Definición:
La tromboflebitis es la inflamación de una vena como consecuencia de una trombosis. La trombosis es la formación de un coágulo en el interior de una vena, y la flebitis es la inflamación de una vena en general (por ejemplo, puede producirse flebitis después de mantener un goteo intravenoso, o después de un golpe en una vena o por una infección próxima a una vena)
Los síntomas de la tromboflebitis son dolor y tumefacción de las áreas situadas en los alrededores de la inflamación, y muy frecuentemente aunque no siempre, enrojecimiento de la piel. La tromboflebitis puede afectar a una vena situada en el interior de un órgano o de una extremidad (por ejemplo cuando se produce una trombosis venosa profunda) o por el contrario puede ser una tromboflebitis superficial, cuando el cóagulo se forma en una vena situada bajo la piel.

Causas
La tromboflebitis superficiales pueden producirse cuando una de las venas que corren debajo de la piel es objeto de un trauma, como por ejemplo la administración de un fármaco irritante por vía intravenosa, o porque las venas ya están enfermas como ocurre en las varices o, en algunos individuos propensos, por estar inmovilizados durante mucho tiempo. Por ejemplo, existe un riesgo de tromboflebitis en los pacientes que deban permanecer durante mucho tiempo en la cama, o en los que viajan en avión y permanecen muchas horas sentados (en este último caso, se habla del síndrome de la clase turística). También tienen un riesgo de padecer la trombosis de una vena superficial (y la consiguiente tromboflebitis) las mujeres que toman anticonceptivos orales.

Tratamiento:

 Reposo en cama, con elevación de la pierna afectada.
 Aplicación de apósitos húmedos calientes sobre la zona afectada; utilización de medias elásticas.
 Antiinflamatorios no esteroides, antibióticos para prevención de infección y analgésicos para el tratamiento del dolor.
 Tratamiento anticuagulante. Inicialmente se emplea heparina y posteriormente antocuagulantes orales.
 En caso de trombosis venosa profunda, en ocasiones se analizan fármacos trombolíticos (uroquinasa, estreotoquinasa).
 Cuando remiten los signos de inflamación, el paciente puede empezar a deambular durante periodos progresivamente más prolongados.
 En pacientes con tromboflebitis recurrente o en los que se está contraindicada la anticuagulación, o bien esta es ineficaz, suele insertarse un dispositivo de filtro a nivel de la vena cava. Este filtro consta de una fina red que previene el paso de trombos hacia el pulmón.


Consideraciones de enfermería.

 Con frecuencia se permite a los pacientes utilizar el retrete en lugar de una cuna. Contrólese cuidadosamente el paciente durante su desplazamiento al lavabo (así como inmediatamente después), en busca de cualquier signo de embolismo. Ha de evitarse que el paciente haga esfuerzos al defecar.
 Debe procurarse prevenir tromboflebitis en todo paciente hospitalizado. Los enfermos encamados deben ser sometidos a movimientos pasivos de las extremidades. Debe evitarse que permanezcan sentados durante largos periodos. Debe indicarse que no mantengan las piernas cruzadas y procurar que las mantengan elevadas cuando estén sentados. En todo paciente que presente trastornos circulatorios es frecuente la rápida aparición de estasis venosa.
 Consúltese con el médico sobre la prescripción de medias elásticas en los pacientes cuando sean dados de alta. En caso necesario, deben prescribirse antes de abandonar el hospital.
 Los pacientes suelen ser dados de alta con un tratamiento anticuagulante profiláctico. Debe hacerse hincapié en la importancia de las pruebas de cuagulación indicadas por el médico. Notifíquese al paciente que cualquier hemorragia debe ser comunicada al médico.
 El paciente debe llevar una pulsera de identificación en la que se indique que se halla sometido a tratamiento anticuagulante.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top