La amígdala es un órgano con forma de almendra, situado en la zona posterior de la garganta. Se denomina amígdala a cualquier órgano constituido por un retículo de tejido linfático y epitelial, que contiene folículos linfáticos.
Las amígdalas son de tejido linfoide situadas en la faringe y que constituyen el anillo de Waldeyer.
Según la localización en la que se encuentran en la faringe se llaman:
Amígdala faríngea, está situada en el techo o bóveda de la faringe.
Amígdala tubárica, se encuentra rodeando al extremo faríngeo de la Trompa de Eustaquio.
Amígdala palatina, está situada a ambos lados del istmo de las fauces, en la entrada de la orofaringe, entre los pilares del velo del paladar. Son las típicas amígdalas que cuando se inflaman e infectan se denomina amigdalitis.

Amígdala lingual: es el conjunto de tejido linfoide más voluminoso de la faringe y está situado en la base de la lengua.
Su función es proteger la entrada de las vías digestiva y respiratoria de la invasión bacteriana. En el anillo linfático de Waldeyer, los linfocitos entran enseguida en contacto con los gérmenes patógenos que hayan podido penetrar por la nariz o por la boca y de esta forma pueden 

desencadenar una pronta respuesta defensiva por parte de nuestro organismo.
Sin embargo, en ocasiones la amígdala no puede atrapar estas bacterias y estos microbios no pueden ser destruidos por el sistema inmunológico y las amígdalas son invadidas, dichos microbios  al reproducirse producen amigdalitis que es  la inflamación de las amígdalas las que en caso de haber una infección mayor, en ocasiones se llenan de pus.
La amigdalitis es provocada generalmente por un estreptococo, bacteria que también provoca otras infecciones frecuentes, pero en la mayoría de los casos son virales.
La amigdalitis es muy común, sobre todo durante épocas de calor o frío extremo y ataca generalmente a los niños y jóvenes, aunque muchos adultos no se escapan de sus efectos.
Las causas de la amigdalitis:
*      La bacteria Estreptococo Betahemolitico del Grupo A (EBGA), comúnmente llamada "Streptococcus pyogenes" (la causa más común de la amigdalitis).
*      Los adenovirus.
*      El virus de la influenza.
*      El virus Epstein-Barr.
*      Los virus parainfluenza.
*      Los enterovirus.
*      El virus del herpes simple.
Tipos de amigdalitis:
1.-Amigdalitis aguda vírica: Se puede encontrar en la literatura con diversos nombres: anginas rojas banales, amigdalitis congestiva catarral aguda, y amigdalitis virósicas.

Se las considera como faringoamigdalitis  superficial por afectar la inflamación sólo a la mucosa: mucositis.
Entre sus síntomas:
*      Produce un edema del corion por aumento de la permeabilidad capilar e infiltrado de células blancas.
*      Hay un aumento de la secreción de las glándulas seromucosas
*      Eliminación leucocitaria mucopurulenta por descamación epitelial.
*      Tras una incubación de unos 3 días, comienzan bruscamente, acompañándose la faringalgia propia del proceso de otros síntomas catarrales, fiebre, mialgias y coriza.
*      Pueden acompañarse de ras cutáneo y algunos virus producen pequeñas vesículas en pilares y velo palatino de características herpéticas que pueden ulcerarse.
Los síntomas adicionales de la amigdalitis en los niños son los siguientes:
*      Náuseas.
*      Vómitos.
*      Dolor abdominal.
Entre sus signos cabe destacar que su aspecto es de enrojecimiento difuso de pilares, úvula, pared faríngea posterior y amígdalas con discreta fibrina críptica. Las amígdalas no están casi nunca tumefactas. El resto del tejido linfático del anillo de Waldeyer participa también, en mayor o menor grado, en el proceso inflamatorio.

Su evolución es generalmente benigna, siendo raras las complicaciones debidas a sobreinfección bacteriana:

Complicaciones locales:
*      Periamigdalitis flegmonosa
*      Absceso periamigdaliano
*      Absceso retroamidaliano
*      Flegmón y absceso parafaríngeo
*      Absceso retrofaríngeo
*      Adenitis cervical supurada
*      Celulitis cervical difusa
*      Otitis y sinusitis aguda
Tratamiento:
En el tratamiento se debe de tener en cuenta lo siguiente:
*      La edad del paciente, su estado general de salud y su historia médica.
*      Que tan avanzada está la enfermedad.
*      Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
*      La tolerancia del paciente a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
*      La opinión o preferencia del paciente (o de su familia).
*      La causa de la infección.
La amigdalitis causada por una infección viral se trata de forma diferente que la amigdalitis causada por una infección bacteriana. La amigdalitis viral no se trata con antibióticos, ya que no son efectivos para vencer las infecciones virales, pero puede tratarse con otros medicamentos antivirales.
Para el alivio de algunos de los síntomas, es recomendable lo siguiente:
*      Beber abundante líquido.
*      Comer alimentos blandos, incluyendo gelatina de sabores, sopas, flanes y compota de frutas.
*      Evita los alimentos duros, crujientes o picantes.
*      Utiliza un humidificador en la habitación para evitar ambientes secos.
*      Guarda reposo.
Es posible que sea necesario extirpar las amígdalas mediante cirugía (amigdalectomía) en algunas personas que presentan infecciones repetitivas.
En los exámenes auxiliares de laboratorio en hematología el recuento leucocitario esta normal con linfocitosis.

Diagnósticos diferenciales:
Se ha de hacer diagnóstico diferencial con:
*      Eritema faringoamigdalino tóxico: ya sea por alimentos, yodo, antipirina, antibióticos locales, pastas dentríficas, material protésico dental etc.
*      Alergia en mucosa faríngea.
*      Sífilis secundaria.
*      Amigdalitis sintomáticas de las enfermedades eruptivas: sarampión, rubéola y escarlatina.
*      Amigdalitis bacteriana, con frecuencia es difícil diferenciarlas.
 

vista de ambas amígdalas inflamadas, sin presencia de pus.”


2.- Amigdalitis aguda bacteriana: La agresión bacteriana va a afectar fundamentalmente al tejido linfático, siendo la alteración de la mucosa menor que en las víricas.

Tras un período de incubación muy variable que oscila entre 1 a 5 días aparece el cuadro clínico con los siguientes síntomas:
*      malestar general
*      fiebre
*      cefalea
*      aliento fétido
*      voz gangosa
*      disfagia
*      puede haber cierto grado de trismos
*      en el niño dolor abdominal, nauseas y fenómenos de irritación meníngea.
Signos:
A la exploración aparece enrojecimiento intenso de la mucosa faríngea, amígdalas inflamadas de color rojo oscuro y material exudativo-purulento en los orificios de las criptas.
Ganglios cervicales infartados, generalmente de localización subángulomandibular, dolorosos espontáneamente y a la palpación. Debido a que el tejido linfoide está más inflamado que la mucosa vecina.
Exámenes:
El hemograma esta alterado con muestra de una linfocitosis.
Diagnósticos diferenciales:
Se ha de hacer diagnóstico diferencial con:
*      Mononucleosis.
*      Herpes.
*      Meningitis: en niños pueden asociarse fenómenos de irritación meníngea.
*      Amigdalitis sintomáticas de las enfermedades eruptivas: sarampión, rubéola y escarlatina.
*      Difteria.  

La amigdalitis  bacteriana tiene otras dos variantes clínicas que son:
*      Amigdalitis pseudomembranosas.
*      Amigdalitis ulcerada.



véase aquí un cuadro clínico de amigdalitis aguda bacteriana”
Tratamiento:
El tratamiento será llevado a cabo tendiendo en cuenta lo siguiente:
*      La edad del paciente, su estado general de salud y su historia médica.
*      Que tan avanzada está la enfermedad.
*      Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
*      La tolerancia del paciente a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
*      La opinión o preferencia del paciente (o de su familia).
*      La causa de la infección.
Si la causa de la amigdalitis es una bacteria, como el estreptococo, la infección se puede curar con antibióticos, los cuales se pueden administrar mediante una inyección única o tomarse por vía oral durante 10 días.
Es posible que sea necesario extirpar las amígdalas mediante cirugía (amigdalectomía) en algunas personas que presentan infecciones repetitivas, se puede recomendar una amigdalectomía.
3.- Hipertrofia Amigdalina: Recibe este nombre la patología en la que se produce un aumento en el tamaño de la amígdala, a una magnitud tal que termina obstruyendo el pasaje del aire por la boca como por la nariz.  
La hipertrofia amigdalar, bien sea patológica o fisiológica, puede producir manifestaciones clínicas  de  disminución de ventilación que puede llegar a producir crisis de apnea de sueño, cambios en el timbre de voz a causa de rinolalia cerrada, problemas deglutorios-alimentarios y deformidad progresiva del paladar con el consecuente problema estético-dental.
En la vida diaria se caracterizan por ser niños con bajo rendimiento escolar, somnolencia diurna, irritabilidad y poca ganancia de peso.
Diagnósticos de Enfermería:
*      Eliminación inadecuada de secreciones en las vías respiratorias secundaria a hiperproducción de moco como consecuencia de inflamación.
*      Déficit de conocimiento en cuanto o medidas de prevención de infecciones respiratorias superiores, procedimiento quirúrgico.
Intervenciones de Enfermería:
      En los pacientes la posición de fowler facilita la expansión máxima del tórax y ayuda a expectorar el esputo. Los cambios frecuentes de de posición de los pacientes encamados ayudan a dilatar todas las áreas de los pulmones y a promover el drenaje de secreciones. La aspiración de secreciones ayudara a eliminar moco de las vías respiratorias superiores.
   Las personas suelen sentir menos ansiedad cuando saben que les sucederá, debemos de explicar al paciente las intervenciones que se le realizaran para disminuir su temor a los procedimientos quirúrgicos. Dar seguridad al paciente, adoptando una actitud firme y comprensiva.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top