INTRODUCCIÓN El grupo de las Enterobacterias, nombre común utilizado para referirse a la Familia Enterobacteriacea, incluye a bacilos Gram (-), aerobios y anaerobios facultativos, la mayoría de ellos móviles mediante flagelos perítricos, que como característica microbiológica fenotípica común tienen la capacidad de fermentar la glucosa y reducir los nitratos a nitritos. Tienen como habitat el intestino de animales inferiores y del hombre. Tienen además una amplia distribución en el ambiente, se encuentran en el suelo, agua, plantas y algunas especies de esta familia, como Proteus, cumplen una función ecológica importante ya que inician en el ambiente la degradación de la materia orgánica y por este comportamiento que se relaciona con un ciclo de vida netamente ambiental, son saprófitos. Entre las numerosas especies que constituyen esta familia, encontramos algunos grupos que en su relación con el hospedero humano son comensales, ya que constituyen como es el caso de Escherichia coli un constituyente importante de la microbiota intestinal normal aerobia, especialmente a nivel de la porción distal del intestino delgado y fundamentalmente a nivel del intestino grueso. En esta localización la presencia de E. coli resulta en un beneficio para el hospedero, pues como parte de su metabolismo se sintetizan vitaminas y esta microbiota participa en la degradación de ácidos y sales biliares. Debido a la presencia masiva de E. coli a nivel intestinal, la detección de E. coli se utiliza como marcador de contaminación fecal, por ejemplo se ha establecido un Indice coli para evaluar la calidad microbiológica del agua potable o de alimentos. Si el índice coli sobrepasa la norma considerada aceptable significa que existe contaminación fecal e indirectamente se deduce que el agua o el alimento, según sea el caso, puede contener patógenos intestinales. Otros integrantes de este grupo en cambio son patógenos intestinales como el género Salmonella, Shigella, Yersinia y un subgrupo de E. coli con factores de virulencia específicos que afectan el intestino y por ello se denominan E. coli diarreogénicos. 

Estos grupos o Géneros bacterianos causan infecciones gastrointestinales que pueden expresarse clínicamente como diarrea acuosa, diarrea con sangre (también denominada diarrea enterocólica o síndrome disentérico) y en algunos casos a partir de la infección intestinal estas bacterias pasan al torrente sanguíneo y se puede producir una infección sistémica o bacteremia, como por ejemplo la fiebre tifoidea. En algunas situaciones una persona puede infectarse con alguna de estas bacterias enteropatógenas y no sufrir ninguna enfermedad, es decir en este caso se trata de una infección asintomática, en la cual el patógeno se multiplica a nivel intestinal y es excretado junto con las deposiciones, pero el sujeto no tiene síntomas. Este fenómeno es importante desde el punto de vista epidemiológico porque la excreción asintomática pasa inadvertida y este sujeto disemina el patógeno al ambiente y eventualmente lo puede transmitir ya sea a través de manos contaminadas o contaminación de alimentos, a otros sujetos susceptibles que pueden presentar enfermedad. Otra condición biológica interesante de señalar es la portación por periodos más o menos largos de un patógeno bacteriano entérico. En este caso, después de una infección intestinal generalmente sintomática, no se logra la erradicación del patógeno a nivel intestinal y aunque se superan los síntomas, continua la excreción por periodos que pueden durar semanas, meses o años. Los portadores junto con los pacientes asintomáticos explican la mantención de estos patógenos dentro de una comunidad. En el síndrome de diarrea infantil, estudios realizados en Chile y en otros países en desarrollo muestran que los principales responsables de los cuadros gastrointestinales en niños menores de 4 años son algunos grupos de E. coli diarreogénicos y Shigella. Otro patógeno entérico importante todavía en Chile es Salmonella typhi responsable de los casos de fiebre tifoidea, aunque las tasas de incidencia han disminuido en los últimos años. Salmonella enteritidis, otro tipo de Salmonella , en los últimos años se ha asociado a brotes de gastroenteritis en niños y adultos en el norte y zona central de Chile. Un concepto importante de subrayar es que fuera del tracto gastrointestinal, enterobacterias comensales del intestino pueden producir infecciones. Un buen ejemplo de ello es la participación de E. coli como principal causa de Infección Urinaria, una patología infecciosa muy frecuente principalmente en mujeres en la etapa activa de la vida. En este caso cepas de E. coli del intestino, colonizan el periné , la uretra y son capaces a ascender hasta la vejiga donde se multiplican activamente y provocan una respuesta inflamatoria. En otro tipo de pacientes como son los niños recién nacidos y los ancianos, quienes no tienen sus mecanismos de defensa muy eficientes, E. coli y otras enterobacterias comensales del intestino como Klebsiella, pueden pasar a la sangre y provocar focos de infección a distancia como meningitis. Por último, un concepto también importante de enfatizar es el hecho que algunas especies dentro de esta Familia tienen como hospedero exclusivo al hombre, como es el caso de Salmonella typhi y Shigella. En cambio otras tienen un amplio reservorio animal y se transmiten en forma natural de los animales al hombre, es decir son zoonóticas, entre ellas tenemos varios tipos de Salmonella, E. coli enterohemorrágico y Yersinia enterocolítica. En el caso de patógenos zoonóticos, para un efectivo control de estas infecciones es necesario un enfoque multidisciplinario. En la Tabla 13-1, se detallan los Géneros más importantes incluidos dentro de la Familia Enterobacteriacea. Esta clasificación que incluye en total a 27 Géneros y 102 especies tiene como base la homología del DNA cromosomal, características bioquímicas y composición antigénica. 

TABLA 13-1: Familia Enterobacteriaciaceae.

Género
Número de Especies

Citrobacter

4
Edwardsiella
4
Enterobacter
13
Escherichia
5
Shigella
4
Ewingella
1
Hafnia
2
Klebsiella
7
Kluyvera
2
Morganella
2
Proteus
4
Providencia
5
Salmonella
7   Subgrupos
Serratia
10
Yersinia
11



Comparte este artículo con tus amigos
 
Top