Las 7 cosas que causan cáncer y que no imaginabas‏



Los principales responsables del cáncer son el tabaquismo, la obesidad y la exposición al sol. Pero, ¿conoces los demás? Te decimos cuáles son para que puedas tomar precauciones.

Existen una gran variedad de productos comunes, algunos de ellos bastante sorprendentes, que también pueden actuar como desencadenantes de la enfermedad, según la Agencia Internacional de la Organización Mundial de la Salud para la Investigación del Cáncer (IARC). He aquí una guía de siete probables agentes cancerígenos.

Café: Desde hace años se viene gestando entre la comunidad científica un acalorado debate acerca de los efectos saludables del café, ya que por un lado eleva el riesgo de algunos tipos de cáncer mientras que reduce las posibilidades de padecer otros. Según un informe de la IARC vinculado el consumo de café, un consumo excesivo podría favorecer la aparición del cáncer de vejiga, mientras que un estudio publicado en mayo reveló que los hombres que consumen seis o más tazas al día tenían un 60 por ciento menos de probabilidades de desarrollar cáncer de próstata. Y bebiendo dos o más tazas al día aumenta el riesgo de cáncer de pulmón en un 14 por ciento, según una revisión de 2010. ¿En qué quedamos pues? Parece que aún no hay consenso y que tendremos que esperar a un estudio más definitivo.

Clasificación: Probable cancerígeno.
Polvos de talco: Utilizado para mantener la piel seca y prevenir erupciones, los polvos de talco pueden causar cáncer de ovario si se aplican en los genitales femeninos. Las partículas del papel higiénico, diafragmas, condones y las aplicaciones de talco pueden viajar a través de la vagina, el útero y las trompas de los ovarios. Tras analizar los datos resultantes de 16 estudios diferentes de algunos de estos productos, se comprobó que los usuarios de polvos de talco tenían un 30 por ciento más de probabilidades de padecer cáncer de ovario. Una alternativa segura, el polvo de almidón de maíz, que no está relacionado con el cáncer.


Clasificación: posible cancerígeno.

Alcohol: Casi el 10 por ciento de los cánceres en hombres y el 3 por ciento en las mujeres son provocados por un consumo excesivo de alcohol, según afirma un equipo de investigadores alemanes. En los ocho países europeos estudiados, más del 54 por ciento de los casos de cáncer relacionados con el alcohol -tales como los cánceres del tracto digestivo superior, colon, hígado y mama- se habría evitado si las mujeres se hubieran limitado a tomar una sola bebida alcohólica al día y los hombres a dos bebidas.


Clasificación: cancerígeno conocido.

Terapia hormonal sustitutiva (THS): Se utiliza para aliviar los síntomas de la menopausia y se presentan como una píldora, parche o anillo vaginal. La terapia de reemplazo hormonal puede incluir solo estrógeno o una combinación de estrógeno y progesterona. Según un informe de Women’s Health Initiative study, el uso diario aumenta el riesgo de las mujeres de padecer cáncer de mama entre un 5 y un 6 por ciento. Aquellas terapias que contienen únicamente estrógeno quintuplican el riesgo de cáncer de útero. Los médicos aconsejan reducir al máximo la THS y someterse a ella el menor tiempo posible.

Clasificación: cancerígeno conocido.

Pescado salado. Comer pescado salado, un alimento popular en países nórdicos y asiáticos, aumenta el riesgo de cáncer de nariz, estómago y colon. Los estudios también vinculan el consumo de alimentos muy salados con la amenaza de desarrollar cáncer de ovario y cáncer de próstata. Además, los expertos recomiendan el consumo moderado de caviar. En 2010 un estudio japonés reveló que 77,500 hombres y mujeres que comían huevas de pescado salado con frecuencia poseían la mayor tasa global de cáncer.

Clasificación: cancerígeno conocido.


Cabinas de rayos UVA. Los dermatólogos no aceptan como tal el término ‘bronceado saludable’, utilizado como reclamo publicitario sobre todo por el sector de la cosmética, ni lo asocian a ningún tipo de producto o alimentos. Especialmente polémico ha sido el caso de las cabinas de rayos UVA, muy populares hace unos décadas y cada vez más en desuso. Algunas de estas ‘camas solares’ emiten de 10 a 15 veces más radiación UV que el sol del mediodía. Según un estudio de 2010, los jóvenes que han utilizado alguna vez estas cabinas tienen más probabilidades de contraer melanoma, la forma más mortal de cáncer de piel, y aquellos que las han usado 10 veces o más tienen el doble de riesgo. Los índices de melanoma en las mujeres jóvenes se han triplicado en los últimos 30 años, en gran parte debido al uso de estas cabinas.

Clasificación: cancerígeno conocido.


Retardantes del fuego en productos para bebés: En la década de los 70, se retiraron del mercado algunos productos con propiedades ignífugas (retardantes Tri) utilizados en la ropa de cama de los niños al considerarlo un posible cancerígeno. En mayo, un estudio encontró Tri clorado en más de un tercio de los productos para bebés con espuma de poliuretano probados, incluyendo almohadas, asientos de coche, sillitas de paseo y tronas. Un programa de la EPA no solo ha identificado la sustancia como una amenaza de cáncer, también informa de que los estudios en animales han revelado defectos del desarrollo, anemia, insuficiencia hepática y problemas reproductivos.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top