Un estudio de la Universidad de Stanford, California, sugiere que correr puede ayudar a combatir el insomnio o los problemas con el sueño.

Entonces, si no estás durmiendo como te gustaría, quizás 30 minutos diarios de ejercicio aeróbico de bajo impacto (un trote ligero o una caminata rápida y constante) pueden ser tu solución!

Correr no sólo libera endorfinas que mejoran tu humor, sino que garantiza un mejor descanso.
Ponelo a prueba!!



Comparte este artículo con tus amigos
 
Top