Higiene
La higiene es el conjunto de conocimientos y técnicas que deben aplicar los individuos para el control de los factores que ejercen o pueden ejercer efectos nocivos sobre su salud. La higiene personal es el concepto básico del aseo, limpieza y cuidado de nuestro cuerpo.
Sus objetivos son mejorar la salud, conservarla y prevenir las enfermedades. Se entiende como higiene:
1. Limpieza, aseo de lugares o personas.
2. Hábitos que favorecen la salud.
3. Parte de la medicina, orientada a favorecer hábitos saludables, en prevención de enfermedades.
4. Reconocimiento, evaluación y control de aquellos factores y tensiones ambientales que surgen en el lugar de trabajo y que pueden provocar enfermedades, quebrantos de salud, quebrantos de bienestar, incomodidad e ineficacia de los trabajadores y los ciudadanos.
5. La higiene personal es la parte de la medicina que trata de los medios en que el hombre debe vivir y de la forma de modificarlos en el sentido más favorable para su desarrollo.
Salud

En la constitución de 1946 de la Organización Mundial de la Salud, la salud es definida como el estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.[1] También puede definirse como el nivel de eficacia funcional o metabólica de un organismo tanto a nivel micro (celular) como en el macro (social). En 1992 un investigador agregó a la definición de la OMS: "y en armonía con el medio ambiente", ampliando así el concepto.
..."La salud se mide por el shock que una persona pueda recibir sin comprometer su sistema de vida. Así, el sistema de vida se convierte en criterio de salud. "una persona sana es aquella que puede vivir sus sueños no confesados plenamente"...
Moshé Feldenkrais
En la forma física, es la capacidad que tiene el cuerpo para realizar cualquier tipo de ejercicio donde muestra que tiene resistencia, fuerza, agilidad, coordinación y flexibilidad.
Existe también la salud mental,el cual se caracteriza por el buen estado psíquico de una persona y su autoaceptación; en palabras clínicas, es la ausencia de cualquier tipo de enfermedad mental.

Salud física
Ejercicio
El ejercicio físico es el funcionamiento de alguna actividad para desarrollar o mantener una buena salud física y total. A menudo es dirigido hacia la afiliación de la capacidad atlética o la habilidad. El ejercicio físico frecuente y regular es un componente importante en la prevención de algunas enfermedades como problemas cardíacos, enfermedades cardiovasculares, Diabetes mellitus tipo 2, sobrepeso, dolores de espalda entre otras.
El ejercicio es bueno para una buena salud, además el ejercicio debe de complementarse con una dieta balanceada y una adecuada calidad de vida.(Ortega,G. 2007,pps) el ejercicio es un buen modo de mantener una buena salud ya que ejercitas tus músculos y les das fuerza además de el ejercicio no se debe olvidar comer sanamente (una dieta balanceada)pero también deben saber cual es el ejercicio adecuado para cada persona por que las personas que tienen asma no pueden ponerse a correr durante media hora ya que podrían tener problemas. Una vida saludable es ejercitar diariamente una serie de hábitos que nos van a ayudar a prevenir enfermedades y a que nuestro organismo funcione de modo correcto.
Entre estos hábitos, están: la buena alimentación, el descanso adecuado, el ejercicio físico, la higiene, evitar el consumo de sustancias perjudiciales para el organismo, como el tabaco, alcohol, y otro tipo de sustancias. Hay que prevenir estas sustancias.
Nutrición
La nutrición es una ciencia que estudia la relación entre la dieta, los estados de la salud y la enfermedad. Los nutriólogos son los profesionales de salud que se especializan en este campo. Son también los únicos profesionales de salud altamente entrenados capaces de proporcionar consejos e intervenciones dietéticas seguras.
Entre los extremos de salud óptima y muerte por hambre o desnutrición, hay una variedad de enfermedades que puedes ser causadas o aliviadas por cambios en la dieta. Las carencias, excesos y desequilibrios en la dieta pueden producir impactos negativos sobre la salud, que puede conducir a enfermedades como el escorbuto, obesidad u osteoporosis, así como problemas conductuales y psicológicos. Además, la ingestión excesiva de elementos que no tienen ningún papel evidente en la salud (ejemplo plomo, mercurio, dioxinas entre otros) puede incurrir en efectos tóxicos y potencialmente mortales, dependiendo de la dosis.
La ciencia de nutrición intenta entender como y por qué aspectos específicos dietéticos influyen en la salud.
¿Qué papel juega la alimentación en la prevención de enfermedades?

Una alimentación correcta, variada y completa, con una dieta equilibrada (cuyo modelo más reconocido es la “dieta mediterránea”), permite por un lado que nuestro cuerpo funcione con normalidad, es decir que cubra nuestras necesidades biológicas básicas ya que necesitamos comer para poder vivir y por otro lado, previene o al menos reduce el riesgo de padecer ciertas alteraciones o enfermedades a corto y largo plazo.

Basta con recordar el impacto que tienen en nuestra sociedad las llamadas "enfermedades de la civilización" tales como: hipertensión, obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, trastornos de la conducta alimentaria. Incluso ciertos tipos de cáncer se relacionan con una alimentación desequilibrada. Normalmente, no es una relación directa de causa-efecto, pero sí supone uno de los factores que contribuye a aumentar el riesgo de aparición y desarrollo de dichas enfermedades.

Actualmente, se reconoce la importancia de los alimentos, sobre todo de aquellos que se comportan como protectores. Tal es el caso de las fibras, que actúan como antioxidantes naturales, y de los vegetales, que contribuyen a disminuir el riesgo de patologías crónicas como las enfermedades del corazón, cáncer, obesidad y diabetes. Esencialmente la dieta mediterránea está compuesta por abundantes cereales y derivados (pasta, arroz, pan etc.), legumbres, frutas, frutos secos, verduras y poca cantidad de carnes rojas. El aceite de oliva colabora para aumentar el colesterol HDL (bueno) y disminuir el LDL (malo), evitando el depósito de placas de ateromas en los vasos sanguíneos. Es importante complementar lo anterior con actividad física.

Recomendaciones dietéticas generales sobre el consumo de alimentos:

- Leche y lácteos: Todos, especialmente los descremados.
- Carnes, pescado, huevos y derivados: Aves y carnes magras (pollo y pavo sin piel, ternera magra, conejo, lomo de cerdo ), hígado, pescados y huevos.
- Cereales, papas y legumbres: Todos, preferentemente los cereales integrales antes que los refinados, aunque esto depende de la dieta de cada persona.
- Verduras y Hortalizas: Todas, de ser posible una ración diaria cruda.
- Frutas: Todas, preferentemente frescas.
- Bebidas: Agua, caldos desgrasados, infusiones, jugos sin azúcar.
- Grasas: Aceites de oliva y semillas (girasol, maíz, soja), manteca y margarina vegetal, frutos secos.
- Otros: Mermelada, miel, salsas y acompañamientos de platos, a base de hortalizas.

Alimentos a consumir con moderación:

- Carnes semigrasas, vísceras, jamón serrano, york, etc : Fiambres de pollo y pavo, otros embutidos grasos. Son carnes bajas en grasas (3-5% grasas). Es conveniente consumirlos, con menor frecuencia o en menor cantidad.
- Cereales y patatas: Pan casero elaborado con aceite de oliva, papas fritas.
- Bebidas: Bebidas refrescantes, batidos lácteos, bebidas alcohólicas de baja graduación (cerveza, sidra, vinos de mesa).
- Grasas: Mayonesa, crema, postres caseros, helados, gelatinas, salsas comerciales y caseras (tipo bechamel).

Alimentos de consumo ocasional.

- Leche y lácteos: Leche condensada, lácteos muy grasos, quesos muy maduros o fermentados, lácteos con mermeladas y crema .
- Carnes grasas: Cerdo y ternera grasos, pato, carnes ahumadas o curadas, salchichas, foie gras, patés y pescados adobados, ahumados o en escabeche.
- Legumbres: Evitar aquellas que se cocinan con ingredientes grasos de origen animal (morcilla, tocino, chorizo, etc.)
- Frutas: En almíbar, secas, confitadas y escarchadas.
- Bebidas: Bebidas alcohólicas de alta graduación (licores y destilados).
- Grasas: Manteca, panceta, aceites de coco (sobre todo en cierta repostería industrial envasada), manteca de cacao y productos que la contengan (chocolate o cremas de chocolate tipo pralines).
- Otros productos: Snacks y productos de fast food, productos de pastelería y repostería rellenos o bañados en soluciones azucaradas, o chocolateados.

Consejos para la confección de menús saludables

- Incluir gran variedad de alimentos, pero no en grandes cantidades.
- Variar al máximo el tipo de alimentos dentro de cada grupo (distintas verduras, frutas, pescado etc).
- Respetar los horarios de comidas y no saltearse ninguna.
- Moderar el consumo de grasas de origen animal (grasas saturadas que tienden a aumentar el colesterol).
- Eliminar la grasa visible de carnes y aves antes de su cocción.
- Escoger preferentemente, con mayor frecuencia, las carnes más magras: (pollo, pavo, conejo, ternera magra, lomo) Desgrasar los caldos en frío antes de emplearlos en la elaboración de sopas, etc.
- Limitar el consumo de fiambres, embutidos y patés.
- Si se toman más de 2 vasos de leche entera o equivalente al día, se recomienda que la cantidad extra sea en forma de otros lácteos bajos en grasa.
- Comer, al menos, con igual frecuencia semanal, pescado y carne. El mínimo ideal es de cuatro veces a la semana.
- Comer, como mínimo, dos frutas diarias, procurando incluir algún cítrico (naranja, limón, mandarina).
- Incluir diariamente verduras, preferentemente en forma cruda (ensaladas).
- Comer entre dos y cuatro veces por semana legumbres, pastas alimenticias y arroz.
- Incluir cada día cantidad suficiente de cereales como los que hay en el pan.
- Limitar el consumo de alimentos muy azucarados y muy salados.
- Beber diariamente, entre un litro y un litro y medio de agua (4-6 vasos).
- Se recomienda especialmente el aceite de oliva pero también son interesantes otros aceites de las semillas de: girasol, maíz, soja (todos ellos, con grasas insaturadas cardioprotectoras). No mezclar aceite de oliva con los de semillas, desechar el aceite quemado que humea. No utilizar el mismo aceite para freír más de tres veces. En cuanto a la manteca y margarina, es mejor consumirlas en crudo.
- Distribuir la alimentación en tres comidas principales: desayuno, almuerzo y cena. Incluir alguna colación a media mañana y a media tarde, que se adapten a los horarios y necesidades particulares.
- Utilizar técnicas culinarias que aporten menos grasa a los alimentos: Por ejemplo, usar agua ya sea como cocido, hervido, vapor, escalfado o rehogado. También es adecuado usar la plancha o el horno. Es conveniente consumir fritos, rebozados, empanados, guisos y estofados moderadamente, además de desgrasarlos en frío, lo cual mejora su conservación y calidad nutricional.
- Emplear condimentos como hierbas aromáticas y especias, para que la comida resulte más apetitosa.

Salud mental
La salud mental es un concepto que se refiere al bienestar emocional y psicológico del individuo. Merriam-Webster define salud mental como: “estado del bienestar emocional y psicológico en el cual un individuo pueda utilizar sus capacidades cognitivas y emocionales, funcionar en sociedad, y resolver las demandas ordinarias de la vida diaria.”
Según la OMS, no hay una definición oficial de salud mental, Las diferencias culturales, evaluaciones subjetivas, y la competición de teorías profesionales, hacen difícil definir "la salud mental". En general, la mayor parte de expertos convienen que la salud mental y las enfermedades mentales no son contrarios. En otra palabras, la ausencia de un desorden mental reconocido, no es necesariamente un indicador de contar con salud mental.
La personalidad saludable
En Grecia nada se sabía de virus y bacterias, pero ya reconocían que la personalidad y sus características, desempeñan un rol fundamental en los orígenes de la enfermedad.
Galeno, una figura gigantesca del mundo antiguo ya observó la existencia de un vínculo muy estrecho entre la melancolía y el cáncer de mama. Ya en estos primeros enfoques médicos hay un criterio holístico en la consideración de la salud y la enfermedad.
Platón remarcaba que la buena educación es la que tendía con fuerza a mejorar la mente juntamente con el cuerpo. Reconocía, de alguna manera, que la salud corporal conduce a la higiene mental, pero, al mismo tiempo, que el buen estado mental predispone al buen estado corporal. Así, establecía, específicamente, que el alma "buena", por su propia excelencia, mejora al cuerpo en todo sentido.
En los tiempos actuales, desde el siglo XX, especialmente, pero también desde mucho antes -e incluso en la medicina oriental antigua-, se comienza a reconocer la necesidad de una concepción holística de la salud. En este sentido, tal vez la lección que haya que aprender de modo definitivo y cabal es que "somos básicamente lo que pensamos".
La concepción psicosomática nos obliga a atender nuestra interioridad como causa posible de perturbaciones del cuerpo. Esto es reconocido unánimemente por la clínica occidental, que ve que en los consultorios un altísimo porcentaje de consultas responde a distorsiones de la mente o de la personalidad, en sentido amplio.
Este nuevo enfoque no es dualista a la manera |cartesiana. Concibe al hombre como una unidad, en la que con mucha frecuencia anidan los poderes curativos, que estimulados, ayudan a resolver los problemas somáticos. La filosofía médica no materialista de este modo va incrementándose en el mundo en que otrora pudo predominar la medicina convencional.

HABITOS DE VIDA SANOS
Evitar el sedentarismo y realizar ejercicio físico frecuentemente contribuyen a un mejor control de ciertas enfermedades como la diabetes, además de mejorar la circulación. Todo esto, junto con una dieta hipocalórica (baja en calorías) contribuye a la pérdida de peso.

La práctica cotidiana de ejercicio físico aumenta el llamado buen colesterol (HDL-c), reduce los triglicéridos sanguíneos, refuerza la musculatura y contribuye al bienestar general, ya que alivia el estrés y la tensión.

El ejercicio debe ser regular, si es posible a diario, adaptado a los gustos del individuo, y debe adaptarse a la edad y posibilidades de cada persona.

Tomaremos precauciones en caso de sufrir riesgo cardiovascular y pérdida de sensibilidad nerviosa por el riesgo de lesiones.
Abandonar los hábitos tóxicos, como son el consumo de tabaco y drogas, el exceso de bebidas alcohólicas y el consumo innecesario de medicamentos.
Aprender a mantener un ritmo vital relajado y evitar el estrés que tanto perjudica nuestra calidad de vida.

Salud y deporte
Se ha demostrado que la actividad deportiva aporta beneficios para la salud, así como también implica un menor consumo de tabaco, alcohol y drogas. Se la utiliza con éxito para el tratamiento de la obesidad, la hipertensión arterial y otras enfermedades crónicas.

Se trata de aprovechar el tiempo de ocio de forma saludable.
La actividad física y la participación en un programa de ejercicios tienen un impacto positivo en la salud del individuo :
- Mejoramiento en la función cardiorrespiratoria.
- Disminución de factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares: reduce y controla la presión arterial, baja el porcentaje de grasa corporal, disminuye los niveles de LDL (colesterol malo), aumenta los niveles de HDL (colesterol bueno), mermando así la tasa de mortalidad y morbilidad.
- Beneficios psicológicos de la actividad física: disminución de la ansiedad y la depresión, aumento de los sentimientos de bienestar, autoestima y buen ánimo.
- La práctica deportiva reduce ciertos hábitos nocivos para la salud, como alcoholismo, tabaquismo y drogadicción.

Cada tipo de actividad física será implementada de acuerdo a ciertos parámetros tales como la edad, el sexo, el peso, la altura.

Frecuentemente, los estudiantes universitarios padecen de alteraciones de la columna vertebral, que se manifiesta como dolor de espalda, por lo que se les recomienda la práctica de natación o ejercicios específicos, tales como los abdominales.

También son frecuentes las consultas por cefaleas de tipo tensionales, que se producen en la mayoría de los casos por contracturas musculares. El pilar del tratamiento para este tipo de dolencias es justamente la actividad física regulada.

Todo tipo de actividad física debe ser progresiva y previamente categorizada por especialistas (médicos deportólogos), quienes indicarán los ejercicios adecuados e individualizados para cada persona.

Vacunas

Las vacunas son la mejor herramienta para prevenir distintas enfermedades infecciosas.

Muchos adolescentes y adultos carecen de la protección adecuada contra algunas enfermedades que podrían prevenirse tan sólo con un esquema de vacunación completo.
¿Qué es el tétanos?
Es una enfermedad infecciosa, con alta mortalidad, producida por la toxina de una bacteria, altamente resistente al calor, los antisépticos y los desinfectantes; que puede encontrarse en la materia fecal de seres humanos y animales, en el suelo y en la tierra.

¿Cómo se contagia?
El tétanos no se contagia de persona a persona. Puede contraerse a través de pinchazos, heridas, quemaduras, mordeduras de animales, fracturas expuestas y en partos o abortos sépticos.

¿Todas las heridas son riesgosas?
Sí, todas las heridas pueden ser riesgosas, por eso es importante lavarlas con agua y jabón, desinfectarlas y consultar sobre la necesidad de gammaglobulina y vacuna.

¿De qué manera podemos prevenirnos?
A través de la Vacuna Antitetánica, la cual es muy segura y bien tolerada.
En la infancia, se aplica con la Vacuna Triple Bacteriana, Cuádruple o Quíntuple a los 2, 4, 6 y 18 meses de edad, con un refuerzo de Vacuna Triple al ingreso escolar. A los 16 años, se debe aplicar una dosis de Vacuna Doble de adultos y dar refuerzos cada 10 años para mantener la inmunidad.

Las personas que no tengan su esquema completo deben recibir tres dosis:
- 1- dosis: Día 0.
- 2- dosis: Al mes de la primera dosis.
- 3- dosis: Al año de la tercera dosis.
Hepatits B

Es una enfermedad altamente contagiosa producida por el virus de la Hepatitis B.

¿Cómo se contagia?
Por contacto con sangre o líquidos corporales de una persona infectada, a través de relaciones sexuales sin protección, compartiendo agujas y elementos punzantes (adictos intravenosos, máquinas de afeitar, cepillos de dientes, tatuajes, etc.) o bien durante el parto.

¿Cuál es la población de mayor riesgo?
Las poblaciones con mayor riesgos son los adictos intravenosos, los adultos sexualmente activos con múltiples parejas, los pacientes hemodializados, los hijos de madres portadoras del virus de la Hepatitis B, los trabajadores de la salud, quienes tengan algún miembro de la familia infectado y finalmente los adultos jóvenes y adolescentes, cuyo mayor factor de riesgo de transmisión es el sexo.

¿Cuáles son los síntomas de la Hepatitis B?
El virus de la Hepatitis B puede provocar una infección aguda con síntomas tales como: pérdida de apetito, cansancio, vómitos y diarrea, dolores musculares, de las articulaciones y abdominales. A veces, puede observarse coloración amarillenta de la piel y mucosas, además de una coloración oscura de la orina.

La Hepatitis B puede evolucionar a una forma crónica, provocando cirrosis o cáncer de hígado.

Después de producirse la infección aguda, entre un 6 y un 10% de los pacientes afectados evoluciona a la cronicidad. El 25% de los portadores crónicos presentará una Hepatitis crónica activa con cirrosis y carcinoma hepatocelular.

¿Quiénes deben recibir la vacuna contra la Hepatitis B?
Pueden recibirla todas las personas menores de 18 años y las mayores que estén situación de riesgo.

¿Cuántas son las dosis que deben recibir?
Son tres dosis: los adolescentes recibirían la primera dosis en cualquier momento, la segunda, al mes de la primera y la tercera, a los seis meses de la primera.

¿Cómo puedo cuidar mis ojos?
• Control oftalmológico anual.
• Visita al especialista, ante la presencia de: ojos congestionados, cansancio visual, lagrimeo o dolor de cabeza frecuentes, visión borrosa, manchas de color amarronado (lunares) dentro o fuera del ojo, que modifican su tamaño.
• Conocer los antecedentes familiares, de padres y abuelos, sobre todo si tienen o tuvieron alta presión ocular (glaucoma), alguna enfermedad de la retina o son usuarios de lentes. Además es importante tener en cuenta antecedentes de Miopías, Hipermetropías, Astigmatismos, ya que hay muchas enfermedades que se transmiten hereditariamente.
• Realizar un control oftalmológico anual, que incluya un estudio de fondo de ojo.
• Todas aquellas personas que padezcan Diabetes; Hipertensión Arterial; Hipercolesterolemia; o enfermedades inmunológicas, deben realizar un control oftalmológico con fondo de ojo por lo menos una vez al año.
• En el caso de personas mayores de 40 años, es importante que realicen una toma de presión intraocular una vez por año.
• Ante cualquier anomalía en los párpados, se debe efectuar la consulta médica y no recurrir a métodos caseros indiscriminados, que pueden resultar perjudiciales.
• El uso de los anteojos debe ser personal. No utilizar anteojos ajenos, ni recetados por el oftalmólogo, ya que pueden producir dolor de cabeza o encubrir otras patologías.
• Los lentes de protección pueden salvar un ojo. Su utilización resulta muy importante tanto para exposiciones al aire libre, como para actividades deportivas. También en aquellas profesiones o trabajos que lo requieran como por ejemplo cirujanos, odontólogos, chapistas, soldadores, mecánicos, trabajadores con exposición a altas temperaturas o a radiación ultravioleta, obreros de la construcción, motociclistas, ciclistas, y quienes permanecen muchas horas delante de la computadora. En cada caso, deben tener características especiales indicadas por el oftalmólogo.
• Cuidado de las lentes de contacto (respetar los tiempos de vida útil, tanto en los descartables como en los que no lo son; higiene adecuada que incluye el lavado de manos como el del recipiente donde se guardan; uso de colirios de ayuda en lugares con gran calefacción, refrigeración o ambientes con mucho humo).
• En caso de no poder retirar un lente de contacto, es importante no tirar de él e ir colocando el colirio que se utiliza habitualmente, a razón de una gota cada 2 minutos. En caso de no poder retirarlo, continuar colocando las gotas hasta llegar a la guardia oftalmológica más cercana.
• La graduación de las lentes de contacto, debe ser indicada y cambiada por el oftalmóloogo. La periodicidad de los controles oftalmológicos debe ser mayor, a fin de prevenir lesiones .

Como decía la publicidad del Consejo Argentino de Oftalmología (CAO): “Son solo dos por vida”

Las infecciones en las piletas



Al comenzar la época de calor los chicos y grandes recurren a la pileta como medida para refrescarse y de diversión. Por eso las máximas medidas de higiene en las piletas resultan fundamentales a la hora de cuidar nuestra salud. Las aguas que no se renuevan con frecuencia o no tienen suficiente cantidad de cloro, y los vestuarios/duchas suelen ser caldos de cultivo de diversos gérmenes.

Entre las principales afecciones, se encuentran:

1. Otitis del nadador.

Esta es la más común de las otitis, y también se la conoce como "otitis de pileta". Se produce cuando el oído externo entra en contacto con aguas contaminadas, quedando así atrapada en el conducto auditivo externo. La humedad contribuye a la maceración de este conducto y crea un medio propicio para el desarrollo de bacterias u hongos. La primera manifestación es una sensación de oído tapado y prurito (picazón), luego se agrega intenso dolor y una secreción serosa. A medida que el proceso avanza, puede transformarse en purulenta. En algunos casos, la obstrucción producida por la inflamación del conducto auditivo externo puede producir la disminución transitoria de la audición. Por lo general, la enfermedad cede con un tratamiento local basado en gotas antibióticas. Cuando estos episodios se producen en forma reiterada, es conveniente que durante la permanencia en la pileta se utilicen tapones para los oidos, y que al finalizar cada baño se coloquen gotas de alcohol puro o alcohol boricado para limpiar el conducto auditivo.


2. Conjuntivitis.

Se denomina así a la inflamación de la conjuntiva, que es una membrana delgada y transparente que recubre la parte blanca del ojo y el interior de los párpados. La transmisión de los gérmenes se produce a través de aguas que no contienen suficiente cloro. Entre una semana y diez días de haberse infectado, aparece una intensa congestión (enrojecimiento) de la conjuntiva acompañada de lagrimeo, sensibilidad a la luz, secreción (clara o espesa) y en ocasiones se agrandan los ganglios preauriculares. En un principio puede afectar un solo ojo, pero luego se extiende a ambos ojos. Su tratamiento se basa en colocar gotas (colirios) o pomadas con antibióticos. Si existen secreciones (lagañas), se deben limpiar con una gasa estéril embebida con solución fisiológica o té tibio.


3. Pie de atleta.

Es la infección de los espacios interdigitales y de la planta del pie, producida por hongos. Los espacios húmedos, como el suelo de los vestuarios y duchas, suelen ser un caldo de cultivo de los hongos responsables del pie de atleta (tiña pedis). La presencia de descamación, maceración, fisuras y picazón entre los dedos, especialmente entre el cuarto y el quinto, son las manifestaciones más comunes de esta afección. Si se hace crónica, estos síntomas se extienden a las plantas, talones y bordes de los pies. También puede presentarse bajo la forma de vesículas y ampollas en la planta, dorso y dedos de los pies. El tratamiento consiste en una buena higiene del pie, y según el caso la aplicación de cremas o polvos antimicóticos. En los casos persistentes, se deben utilizar antimicóticos por vía oral.
Para prevenirla es conveniente evitar el calor y la humedad de los pies, que se ve favorecida por la transpiración. Es aconsejable el calzado abierto para la evaporación del sudor, un secado adecuado del pie y la aplicación de polvos pédicos o de productos antimicóticos después del baño.


RECOMENDACIONES:

Para disfrutar tranquilos de un buen chapuzón es necesario tomar algunas medidas de precaución.
a) Verificar que el agua de las piletas a la que se concurre, se renueve periódicamente y que sea tratada con productos específicos que aseguran su pureza.
b) Las pequeñas heridas (cutáneas o mucosas) son la puerta de entrada de algunos gérmenes, produciendo dermatitis (de diferentes formas de presentación) especialmente en la zona del traje de baño. Por eso, si tienen algún tipo de herida, lastimadura o irritación en alguna parte del cuerpo es preferible consultar a su médico o que no ingresen a la pileta hasta que estas estén curadas. Un consejo útil es ducharlos con agua dulce una vez que salieron de la pileta
c) No andar descalzo en los vestuarios y duchas. Es conveniente que utilizar sandalias de goma.
d) El agua también es un medio de contagio de piojos, por lo tanto en las piletas de clubes es recomendable utilizar gorras de baño en las niñas. Y examinar, al finalizar el día, en forma intensa todo el cabello, incluso con el pasaje del peine fino.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top