.

El órgano sensorial del oído es un receptor de tipo secundario, está formado por:


Cuando se mueven los esterocilios se pegan al cinocilio, esto provoca apertura de canales de fuga, donde sale K, las endolinfas absorben K gracias a la Bomba de K, y esto sirve para producir potenciales de acción.


 Autor:Johann Sebastián Serrate Méndez
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top