Descripción:

La miastenia grave (MG) es una enfermedad crónica, a menudo progresiva, consiguiente a una alteración en la transmisión del impulso nervioso a las fibras musculares que ocasiona una debilidad muscular de intensidad variable, que puede ser ligera o bien poner en peligro la vida por fallo de la musculatura respiratoria. Con frecuencia está afectada la musculatura oral y facial, aunque puede afectar cualquier músculo voluntario. Se desconoce la etiología, pero se considera una enfermedad autoinmune, porque hay una producciónde anticuerpos anómalos que tienden a bloquear los receptores de acetilcolina de las fibras musculares. Asimismo existe una asociación entre miastemia grave y tumores o un aumento del tamaño del timo y la timectomía tiene en ocasiones unos resultados favorables.

Observaciones.

 Puede haber ptosis (caída del párpado superior) o diplopía (visión doble). Esto se evidencia más a final del día.
 Puede apreciarse una debilidad en las extremidades y agotamiento de la fuerza de la musculatura voluntaria al practicar ejercicio normal. Tras un corto reposo, la debilidad desaparece.
 Se puede evidenciar dificultad en la masticación, en la deglución y la respiración, así como debilidad en la voz.
 Tanto la crisis miasténica como la colinérgica dan lugar a un aumento de la severidad de la sintomatología de base, sobre todo una marcada incapacidad para deglutir o para respirar. Esto puede requerir de intubación y ventilación mecánica. Los pacientes deben ser mantenidos en una unidad de cuidados intensivos y no se les debe dejar sin atención durante una crisis.

Consideraciones

 Cuando un paciente con crisis aguda de MG es ingresado, siempre debe haber disponible un equipo de respiración y otro de traqueotomía junto a la cama o en un lugar próximo. Todo el personal responsable del enfermo debe conocer su ubicación.
 Los pacientes deben comprender totalmente el efecto de la medicación que tomas y las consecuencias que tiene una dosificación inadecuada.
 Los fármacos anticolinesterásicos deben tomarse siguiendo una pauta individual para cada paciente. De este modo, un paciente hospitalizado que presente una MG debe mantener su propia pauta de medicación y, a ser posible, deberá tenerla junto a la cama para así poder autoadministrársela.
 Cuando aparece un problema de disfagia (dificultad a la deglución), la medicación debe tomarse unos 30 minutos antes de cada comida.

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top