POST CREADO POR maxix09
Al momento, muchos productos de adelgazamiento

o complementos incluyen en su composición cafeína,

atribuyendo a la misma

un potente efecto lipolítico

o

Quema Grasas .










El argumento principal utilizado por dichos productos de consumo oral o de uso tópico es que la cafeína activa la lipólisis o la degradación de las grasas en el organismo, si este fundamento fuera verdadero, pues la cafeína contribuiría grandemente con los planes de adelgazamiento.


No obstante esta “fama” adquirida por la cafeína, su postura frente al metabolismo de las grasas se encuentra controvertida. Por un lado, algunos estudios han observado tras el consumo de cafeína un aumento de los ácidos grasos libres en el torrente sanguíneo lo que confirmaría su participación en la oxidación de grasas.

Sin embrago, existen investigaciones que contrastan con los hallazgos anteriormente dichos y han demostrado que aunque la cafeína incrementa la transformación de grasas a ácidos grasos, éstos últimos no sufren una mayor oxidación, por lo tanto, no aumenta la utilización de estas sustancias como sustrato energético de las células.






Así, las conclusiones que se pueden sacar acerca del rol “quema grasas” de la cafeína son pocas. Es limitado lo que se conoce acerca de la cafeína y su participación en el metabolismo de las grasas.

El consumo limitado de cafeína no supone efectos adversos, igualmente se recomienda la ingesta moderada en niños y embarazadas, como así también en personas que son más susceptibles a la sustancia. Lo recomendado es no superar las 2 o 3 tazas de café al día o limitarse a ingerir 300 mg de cafeína por día.

Ahora bien, también se debe considerar el aporte de cafeína proveniente de otros productos como cápsulas, comprimidos, bebidas energéticas, entre otros que pueden aumentar considerablemente su aporte y llevarnos a sobrepasar la dosis recomendada y considerada como segura.





Las principales fuentes de cafeína son el café, el , la yerba mate y sus derivados.

Cuando se acerca el verano y el calor hace saltar las publicidades que promocionan el descenso de peso. Pero… ¡ojo!, no nos dejemos engañar, así como sucede con la cafeína, existen muchas otras sustancias que se consideran mágicas a la hora de vender un producto que nos hará lucir genial y nos ayudará a estar en forma.

Es imprescindible informarnos al respecto y saber de qué se trata el producto, alimento o medicina que estamos por adquirir. No olvidemos que, lamentablemente, primero se encuentran las ganancias en el ámbito comercial. Pues para nosotros, lo primordial debe ser nuestra salud.







Efectos de la cafeína al hacer ejercicio







Te levantas por la mañana y para activarte te tomas un café, decaes en el trabajo y para despertarte te tomas un café, pero, ¿la cafeína tomada antes de hacer ejercicio estimula y ayuda a elevar el rendimiento?
Se puede pensar que sí, porque al ser un estimulante nos pone a tono aumentando frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria y haciendo que nuestro cuerpo esté listo para el pistoletazo de salida. Pero si estamos en el caso de una competición, los simples nervios antes de comenzar pueden suplantar el efecto de la cafeína, con lo que tomar un café antes puede empeorar las cosas (demasiado nerviosismo, excitación o aparato digestivo demasiado activo…)

También se piensa que tomar un café antes de un ejercicio de larga duración hará que se quemen más grasas y se reserve el tan preciado glucógeno para el tramo final de la prueba. Recientes investigaciones discrepan con este punto, por lo que tampoco se puede afirmar que tomando café se mejore el rendimiento.







Lo que sí se puede afirmar es el efecto de la cafeína a nivel psicológico, es decir, la estimulación cerebra con cafeína antes de realizar una prueba que suponga esfuerzo supondrá una disminuación del nivel de percepción de fatiga. Vamos, que retrasarías la temida sensación del: “ya no puedo más”.

Como vemos todo es muy subjetivo en el tema de la cafeína y el deporte. A unos les irá bien y a otros fatal, con lo que es uno mismo y sus sensaciones el que decidirá si el suplemento de cafeína le aporta alguna mejora en el rendimiento o no. Lo que sí está claro es que una buena hidratación y alimentación superan con creces cualquier efecto que pueda tener de más la cafeína.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top