1. Definición del problema de salud
La hemorragia y las infecciones post parto pertenecen a las complicaciones de mayor prevalencia en el puerperio, pero a través de la mejora de la atención del parto estas cifras han disminuido sustancialmente.
Hemorragia post parto se define como ginecorragia que supera la pérdida sanguínea normal del parto (5oo ml) y post parto inmediato, dentro de las primeras 24 hrs de puerperio. Las causas más comunes; atonía uterina (90%), desagarro o ruptura del tracto general (6%), retención de restos placentarios (3-4%). Los factores de riesgo con mayor incidencia son; sobre distención uterina, paridad, manipulación intrauterina, estado salud previo, coagulopatias, macrosomia, episiotomía, duración prolongada de alumbramiento (> 30’), síndrome hipertensión del embarazo, talla pequeña de la madre, inversión uterina, placentación anormal. Los signos y síntomas pulso materno aumentado, alteración de la visión, no se expulsa placenta post 30’ de alumbramiento, falta de porción de la placenta, dolor leve a severo, disnea, sudación, inconsciencia, muerte, P/A y pulso pueden mantenerse normales hasta que se produzca el shock hipovolémico. Tratamiento según causa y momento en que se detecta, histerectomía, masajes fondo útero, oxitócicos, reposición de líquidos.

Infección post parto
Proceso inflamatorio en el conducto de parto como resultado de la colonización de bacterias en zonas vulnerables, involucra además al endometrio. Esta infección comienza y se mantiene por un tiempo localizado, pero como cualquier otra puede expandirse provocando en su etapa más avanzada una Sepsis. Los síntomas asociados son fiebre, que en el puerperio inmediato se refiere a la temperatura mayor a 38,5ºC o persistente dentro de las primeras 24 horas y la presencia de loquios anormales, es decir, con color, olor y cantidad distinta a lo esperable, lo que sería signo de eliminación inadecuada de las bacterias que podemos encontrar en el canal de parto y por lo tanto riesgo de infección severa. La infección puerperal es una de las causas más comunes de muerte en el parto. El origen de la infección puede ser de 2 tipos, endógenas, bacterias que se encuentran en la madre y exógenas, es decir, adquiridas desde el entorno desde los instrumentos utilizados o de la flora bacteriana transitoria presente en las manos del equipo de salud que interviene en el parto. En el parto en si la posibilidad de contagio puede deberse a parto traumático, hemorragia puerperal, otros factores que incluyen prolongación del parto, rotura prolongada de membranas, retención de tejido placentario y de coágulos de sangre. El tratamiento se basa en la administración de antibióticos o antimicrobianos.
Riesgo de la madre
1- Riesgo de hemorragia R/C disminución del volumen eritrocitario por pérdida masiva de sangre. Objetivo: Prevenir y pesquisar signos y síntomas de hemorragia post parto, con ayuda total del equipo de salud y alumna de enfermería, a corto plazo durante el puerperio inmediato.
Indicadores: retracción uterina, signos vitales, características loquios.
Intervenciones: revisión retracción uterina casa 15 min durante 4 hrs, observar loquios (características normales), administración de oxitocina según los 5 correctos, dar masajes al fondo de útero, mantener informada a la madre y su familia, restablecimiento de volumen plasmático en caso necesario.
2- Riesgo de infección R/C aumento de la susceptibilidad a invasión de micoorganismos. Objetivo: Prevenir y pesquisar signos y síntomas de infección post parto, con ayuda total del equipo de salud y alumna de enfermería, a corto plazo durante el puerperio inmediato.Indicadores: EVA, temperatura, características de los loquios, estado de conciencia, retracción uterina. Intervenciones: Control de signos vitales y retracción uterina cada 15 min durante 4 hrs, observar signos y síntomas de infección, observar loquios (características normales), precauciones estándar y mantener informada a la madre y su familia.


Riesgo del Recién Nacido
Riesgo de interrupción de lactancia materna exclusiva R/C hospitalización y deterioro del estado de salud de la madre. Objetivo: Que el RN logre mantener LME durante el periodo de hospitalización de la madre, con ayuda del equipo de salud y alumna de enfermería en un corto y mediano plazo según corresponda.
Indicadores: Lactancia materna, nivel nutricional del RN, Apego
Intervenciones: valorar estado salud y posibilidad de amamantar de la madre, gestionar traslado del RN cada 3 horas para que la madre lo alimente, evaluar incremento de peso del RN, valorar y buscar redes de apoyo para la madre y el RN, otorgar ambiente tranquilo y propicio para la lactancia materno.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top