Según los resultados de la investigación, en la que participaron 20.055 recién nacidos y que fue publicada en la revista The Lancet, la prueba, que mide los niveles de oxígeno en sangre en los bebés, es capaz de detectar más casos de cardiopatías que los actuales métodos.
Los científicos aseguran que este tipo de examen debería ser adoptado como método de valoración rutinario de todos los recién nacidos antes de darles el alta hospitalaria.

La fundación Británica del Corazón señaló que la prueba puede marcar una gran diferencia, teniendo en cuenta la cantidad de casos que no son diagnosticados actualmente.

Las anomalías congénitas del corazón -como orificios o válvulas defectuosas- afectan aproximadamente a 1 de cada 145 bebés y son una de las principales causas de mortalidad infantil en el mundo desarrollado.

Las técnicas actuales de detección implican una ecografía de ultrasonidos, que se realiza durante el embarazo, o la auscultación del corazón poco después del nacimiento. Sin embargo, en ocasiones no detectan algunas anomalías.
Oximetrías


En este estudio, en el que participaron seis hospitales de Reino Unido, los médicos utilizaron pruebas de oximetría de pulso, que miden los niveles de oxígeno en la sangre.

Si estos eran demasiado bajos o variaban entre las manos y los pies, se llevó a cabo un examen más detallado.

dijo:
Es un valor añadido a las técnicas existentes y es probable que sea útil para la identificación de los casos críticos de defectos congénitos cardiacos que de otra forma no se detectarían" Andrew Ewer, Universidad de Birmingham


Las pruebas de oximetría detectaron el 75% de las cardiopatías críticas. En combinación con las técnicas tradicionales, se llegaron a detectar un 92% de los casos.

"Es un valor añadido a las técnicas existentes y es probable que sea útil para la identificación de los casos críticos de defectos congénitos cardiacos que de otra forma no se detectarían", aseguró el doctor Andrew Ewer, que dirigió la investigación en la Universidad de Birmingham.

Según explica el periodista de la BBC James Gallagher, en Estados Unidos, algunos estados ya están practicando oximetrías a los recién nacidos.

William Mahle, de la Universidad Emory, en Georgia (EE.UU.) y Robert Koppel, del Centro Médico Cohen para la Infancia, Nueva York (EE.UU.) señalan que "la decisión de introducir otra prueba de detección para los recién nacidos debe hacerse después de una cuidadosa consideración".

"Los sistemas de salud en los países desarrollados ya están sobrecargados. Sin embargo, los datos de peso proporcionados por este estudio apoyan la inclusión de la oximetría de pulso en el cuidado del recién nacido".

FUENTE: BBC
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top