La mayoría son asintomáticos.
Suele tratarse de pequeños nódulos cuyo diámetro no supera los dos centímetros.
Adenoma renal
Son corticales.
El adenoma solitario es raro, generalmente se presentan de forma múltiple. Algunos autores lo consideran lesión precancerosa si el diámetro es mayor de tres centímetros.

Angioma renal
Estos tumores se manifiestan por hematurias copiosas secundarias al sangrado de tumor al romperse y comunicarse con la vía excretora.
A veces este sangrado provoca coágulos, los cuales a su paso por el uréter, dan origen a cólicos nefríticos.
Diagnostico: estudio arteriográfico del riñón, que previamente habremos observado por cistoscopia que era el que sangraba.
Tratamiento: Nefrectomías parciales.
   
Angiomiolipoma renal (Hamartoma):
3 % de los tumores del riñón.
Asocia grasa, musculo liso, y vasos sanguíneos.
Aislado, unilateral
•    Mujeres el 80 %. 40 a 60 años.
•    Clínica:
-    Inadvertidos.
-    Dolor dorsolumbar.
-    Hematuria copiosa o hemorragía perirenal espontánea, caracterizada por dolor brusco en costado, masa creciente en flanco e hipotensión (síndrome de Wunderlich).
•    Diagnóstico:

-    Radiografía simple de abdomen: aumento de la silueta renal, con zonas radiotrasnparentes en el seno de la masa.
-    La ecografía confirma la naturaleza sólida.
-    El estudio arteriográfico muestra un tumor hipervascularizado, con abundantes vasos neoformados tortuosos con pequeños aneurismas diseminados.
•    Tratamiento:
-    Si el diagnóstico no está claro, nefrectomía como si fuera un cáncer de riñón.
-    Si el diagnóstico no deja lugar a dudas y es asintomático, tratamiento expectante, controlando periódicamente al paciente.
-   
Hamartoma fetal: en las primeras semanas de vida.
Con la UIV se ven cambios típicos de una lesión que ocupa un espacio.
El tratamiento dada su dificultad diagnóstica y tamaño, es la nefrectomía.

TUMORES RENALES MALIGNOS

Adenocarcinoma renal o tumor de Grawitz

Epidemiología
-    2 % de los tumores del adulto
-    90 % de los tumores del riñón.
-    Hombre/ Mujer: 2 / 1.
-    Más frecuente en mayores de 50 años.
-    Algunos casos tienen herencia familiar.
-    Se suele desarrollar a partir de células epiteliales del TCP.

Clínica
Al principio sin síntomas, cuando da clínica es tardía y otras veces es por metástasis.
La triada hematuria, dolor en flanco y masa palpable se ve en el 20% y suele indicar enfermedad avanzada.
•    La hematuria es un síntoma tardío por extensión del tumor a las cavidades pielocaliciales o a la circulación intrarrenal.
-    Se presenta en el 60 % de los casos.
-    Es total y espontánea, sobreviniendo sin causa aparente.
-    Es de aparición intermitente, abundante e indolora.
•    El dolor lumbar se presenta en el 50% de los enfermos. No es muy intenso. La ocupación, el desplazamiento de estructuras o la infiltración de órganos o estructuras (nervios, músculos, huesos....) de la región lumbar son el origen del mismo.
•    La palpación de masa renal suele ser un signo tardío a menos que el tumor se localice en el polo inferior renal y que el paciente sea delgado. Se presenta en el 40%.
Síndrome paraneoplasico (astenia, anorexia, mal estado general, disminución de peso): el 30% de los pacientes lo presentan al ser diagnosticados. En muchas ocasiones este cuadro traduce el efecto tóxico-sistémico que produce el tumor y no la diseminación de la enfermedad tumoral, desapareciendo cuando se extirpa el tumor.
Hasta un 20% de los pacientes presentan fiebre en algún momento de la evolución del mismo.
Un 14-40% de los casos presentan HTA (por aumento de la secreción de renina).

Diagnóstico
-    La radiografía simple de abdomen y la UIV constituyen  las exploraciones iniciales a realizar.
-    La ecografía, además de proporcionar datos sobre la presencia del tumor, tamaño del mismo y su localización, permite evaluar el hígado para descartar metástasis, la vena cava detectando trombos en su interior y la presencia de adenopatías retroperitoneales.
-    TAC: es muy importante en el seguimiento después de la nefrectomía.
   
Metástasis:
-    Se presentan con gran frecuencia (50-80%), en la evolución del cáncer renal. Su localización más frecuente es en pulmón (60%), hueso (40%), hígado (30%), cerebro (8%), suprarrenal (6%) y riñón contralateral (3,6%).
-    Generalmente estas metástasis son múltiples bien en un mismo órgano o afectando a órganos diversos.
-    La extensión metastásica se realiza preferentemente por vía hematógena.

Tratamiento:
La nefrectomía ampliada es el tratamiento ideal. Extirpación en bloque del riñón, grasa perirrenal, glándulas suprarrenales y tejido ganglionar locorregional localizado a nivel del origen de los vasos renales en la aorta y en la cava.
Radioterapia: el carcinoma renal y sus metástasis son habitualmente radioresistentes.
Quimioterapia: se ha usado en estadios tumorales avanzados. Actualmente tratamiento paliativo.


Nefroblastoma o tumor de Wilms.
    Es un tumor embrionario mixto de alta malignidad. Se da en niños menores de 6 años. En un 10% son bilaterales.
    Su origen es a partir de células embrionarias incluidas en el riñón, presentando un crecimiento rápido. Metastatiza fundamentalmente por vía hematógena, principalmente en pulmón, hueso y cerebro.
    El síntoma más frecuente es masa palpable. Ocupa el flanco extendiendose más allá de la línea media. El dolor no es frecuente y cuando aparece no es muy intenso.
    Fiebre en un 10-20 %.
    Hipertensión en un 50%
    La función renal suele estar conservada.
    Tratamiento:
        Nefrectomía radical
        Radioterapia preoperatoria para disminuir la masa tumoral y disminuir el riesgo de diseminación durante la cirugía.
        Radioterapia postoperatoria: en niños menores de un año y en estadio I no está indicada.
Pronóstico:
En ausencia de metástasis, el 80-90% se curarán con nefrectomía, radioterapia y quimioterapia.
Con metástasis curación en el 50%, cuanto menos edad mejor pronóstico.
 
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top