Efectos cancerígenos de la sacarina: mito o realidad




La sacarina es uno de los edulcorantes artificiales más estudiados y controvertidos de la historia. Esto se debe a que existieron y existen muchas opiniones científicas encontradas sobre los posibles efectos cancerígenos de dicho edulcorante. Por ello, es muy interesante analizar si estos efectos nocivos sobre la salud son un mito o una realidad.


En los primeros años después de su descubrimiento las propiedades de la sacarina fueron muy bien recibidas, ya que esta ayudó a tratar diferentes patologías como la diabetes y la obesidad. Pero, también comenzó a ser cuestionada por diversos científicos. Este cuestionamiento se debió a que se presentaron investigaciones, que evidenciaban la presencia de tumores en la vejiga a causa del consumo de la sacarina

Debido a estos resultados, la Administración para Alimentos y Medicamentos (FDA) prohibió su consumo. Pero tras el paso del tiempo esta prohibición fue retirada, exigiendo que los alimentos y bebidas que contenían sacarina llevaran una etiqueta de advertencia. Recién en el año 2000 y tras muchos estudios científicos, la FDA aprobó su consumo sin necesidad de tener un etiquetado de precaución.

Toda esta información permite preguntarse si los efectos cancerígenos de dicho edulcorante son un mito o una realidad. Pues bien, la verdad es que los estudios que avalaban sus efectos cancerígenos fueron desestimados, ya que se observó que estos se producían cuando se consumían altas cantidades de sacarina. Por ello, la FAO/OMS estableció una ingesta segura de 2.5 mg/kg de peso corporal.

Puede decirse que los efectos cancerígenos de la sacarina fueron, en su momento, una realidad; desestimada por más de 20 años de investigaciones. Estos estudios determinaron que si se respetaba la cantidad de ingesta diaria admisible de sacarina, esta no era cancerígena. Por ello, actualmente el consumo humano de sacarina se encuentra aprobado por diferentes organismo oficiales americanos y europeos. Son más de 90 países en los que se pueden consumir sacarina, sin ningún tipo de prohibición o condicionamiento.

Hay quienes estarán a favor del consumo de sacarina y otros que estarán en contra, pero la única realidad es que la duda sobre su efecto cancerígeno está arraigada entre los consumidores de edulcorantes. Sólo el tiempo y la ciencia seguirán poniendo luz, acerca de los efectos de la sacarina sobre la salud.


Efectos de la sucralosa sobre el colon




Además del azúcar, hay edulcorantes que puede desencadenar el colon irritable. Pero no todos los edulcorantes son iguales, por ello en esta oportunidad veremos si la sucralosa puede o no consumirse en caso de padecer esta enfermedad, y cuáles son sus efectos sobre el colon.

Si bien el colon irritable está muy relacionado con el estado emocional de quien lo padece, existen alimentos que pueden desencadenar la inflamación intestinal de colon. Dentro de estos productos puedes encontrar los edulcorantes artificiales, tales como el aspartamo, sorbitol, manitol y la sacarina. Estos provocan un aumento en la síntesis de gases, produciendo distensión y hasta cólicos que pueden agravar el colon irritable.

Asimismo, la sucralosa es un edulcorante que se obtiene a partir de la sacarosa o azúcar de mesa, y que tiene efecto sobre el colon. Este edulcorante puede alterar la flora intestinal, inflamar la mucosa y provocar diarrea. Por ello, es importante tener en cuenta no sólo a la sucralosa como endulzante de infusiones o bebidas, sino también a todos aquellos productos que contengan sucralosa dentro de sus ingredientes.

Una opción natural que puede ayudar a tratar el colon irritable y endulzar las comidas y bebidas es la stevia. Este endulzante natural es mejor tolerado por el intestino, evitando su inflamación.

Es importante tener presente que esta información no reemplaza a la opinión médica, por ello ante cualquier inquietud es necesario concurrir al médico.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top