CONCIENCIA: Es el estado funcional activo, dependiente del sistema nervioso central, que mantiene alerta al individuo y le permite advertir el ambiente que lo rodea y reaccionar como es debido, mediante actos intelectivos, volitivos, emotivos o instintivos (Bustamante y Col.).

Conciencia normal, es el estado de la persona normal cuando esta despierta, en el cual es sensible a los estímulos e indica a través de su comportamiento y lenguaje que tiene la misma conciencia de si mismo y de su entorno que nosotros. (Adams)

Un individuo esta consciente cuando se da cuenta de si mismo y del medio que le rodea (Pum y Posner)

Consciencia es el estado de completo conocimiento de sí mismo y del ambiente que lo rodea. Cualquier estado que se aparte de esta definición significa una alteración de la conciencia.

Aspectos anatómicos y  funcionales de la conciencia: El mantenimiento del estado de conciencia es dependiente de la sustancia reticular mesencefálica, la cual, actuando como sistema activador ascendente provoca y ayuda en forma importante a mantener el estado de  vigilia y alerta del individuo.

Este sistema  reticular activador ascendente SRAC esta localizado  a lo largo del tronco cerebral, comenzando desde la parte mas alta de la medula C1, bulbo, protuberancia, mesencéfalo, hasta el tálamo, región posterior del hipotálamo y área septal. Es una serie de agrupamientos neuronales entrecruzados en sus tres quintas partes por fibras blancas y esta organizada en forma de núcleos intercomunicados. El mesencéfalo que constituiría su centro, proyecta axones  hacia arriba al telencéfalo y la corteza, interviniendo funcionalmente en los actos intelectivos y volitivos; y también llegan al diencéfalo, tálamo e hipotálamo, y por ello tiene relación con funciones endocrinas viscerales afectivas, emotivas e instintivas. De esta manera pone en juego mecanismos tales que, trabajando en una interacción funcional inseparable con la corteza cerebral, dan por resultado el estado de conciencia.


Así  mismo se sabe que  en la porción mas alta de la sustancia reticular mesencefálica radica la función “activadora ascendente”, mediante la cual este sistema reticular pone en funcionamiento a todas las neuronas de la corteza cerebral, así entonces representaría el “chispazo” iniciador de su trabajo neuronal cortical en sus diferentes zonas.

El sistema reticular es por lo tanto la formación neuronal encargada de iniciar el estado de conciencia y de mantenerlo, pero esto no basta, pues requiere la integridad funcional de los centros corticales para la perpetuación de esta función.

La conciencia tiene dos aspectos fundamentales, el fenómeno del despertar y el contenido de la conciencia, este ultimo se refiere a la suma de funciones cognoscitivas y afectivas.

Cualquier alteración anatómica, o al menos funcional, de una u otra zona llevara al paciente a un trastorno de la conciencia, cuya mayor expresión es  el estado de coma.

Las alteraciones de la conciencia han sido clasificadas en varias oportunidades y con algunas variaciones, por lo que es frecuente las confusiones al evaluar estos pacientes, así es mejor no usar definiciones clásicas para evitar malos entendidos sino realizar una descripción del estado de conciencia o usar (como en los TEC) escalas cuantitativas como la de Glasgow, lo que permitiría una valoración mas objetiva, comprensible para cualquier examinador aunque este no sea el mismo que ha visto al paciente al momento del ingreso.

Entre las alteraciones agudas mas descritas, entendemos como somnolencia a la  disminución del estado de alerta, ahora,  cuando esta disminución es moderada y se encuentran comprometidos los  fenómenos del despertar y la atención nos encontramos con un paciente obnubilado, este puede presentar irritabilidad que alterna con periodos de somnolencia. A medida que progresa aparece el  estado confucional, el cual se caracteriza por desorientación, irritabilidad, somnolencia, apatía, hipoactividad llegando hasta la hipersomnia. Si el cuadro se acompaña de excitación emocional, hiperactividad insomnio, percepción errónea de los estímulos sensoriales, alucinaciones miedo, estamos ante el delirio. Si el cuadro progresa estaremos ante un paciente carente de respuesta, en el cual el individuo se encuentra en un sueño profundo del cual solo despierta luego de estímulos vigorosos y repetidos, y al cesar estos estímulos, vuelve a quedar dormido; llamándose a este estado,  estupor.

Los estados descritos reflejan una disfunción cerebral difusa y generalizada.  El estado  que continua al estupor constituye el estado de coma.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top