I.- ASEPSIA:

La asepsia es la condición libre de microorganismos que producen enfermedades o infecciones. En el cuidado de pacientes se practica la asepsia, tanto médica como quirúrgica.
La práctica de mantener en estado aséptico de un área, se denomina: técnica aséptica. Fue desarrollada por Bergman, tras los trabajos de Lister en la antisepsia, esterilizando no sólo el campo operatorio, sino los instrumentos, atuendos y partes del cuerpo de los cirujanos que estuviesen en contacto con el paciente.
o ASEPSIA MÉDICA:

La asepsia médica es la protección de los pacientes y del personal del hospital contra la infección o la reinfección por la transferencia de microorganismos patógenos de una persona a otra. Este tipo de asepsia incluye los siguientes procedimientos, como: lavado de manos, utilización de guantes limpios para evitar el contacto directo con la sangre o los líquidos corporales, la limpieza habitual del entorno.

En la asepsia médica, un área u objeto se considera contaminado si contiene, o se sospecha que contiene gérmenes patógenos, ejemplo: un orinal usado, suelo y una gasa húmeda están contaminados.

La enfermera es la responsable de ofrecer al paciente un entorno seguro. La efectividad de las prácticas de control de infección depende de la conciencia y consistencia de la enfermera en la utilización de una técnica aséptica efectiva.




Importancia del Lavado de manos:
Es una medida importante para evitar la diseminación de microorganismos. La enfermera debe lavarse las manos antes y después de estar en contacto con un paciente. El lavado “antes” evita llevarle microorganismos de alguna otra persona o artículo. El lavado “después” reduce al mínimo la diseminación de microorganismos a otras personas en particular a los pacientes.
Es, quizás, la medida más importante y de eficacia probada para evitar la transmisión de enfermedades infecciosas en las personas hospitalizadas. Una de las vías de transmisión de los microorganismos es por contacto, ya sea directo de persona a persona, o indirecto a través de objetos contaminados previamente, que posteriormente pueden contaminar al paciente.
La piel es una estructura que constituye una barrera entre le medio externo y el organismo. Impide por tanto el paso al interior del organismo de gérmenes de todo tipo.
Esta barrera es física pero también existe una barrera química debida a las secreciones glandulares que tienen una acción bactericida. La flora normal de la piel está integrada por microorganismos transitorios y permanentes. Entre los transitorios se encuentran habitualmente los estafilococos aureus y los bacilos gramnegativos. La flora permanente la forman los micrococos, estafilococos epidermidis y el propionibacterium acnes. El jabón y el agua, por lo general, son suficientes para eliminar la flora transitoria. Sin embargo, para eliminar la flora permanente es necesario el uso de antisépticos en el lavado de manos.
Dentro de las técnicas de asepsia médica tenemos las siguientes:
• Lavado de manos Médico:
Es el lavado de manos ordinario que se realiza al entrar y al salir del hospital (antes y después de realizar cualquier técnica). Este tipo de lavado abarca hasta las muñecas 10 cm. con movimientos de rotación y fricción cuando utilizamos el jabón, haciendo especial hincapié el los espacios interdigitales y las uñas. Se aclaran las manos con las puntas de los dedos hacia abajo.

Material:
• Agua corriente
• Jabón o detergente
• Toalla pequeña
• Bolsa para material desechable
Principios:
• En asepsia medica y lavado de manos clínico, al lavarse las manos estas se mantiene más bajas que los codos para evitar contaminar antebrazos.
• Colocar la toalla cerca para evita mojar el área donde se realizara el procedimiento.
• Evitar mojarse el uniforme.
• Lavarse las manos por 30 a 60 segundos.
Procedimiento:
1. Antes de iniciar el lavado retirarse los anillos, pulsera y reloj (las uñas deben de estar recortadas).
2. Abrir la llave de agua y regular la temperatura. Humedezca por completo las manos y muñecas bajo el agua corriente, conserve las yemas de los dedos apuntando hacia abajo.
3. Luego proceder a enjabonarse las manos hasta 10 cm. Sobre la muñeca con movimientos rotatorios.
4. Posterior a ello enjuagar el jabón y devolverlo a su lugar (salvo que exista jabón liquido empotrado).
5. Con las manos enjabonadas lavar la lave de agua y proceder ya a frotarse las manos con movimientos circulares comenzando por la muñeca, espacios interdigitales, terminando por la yemas de los dedos y uñas durante 15 a 30 segundos, añada agua a las manos enjabonadas mientras se lava.
6. Enjuagar ambas manos mediante fricción desde 10cm. arriba de la muñeca y en dirección de las manos siempre bajo el agua corriente hasta que desaparezca el resto de jabón, enjuagar la llave y cerrarla.
7. Mantener las manos mas bajas que los codos. Secar las manos con toallas de tela, descartable o secador automático, empezando por los dedos hacia la muñeca teniendo en cuenta los espacios interdigitales.

• Mascarilla :
Existen varios tipos de mascarillas., sirve para filtrar el aire inspirado y espirado. Las de tela son reutilizables, mientras que las de papel son desechables (existen diferentes modelos).
Actualmente existen mascarillas que van provistas de un plástico protector para los ojos. Se utilizan de alto riesgo. La mascarilla correctamente colocada debe cubrir la nariz, la boca y el mentón. Se debe cambiar por otra siempre que se humedezca por el uso, ya que con la humedad pierde su eficacia como barrera de aislamiento.
El uso de mascarilla es obligatorio en las intervenciones quirúrgicas, cuando el paciente tenga quemaduras extensas, en las curas de heridas, en los cuidados de enfermería a pacientes con enfermedades contagiosas y en todos aquellos casos en que se requiere un aislamiento respiratorio para evitar la transmisión de infecciones por vía aérea.
En algunas situaciones los visitantes y los pacientes las utilizan, por ejemplo para proteger de una herida abierta, y pacientes con inmunodeprimidos.
Principios:
• Las manos han de estar lavadas antes de colocarse la mascarilla
• Evitar toser con la mascarilla puesta
• Hablar lo imprescindible con la mascarilla puesta porque, tanto al toser como al hablar, se favorece la aparición de humedad
• Nunca se debe colocar la mascarilla sin cubrir la nariz
• Debe ajustarse a la cara lo mejor posible, mediante cintas o gomas



• Bata:
Las batas pueden ser de tela (reutilizables) o de papel (desechables). Estas últimas se utilizan actualmente con mayor profusión. La bata debe cubrir por completo el uniforme y llegar, al menos, por debajo de las rodillas. Los puños se ajustan mediante elásticos. Irá cerrada por detrás, y por delante será totalmente lisa para evitar engancharse con cualquier cosa.

Principios:
• No salir con la bata fuera del lugar concreto en el que ha sido utilizada
• Se usa en todos los casos en que existe peligro de contaminación del uniforme.
Procedimiento:
1. Lavarse las manos antes de abrir el paquete de la bata
2. Desdoblar la bata sin tocar el exterior con las manos, aunque ya vienen dobladas de forma que se evita esto. Al desdoblarla se ha de procurar que no toque el suelo o cualquier objeto.
3. Introducir los brazos en las mangas sin tocar el exterior
4. Atar las cintas empezando por las del cuello (se puede recibir ayuda de otra persona, siempre que tenga las manos lavadas)
5. Quitarse la bata evitando tocar el uniforme. La bata en este momento, sólo se toca por fuera. Hacer un rollo con ella e introducirla en una bolsa de plástico, ya sea para su eliminación o para su lavado o esterilización, según sea desechable o de tela
6. Proceder al lavado de manos.






• Guantes:
Existen dos tipos de guantes (de látex y de plástico), ambos desechables. Se deben utilizar, previo lavado de manos siempre que pueda haber contacto con sangre, secreciones, líquidos corporales, objetos contaminados, etc. Los de plástico son de uso rutinario en casi todas las circunstancias.
Principios:
Antes de colocarse los guantes se tendrá en cuenta que las uñas estén recortadas, se retirara las uñas artificiales, anillos, pulseras y relojes, se lavara y secaran completamente las manos.
Se debe emplear para cada paciente un par de guantes diferentes, de esa manera se evitara propagar infecciones de un paciente a otro.
El uso de guantes no reemplaza al lavado de manos.


ASEPSIA QUIRÚRGICA:

Incluye los procedimientos utilizados para eliminar todos los microorganismos, incluidos gérmenes patógenos y esporas, de un objeto o área. En la asepsia quirúrgica un área u objeto se considera contaminados si los topa cualquier objeto que no sea estéril. La enfermera que trabaja en un campo estéril o un instrumental estéril debe entender que la mínima rotura de la técnica provoca contaminación. Una enfermera de quirófano sigue una serie de pasos para mantener una técnica estéril, incluidos la aplicación de la mascarilla.


Principio de Asepsia Quirúrgica:

Cuando se empieza un procedimiento aséptico quirúrgico, la enfermera debe seguir determinados principios que garanticen el mantenimiento de la asepsia. Si no se siguen estos principios se someten al paciente a un riesgo de infección.

1.- Un objeto estéril solo sigue siéndolo si se toca con otro objeto estéril. Este principio guía a la enfermera en la colocación y manipulación de los objetos estériles:

a. Estéril que toca a estéril sigue estéril, por ejemplo, los objetos de un campo estéril se tocan con guantes estériles o pinzas estériles.

b. Los estériles que toca a limpio queda contaminado, por ejemplo, si la punta de una jeringa u otro objeto estéril toca la superficie de un guante desechable limpio, el objeto queda contaminado.

c. Estéril que toca contaminado queda contaminado, por ejemplo, cuando la enfermera toca un objeto estéril con una mano sin guante, el objeto queda contaminado.

d. Estéril que toca a incierto queda contaminado, por ejemplo, cuando se observa un desgarro o ruptura en el envoltorio del objeto estéril, se rechaza este, independientemente si el propio objeto parece indemne.

2.- Sobre un campo estéril solamente se pueden colocar objetos estériles. Todos los objetos se esterilizan adecuadamente antes de usarlos. Los objetos estériles se guardan en áreas limpias y secas. El envase o recipientes que contiene objetos estériles debe estar intacto y seco. Un envoltorio rasgado, pinchado, húmedo o abierto no es estéril.

3.- Un objeto o campo estéril fuera del campo de visión, o un objeto colocado por debajo de la cintura de una persona esta contaminada. Las enfermeras nunca dan la espalda a una bandeja estéril o dejan de vigilarla. La contaminación puede producirse accidentalmente con una pieza de ropa colgante, un pelo que cae o un paciente que toca inadvertidamente un objeto.

4.- Un objeto o campo estéril se contamina debido a una exposición prolongada al aire. La enfermera debe evitar las actividades que puedan crear corrientes de aire, con movimientos excesivos o arreglar la ropa de cama después que se haya expuesto un campo estéril. Cuando se abren los envoltorios estériles es importante minimizar el número de personas que andan por la zona.
Los microorganismos también viajan con gotas de aliento por el aire. Nadie debe hablar, reír, estornudar o toser sobre un campo estéril, o cuando coge y utiliza instrumental estéril. Los microorganismos que van por el aire pueden caer sobre los campos u objetos estériles si la enfermera se inclina sobre el área del trabajo mientras abre un envase estéril, la enfermera sujeta el objeto o elemento del equipo tan cerca como sea posible del campo estéril sin tocar la superficie estéril.

5.- Cuando una superficie estéril entra en contacto con una superficie húmeda, contaminada, el objeto o campo estéril se contamina por capilaridad. Si la humedad empapa la envoltura protectora de un embalaje los microorganismos viajan hacia el objeto estéril. Cuando se trabaja con campo o bandeja estéril, la enfermera puede que tenga que verter soluciones estériles. Cualquier salpicadura puede ser una fuente de contaminación a menos que el objeto o campo se mantenga sobre una superficie estéril que no se pueda empapar de humedad las bandejas de cateterizacion urinaria contiene productos estériles que permanecen en un envoltorio de plástico estéril si una enfermera coloca una gasa estéril dentro de su envoltorio sobre la mesilla de un paciente y la superficie esta mojada, la gasa se considera contaminada.

6.- Los líquidos fluyen en dirección de la gravedad. Para evitar la contaminación durante el cepillado quirúrgico de las manos la enfermera mantiene las manos por encima de los codos esto hace que el agua pueda fluir hacia abajo sin contaminar los dedos de la enfermera. El principio del agua que fluye de la gravedad también es el motivo por el cual hay que cercarse desde los dedos hacia los codos manteniendo las manos en alto después del cepillado.
7.- Los bordes de un campo o recipiente estériles se considera contaminados. Debido a que el borde del paño toca una superficie no estéril, por ejemplo, una mesa o ropa de cama, el borde de unos 2.5 centímetros alrededor del paño se considera contaminado, después de haber quitado una aguja estéril de un tapón protector, o después de sacar unas pinzas de su recipiente, los objetos no deben tocar el borde del recipiente. La boca de una botella de solución abierta también se contamina si se expone al aire. La solución lava los microorganismos que hay en la boca de la botella.
Batas Estériles:
La colocación de batas estériles y de guantes con la técnica cerrada se lleva a cabo en sala de partos, donde la asepsia quirúrgica es imprescindible. El método cerrado de ponerse los guantes solamente puede usarse cuando se lleva una base estéril porque los guantes se manipulan a través de las mangas de la bata. En algunas instituciones, la bata y los guantes se suministran juntos en un paquete estéril individual; en otras, los guantes son suministrados en un paquete separado.
Antes de llevar a cabo estos procedimientos, el profesional de enfermería se pone un gorro y una mascarilla y realiza un lavado de manos quirúrgico.
Colocación de una bata estéril:
1. Coja la bata estéril por el pliegue del cuello manténgala lejos de usted y déjala desdoblarse libremente sin que toque ninguna cosa incluido el uniforme. La bata no estará estéril si su superficie externa toca cualquier objeto no estéril.
2. Ponga las manos dentro de los hombros de la bata introduzca lentamente los brazos parcialmente dentro de las mangas sin tocar la parte externa de la bata.
3. Si se va a poner los guantes estériles utilizando el método cerrado, introduzca las manos poco a poco en la mangas solamente hasta el borde proximal de los puños. O si se va a poner los guantes estériles usando el método abierto introduzca las manos en las mangas y a través del puño.
4. Haga que un compañero de trabajo que lleve un gorro y una mascarilla coja las cintas del cuello sin tocar la parte exterior de la bata y que tire de la bata hacia arriba para cubrir el cuello de su uniforme por delante y por detrás. El compañero de trabajo ata las cintas del cuello.
5. Luego, el compañero de trabajo haga que sostenga la cinta de la cintura de su bata, usando guantes estériles o una pinza o envoltorio estéril. Este sistema mantiene las cintas estériles.
6. Haga un giro de tres cuartos, luego coja la cinta y átesela en la aparte de delante de la bata o haga que un compañero que lleve guantes estériles coja las dos cintas, de cada uno de los lados de la bata, y se los ate en la parte de atrás de la bata asegurándose de que su uniforme esté completamente abierto. Ambos métodos garantizan que la parte detrás de la bata permanezca estéril.
Cuando se llevan batas estériles, estas deben ser consideradas estériles en su parte delantera desde la cintura hasta los hombros. Las mangas deben ser consideradas estériles desde 5 cm. por encima del codo hasta los puños, ya que los brazos de una persona lavada deben moverse de una parte a otra del campo estéril. Las zonas de fricción y las que acumulan humedad tales como el escote, los hombros, las partes por debajo de los brazos, la espalda y los puños de las mangas deben ser consideradas no estériles.
Cómo ponerse y quitarse los guantes estériles:
1. Abrir el paquete de guantes estériles. Coloque el paquete de guantes sobre una superficie limpia y seca. Cualquier humedad sobre la superficie podría contaminar los guantes.
2. Saque el paquete interno dentro del paquete externo. Abra el paquete interno.
3. Coja el guante de la mano dominante por el doblez del puño con el pulgar y el primer dedo de la mano no dominante. Toque solo la parte interna del doblez del puño, así evitando la contaminación de la parte externa.
4. Introduzca la mano no dominante dentro del guante y tire el guante. Luego deje el puño doblado hacia abajo.
5. Ponerse el segundo guante en la mano no dominante. Coja el otro guante con la mano enguantada estéril introduciendo los dedos enguantados debajo del doblez del puño y manteniendo el pulgar enguantado cerca de la palma enguantada. Esto ayuda a prevenir la contaminación accidental de guante con la mano desnuda.
6. Tire el segundo guante cuidadosamente. Mantenga el pulgar de la primera mano enguantada tan lejos de la palma como lo sea posible.
7. Ajuste cada uno de los guantes para que se adapten uniformemente, y con cuidado tire hacia arriba de los puños doblados deslizando los dedos por debajo de los dobleces.
8. Para quitarse y desechar los guantes usados no hay una técnica específica, si están manchados de secreciones; quíteselos volviéndolos del revés.



Pasos para Ponerse los Guantes Quirúrgicos




Lavado de Manos Quirúrgico:
Este se realiza antes de cualquier procedimiento invasivo o en sala de operaciones, sala de partos o procedimientos especiales entre otros. Es indispensable realizar el lavado de manos quirúrgico antes de usar guantes quirúrgicos o estériles ya que la flora bacteriana o permanente de las manos puede ser causante de contaminación, se usa agua con manija de pared, jabón quirúrgico en dispensador especial y cepillo estéril, su duración fluctúa de 3 a 5 minutos dependiendo de la solución a utilizar. Además de retirarse anillos y reloj. Las uñas deben de estar recortadas.
Material:
Jabón o detergente empotrado.
Agua corriente de manija empotrada.
Cepillo pequeño estéril.
Toalla estéril.
Gorro y mascarilla estéril.
Principios:
• Quitarse los anillos, relojes, pulseras, etc.
• Remangarse y accionar el agua normalmente con un pedal con el pié, rodilla o codo.
• Si hubiera que abrirlo con la mano, se hará con una toalla de papel.
• Tampoco se debe tocar el lavatorio con el uniforme.
• Colocación de mascarilla y gorro quirúrgico.
• Mantener las manos frente por encima y lejos de la cintura.
Procedimiento:
1. Abrir la llave del agua y regular la temperatura. Luego proceder a enjabonarse las manos y antebrazos por encima del nivel de los codos con movimientos circulares y frotación (palmas, dorso de las manos, muñecas, espacios interdigitales por 25 segundos).
2. Enjuagar las manos y los antebrazos manteniendo el agua corriendo por ella.
3. Examinar las uñas y limpiarlas retirando material séptico. Luego aplica jabón antiséptico.
4. Cepilla los antebrazos hasta por 5 centímetros. Encima del codo durante 3 a 5 minutos, dejando las manos por encima del nivel de codo. Descarte el cepillo.
5. Enjuagarse bien empezando de los dedos, las manos y los antebrazos, y se cierra la llave con el pedal para rodilla o pie.
6. Secarse con toalla estéril desde el área más limpia (las manos) hasta la menos limpia (por encima de los brazos).
7. Descártela.
8. Mantener las manos frente por encima y lejos de la cintura.
Lavado de manos quirúrgico



 Calzado
Hay que llevar calzado fuerte en los quirófanos porque se reduce así la posibilidad de que los pies se expongan directamente a la sangre y a otros líquidos corporales; ayuda también a minimizar el daño que puedan causar los instrumentos y otros objetos. Además, el calzado fuerte les protege a los pies en caso de que se les caigan objetos por encima.

Se define como calzado aceptable los zapatos o las botas que sean de goma o cuero, teniendo las características comunes de ser antiestáticos, antideslizantes y algunos de ellos se pueden lavar en autoclave a 135º o en lavadora.
No se recomiendan las sandalias u otro tipo de calzado abierto ni los pies descalzos. El uso de fundas para los zapatos no queda documentado como manera eficaz de reducir el riesgo de infecciones en los usuarios.



o Gorro Quirúrgico:

Entre 1908 y 1930 se decide la utilización del gorro quirúrgico, ya que el cabello se considera fuente de microorganismos.
Existen dos tipos, los de tela que son lavables y sometidos a esterilización y los descartables, ambos sirven para la protección de los microorganismos que pueden caer del cabello y del cuero cabelludo de los profesionales de salud, en los procedimientos invasivos.




o Pantallas protectoras para la cara (gafas quirúrgicas):

Sirve de protección para los ojos potencialmente ya que son mucosa y están predispuestos a salpicados de sangre y otros líquidos.
Se debe deben de ajustar bien alrededor de la frente y la cara para proteger completamente los ojos.




II.- ANTISEPSIA:
Conjunto de procedimientos, practicas y hábitos destinados a impedir la colonización o destruir los gérmenes patógenos y no patógenos, en especial por medio de agentes químicos. En la técnica antiséptica, utilizamos materiales libres de microorganismos patógenos y no patógenos pero estos no están libres de esporas.
En la antisepsia es importante ir destruyendo todos los gérmenes y microbios causantes de una infección, intentando evitar la transmisión de microorganismos para los cuales tenemos los antisépticos y los desinfectantes.
Los antisépticos son sustancias que ayudan a combatir o prevenir los padecimientos infecciosos, inhibiendo el crecimiento y la reproducción de bacterias , hongos y virus que los ocasionan. Se aplican principalmente sobre la piel para atender heridas, quemaduras y picaduras, aunque también se utilizan en mucosas (boca, garganta, fosas nasales).
Los antisépticos pueden ser de origen natural, como la saliva, que elimina microorganismos alojados en la cavidad bucal y que son responsables de caries dental, u obtenerse en el laboratorio, donde se preparan en concentraciones ideales para combatir enfermedades sin afectar al paciente.
Sin embargo, es posible que los gérmenes se introduzcan al cuerpo humano a través de una cortadura o herida, por lo que en estos casos debe usarse un antiséptico que impida su paso y reduzca la posibilidad de sufrir daño. El producto debe aplicarse en los costados del corte de la piel y no directamente en la incisión, sin olvidar que lo mejor es permitir que la lesión se ventile para que cicatrice y, de esta manera, se impida un nuevo ataque
Los antisépticos van actuando sobre la piel o heridas infectadas que son productos bacteriostáticos o germicidas. La antisepsia puede llevarse acabo por diversos métodos dentro de ellos tenemos los métodos mecánicos, físicos y químicos.
Los métodos químicos se utilizan ampliamente a base de los productos denominados desinfectantes, que son aquellas sustancias capaces de producir la muerte de microorganismos patógenos sobre superficies inanimadas o vivas (antisépticos), por lo que se denominan «germicidas de superficie», debiendo reunir las condiciones siguientes: alto poder germicida, gran poder de penetración, facilidad de aplicación, escaso costo, estabilidad, solubilidad en el agua o alcohol, no ser tóxicos para el hombre y los animales domésticos, no tener propiedades organolépticos desagradables, no estropear muebles, objetos o suelos, no irritar o lesionar piel o mucosas, etc.
Es importante mencionar que desinfectante y antiséptico no son sinónimos, ya que el primero es un producto que destruye gérmenes localizados en superficies (piso, muebles, baño, sala de operaciones) u objetos (utensilios de limpieza e instrumental empleado en intervenciones quirúrgicas, por ejemplo), en tanto que los segundos actúan únicamente sobre tejidos vivos.
Así, un requisito que deben cumplir los antisépticos es que no representen peligro para el ser humano, de modo que deben carecer de toxicidad o efectos corrosivos. Asimismo, no presentan problemas para disolverse con otros compuestos ni se alterar o descomponen, aun cuando se exponen a la acción de la luz o el calor
Los desinfectantes son «aquellas sustancias químicas capaces de destruir, en 10 a 15 minutos, los gérmenes depositados sobre un material inerte, alterando lo menos posible el sustrato donde residen y abarcando, en aquella destrucción, todas las formas vegetativas de las bacterias, hongos y virus (excepto el de la hepatitis)». Quedan exentos: virus de la hepatitis, VIH, esporas bacterianas y esporas de hongos o levaduras.
Los desinfectantes químicos más empleados son los siguientes:
1. El alcohol etílico de 70º
2. Compuestos clorados
3. El formol
4. Detergentes catiónicos
5. Los mercuriales orgánicos
6. El ácido fénico
7. Clorofenoles.
8. Yodoformos
Clasificación de los Desinfectantes y Antisépticos
Normas Actuales
Los germicidas (desinfectantes y antisépticos) se pueden clasificar en tres niveles de actividad:
• Alto nivel. Los germicidas de alto nivel, activos frente a los microorganismos, son principalmente: el glutaraldehído al 20 por ciento y el formaldehído (formol al 8 por ciento en alcohol de 70º o en solución acuosa al 3-8 por ciento). El que más se utiliza es el primero.
• Nivel intermedio. Estos germicidas son activos frente a ciertos microorganismos estando representados por: alcohol yodado, alcoholes, compuestos clorados, compuestos fenólicos y yodóforos; algunos de estos germicidas pueden no ser activos frente a algunos virus.
• Bajo nivel. Los germicidas de bajo nivel están representados por compuestos de amonio cuaternario en solución acuosa, clorhexidina, hexaclorofeno y compuestos mercuriales.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top