HEPATITIS CRÓNICA

Presencia de datos de alteración hepática persistente durante 6 meses, manifestada como hipertransaminasemia mantenida y que puede o no asociar cierto grado de insuficiencia hepatocelular.
Es asintomática durante periodos prolongados de tiempo hasta que llega a fases evolucionadas. Por ello, toda elevación de GOT y GGT  debe estudiarse para.
Confirmar la existencia de lesión hepatocelular.
Establecer su etiología o causa y tratarla.

Principales causas:
o    Hepatitis vírica crónica: hepatitis B, C y D (las más frecuentes)
o    Tóxicos:
-    Alcohol (las más frecuentes)
-    Fármacos.
o    Colestasis crónica:
-    Cirrosis biliar primaria o secundaria.
-    Colangitis esclerosante.
o    Trastornos metabólicos:
-    Hemocromatosis.
-    Enfermedad de Wilson.
-    Déficit de alfa antitripsina.
o    Congestión vascular hepática:
-    Insuficiencia cardiaca congestiva.
-    Pericarditis constrictiva.
-    Enfermedad venooclusiva.
-    Síndrome de Budd-Chiari (obstrucción de las venas suprahepáticas).

Diagnóstico.
-    Hemograma, bioquímica, serologías.
-    Ecografía.
-    TAC
-    Biopsia.

ESTEATOSIS HEPÁTICA.
Es la causa más frecuente de aumento de transaminasas de forma persistente.
Se define como una acumulación anormal de triglicéridos en el hepatocito, que puede llegar a suponer el 40% del peso del hígado, provocando hepatomegalia e insuficiencia hepática.
Afecta más frecuentemente a mujeres  ente 40 y 50 años.
Causas:
-    Obesidad. la causa más frecuente. Se da en el 60-90% de los obesos.
-    Diabetes Mellitus.
-    Alcoholismo. Malnutrición.
-    Fármacos: metrotexato, amiodarona, ácido valproico, tetraciclinas.
-    Embarazo.

Clínica: suele ser asintomática o leve dolor en hipocondrio derecho.
Diagnóstico clínico y por ecografía.
Pronóstico. Favorable, pero en mujeres obesas y diabéticas un 16% evolucionan a cirrosis.
Tratamiento. El de la causa.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top