POST CREADO POR chispita0

Hola a todos/as! Me dirijo tanto a hombres y mujeres porque creo que este tipo de información tiene que estar al alcance de todas las personas, hombres y mujeres, para que entre todos logremos modificar algunos hábitos poco saludables, conservar los buenos y disfrutar al llevar (o acompañar) esta etapa tan especial de la vida, que tiene sus cuidados, que no son tantos, pero es bueno conocerlos para ayudar a tener una mamá y bebé saludables y felices!







Aumento de peso adecuado durante el embarazo: según índice de masa corporal (IMC): 


IMC: 
bajo peso materno: menor a 18,5 - aumento recomendado: 12 kg a 18 kg.

peso adecuado: IMC 18,5 a 24,9 - aum. rec.: 11 kg a 16 kg.

sobrepeso: IMC 24,9 a 29,9 - aum. rec.: 7 kg a 11 kg.

obesidad: IMC mayor a 30 - aum. rec.: 5 kg - 7 kg.


El IMC se saca con la siguiente cuenta:
Peso en kilos / Talla al cuadrado (en metros). Es decir, un ejemplo sería: [50 kg] dividido [1,60 m al cuadrado] => IMC = 19,5 kg/m2


Energía: el embarazo es un momento de la vida que requiere un aumento en la necesidad de
nutrientes
. Con esto quiero decir algo muy importante: el embarazo No es momento para bajar de peso, sí es momento para adquirir buenos hábitos de alimentación, pero jamás para perder peso, comer menos, hacer dieta o intentar bajar de peso hace que la mamá produzca cuerpos cetónicos.
Ahora bien, qué son los cuerpos cetónicos?


Los cuerpos cetónicos son sustancias que atraviezan la placenta, y ocasionan daño cerebral en el bebé. Por eso es que se recomienda a las futuras mamás dejar la "dieta" para adelgazar para otro momento. Para evitar la formación de cuerpos cetónicos también es importante que la embarazada evite saltearse comidas (lo ideal es hacer de 4 a 6 comidas diarias) y que consuma cantidades adecuadas de Hidratos de Carbono de buena calidad y que aporten energía al organismo, las cantidades varían dependiendo de cada persona, peso y situación, pero en términos generales se puede decir que los pueden encontrar en:

- La mayoría de las frutas y las verduras. Éstas también suelen ser ricas en fibra, vitaminas y minerales.




- Panes, pastas y cereales: como el arroz, el trigo, la avena, cereales de desayuno, etc.


- Legumbres: como lentejas, porotos, lentejas, alubias, garbanzos.



Proteínas: tienen muuuuchas funciones, una de las más importantes: necesaria para formar tejidos. Proteínas de buena calidad se pueden encontrar sobre todo en alimentos de origen animal, como son la leche, quesos, yogur, huevos y todo tipo de carnes. Ojo con la manteca y la crema! Éstas prácticamente no tienen proteínas ni Calcio, sino mucha grasa!



Lípidos: también llamados grasas, son necesarios durante esta etapa, siempre en cantidades moderadas. Las mejores provienen de fuentes vegetales, como puede ser los aceites de oliva, maíz o girasol. Los últimos dos proveen además aceites esenciales, también las semillas (sésamo, lino, chia, etc.) y los frutos secos (nueces, almendras, avellanas, etc.) . Nuestro cuerpo necesita que consumamos aceites esenciales porque no los puede producir solo!




En cuanto a las grasas de origen animal, es mejor reducir su consumo, como las cremas o mantecas, y siempre preferir lácteos descremados. Por otro lado EVITAR SIEMPRE las margarinas, con excepción de las Dánica o alguna libre de grasas TRANS, estas grasas son MUY perjudiciales para la salud, entre sus efectos: contribuye al aumento del colesterol malo en el cuerpo, ayudando a tapar las arterias y a dañar al corazón.



Hierro: éste es uno de los protagonistas del embarazo, su requerimiento aumenta mucho en el embarazo, se utiliza para el desarrollo del bebé, la placenta entre otras cosas. Las principales fuentes de hierro son las carnes, particularmente las rojas. Para demitificar un poco las cosas: las lentejas, así como otros alimentos de origen vegetal, tienen hierro, el problema es que el hierro vegetal se absorbe muuuuuuuuuuuucho menos que el de las carnes. Como es sumamente difícil (por no decir casi imposible) cubrir las necesidades de hierro en el embarazo únicamente con alimentos, siempre se suplementa en estas mujeres, con pastillas con hierro que serán recetadas por su médico, preferentemente 3 meses antes de quedar embarazada (obviamente en un embarazo planificado, sino, lo antes posible).

La falta de hierro en el embarazo es algo peligroso, aumenta la mortalidad materna, riesgo de parto prematuro y mortalidad del bebé.


Calcio: su requerimiento aumenta y se encuentra principalmente en los lácteos: leches, yogures y quesos. Éstas son la MEJORES fuentes. Si la mamá no consume suficiente calcio sus huesos y dientes se debilitarían enormemente! Es necesario comer 3 porciones al día (cada porción equivale a un vaso de leche, un pote de yogur o una porción de queso fresco tamaño cassette de música).

Ácido fólico: sumamente importante en el embarazo! Para evitar la anemia y sobre todo porque es indispensable para la formación del tubo neural del bebé en desarrollo!! Se encuentra fundamentalmente en las verduras de hoja verde oscura, como son la acelga, la espinaca, etc. Por su gran importancia y riesgo en caso de que falte su consumo, también se suele suplementar junto con el hierro.


Alcohol: de más está decir que está totalmente desaconsejado, su consumo, incluso moderadamente, se asocia a malformaciones del bebé y falta de crecimiento pre y post natal.






Azúcares y edulcorantes: éste es un tema muy controvertido en la actualidad, si bien el azúcar y la miel no se desaconsejan en un embarazo normal, es recomendable consumirlos con moderación, lo mismo con golosinas en general, que son ricas en azúcares simples y grasas saturadas y trans, porque en general no aportan mcuhos beneficios pero sí muchos perjuicios si se consumen en exceso. En casos donde hay hiperglucemia o diabetes debe consultar con su médico. Si la mamá tiene sobrepeso es mejor evitar o reducir este tipo de alimentos.


Por otro lado, los edulcorantes no suelen estar recomendados en el embarazo, primero porque no se busca que la madre pierda peso sino que aumente, y segundo porque como la mayoría de ellos atraviesa placenta y, al ser bastante nuevos algunos, no se conocen bien sus efectos a largo plazo, se desaconseja su uso en mujeres embarazadas. Sin embargo se decide utilizarlos, lo mejor es ir rotando, no consumir siempre el mismo (en los paquetes dicen los ingredientes, es bueno ir variando: sucralosa, acesulfame-k, aspartame, ciclamato de sodio, sacarina, esteviósidos).



Recordemos siempre que lo más importante en esta etapa es que la mamá tenga una alimentación lo más variada posible, que coma de todo un poco pero sin excesos. Tanto el escaso aumento de peso como el excesivo aumento pueden traer graves consecuencias para la salud de la mamá y para su bebé.




FUENTES BIBLIOGRÁFICAS:

- Fundamentos de Nutrición Normal - L. López, M. Suárez. Editorial Ateneo
- Dietoterapia de Krause - Mahan, Escott-Stump. 12a Edición.
- Soy estudiante del 5to año de la Licenciatura en Nutrición : P
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top