El vértigo es un motivo de consulta frecuente y consiste en la sensación subjetiva de movimiento en forma de giro, que indica una alteración funcional de los canales semicirculares, del VIII par craneal o de los núcleos vestibulares. Sin embargo el paciente puede referir mareo que se manifiesta como debilidad, confusión, lipotimia o sensación de inestabilidad.

ANAMNESIS

Se requiere un interrogatorio exhaustivo para determinar si los síntomas referidos por el paciente corresponden o no a un vértigo verdadero, diferenciándolo de episodios sincopales, desequilibrio, inestabilidad o lipotimias.


REVISION POR SISTEMAS

Debe hacerse énfasis en la presencia concomitante de síntomas otológicos y neurológicos:

OTOLOGICOS NEUROLOGICOS

- Hipoacusia continua o fluctuante - Alteración de conciencia
- Tinitus - Déficit motor o sensitivo
- Otalgia - Convulsiones
- Otorrea - Disfagia
- Parálisis facial
- Síntomas compatibles con rinitis o sinusitis

ANTECEDENTES

Patológicos : Enfermedades sistémicas como HTA, dislipidemia, hipotiroidismo, hiperuricemia, hipoglicemia, diabetes o sífilis.
Traumáticos : TCE, barotrauma y trauma acústico.
Farmacológicos: Anticonvulsivantes, salicilatos, sedantes, antibióticos y ansiolíticos.
Tóxicos : Alcohol, psicotrópicos.




EXAMEN FISICO

Inspección completa de la cabeza y el cuello, con palpación de todas las estructuras.
El examen ORL comprende rinoscopia anterior, laringoscopia indirecta, examen de cavidad oral , otoscopias y pruebas con diapasones.
La realización de un examen neurológico es muy importante. La valoración de los pares craneales y las pruebas de función del cerebelo como test dedo-nariz, adiadococinesia y Romberg aportan información muy valiosa para llegar a un diagnóstico correcto.

NISTAGMUS

Se denomina el movimiento reflejo de los ojos que tiene dos componentes uno lento y otro rápido. La dirección del nistagmus la da el componente rápido y puede ser horizontal, rotatorio o vertical.
El nistagmus puede ser espontáneo, provocado o posicional.

VERTIGO PERIFERICO CENTRAL

Latencia sí no

Duración intermitente continuo

Fatiga sí no

Dirección horizontal rotatorio vertical

Incidencia frecuente ocasional



ETIOLOGIA

El objetivo de la valoración del paciente es determinar la posible etiología del vértigo e identificar si es periférico o central. Para proceder a realizar los exámenes y pruebas complementarias para confirmar o descartar la patología de base e iniciar el manejo definitivo.
El siguiente cuadro resume las patologías más frecuentes que se manifiestan con síndrome vertiginoso.

Origen periférico Origen central

- Laberintitis - Neurinoma del acústico
- Otitis media - Esclerosis múltiple
- Paroxístico benigno - Vascular
- Post-traumático - Epilepsia
- Ototoxicidad - Tumores fosa posterior
- Otoesclerosis
- S. Meniere
- S. Cogan
- Neuronitis vestibular
- Oscillopsia
- Fístula perilinfática

Alteraciones neurológicas Alteraciones cardíacas

- Cerebelosas - Arritmias
- Extrapiramidales - Estenosis aórtica
- Intoxicaciones exógenas - Seno carotídeo
- Tumor intracraneal


Alteraciones vasculares Alteraciones metabólicas

- Hipotensores - HTA
- Hipovolemia - Dislipidemia
- Insuficiencia autónoma - Hipotiroidismo
- Hiperuricemia
- Hipoglicemia


Infecciones Alteraciones Psiquiátricas

- Sífilis - Hiperventilación
- Ansiedad
- Trastorno afectivo




TRATAMIENTO MEDICO SINTOMATICO

El manejo definitivo del vértigo va dirigido hacia la etiología de base. Sin embargo debe reducirse la incapacidad del paciente mientras se establecen el diagnóstico y tratamiento definitivo.
Los medicamentos utilizados para el manejo sintomático del vértigo son antihistamínicos como el dimenhidrinato, la difenhidramina, la prometazina, la meclizina o la hidroxicina. Pueden utilizarse esteroides en casos agudos que no esten asociados a infección. Se usan vasodilatadores como el ginkgo biloba, o bloqueadores de los canales del calcio como la flunarizina, la cinnarizina , el nimodipino y la betahistina. Algunos pacientes con cuadros agudos severos requieren hospitalización con terapia intravenosa, antieméticos y sedación.
En los casos de vértigo posicional paroxístico benigno es útil la terapia vestibular y en algunos casos de vértigo crónico muy incapacitante la neurectomía del vestibular posterior dá buenos resultados.
Últimamente se está utilizando la inyección intratimpánica de corticoesteroides y gentamicina con excelentes resultados para tratamiento del vértigo de Meniere en sus fases avanzadas.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top