VERRUGAS SINIESTRAS



CAUSAS DE LAS VERRUGAS


Las verrugas aparecen en la piel del ser humano ya que son tumores de ésta y son causadas por una infección del virus llamado papiloma humano que tiene más de 70 tipos de ramificaciones derivadas del mismo.

La aparición de estas verrugas se dan comúnmente en períodos de infancia y adolescencia y por lo general se contagian por contacto con algún familiar o compañero. Una vez que el virus fue contagiado puede permanecer de forma latente en la piel y empieza a desarrollarse la verruga que puede permanecer por varias semanas e inclusive hasta por algunos meses.





Contraer verrugas en la piel no es alarmante, ya que no representa un problema médico: al no ser causante de enfermedades no pueden dañar de ninguna manera a un órgano interno ni pueden ser causantes de cáncer de piel (excepto una variedad de verrugas o Virus papiloma humano que coloniza el tracto genital de las mujeres). De todas formas éstas pueden alcanzar un tamaño considerable y eso las hace cosméticamente y estéticamente inaceptables.







TRATAMIENTO DE LAS VERRUGAS


Existen diversos tratamientos para curar estas verrugas, por ejemplo:

Existen compuestos químicos, como el ácido salicílico, que eliminan la parte más superficial de las mismas, por lo general, estos líquidos se deben aplicar una vez al día y el tratamiento debe seguirse rigurosamente durante 3 meses. Antes de aplicar la loción hay que humedecer la verruga con agua jabonosa, tratar de eliminarla con una lija y recién después se puede proseguir a aplicarla y esperar a que se seque. Es importante que el proceso de secamiento se realice dejando la verruga al aire libre y después de unos minutos se debe aplicar un vendaje sobre la verruga (lo más recomendado en el caso de verrugas plantares). Si todos estos productos irritan, queman o producen molestias, el tratamiento debe ser suspendido hasta que puedan volver a ser aplicados.

En las verrugas plantares lo más común es la utilización de soluciones de formaldehído al 3%, en dónde éstas deben ser humedecidas durante varias semanas siempre cuidando que la solución no toque la piel normal.







Otra de las opciones para la curación es realizar un tratamiento basado en la aplicación de crioterapia. Comúnmente es una técnica que causa molestias pasajeras y puede provocar la aparición de algunas ampollas, debe aplicarse cada semana hasta que la verruga desaparezca. La técnica posee un éxito del 70% después de haber seguido un tratamiento durante 3 o 4 meses. La electro cirugía, con aplicación de anestesia local, es muy usada entre las personas que poseen verrugas, y una vez extraída el médico procede a hacer una electrocoagulación de la base de la verruga. La sanación de la herida tiene un promedio de 2 semanas pero en algunos casos pueden tomar el doble de tiempo.







Aunque muchos opten por la extirpación quirúrgica de verrugas, para aquellos que se preocupan mucho por la estética le recomendamos que no lo hagan ya que tras la cirugía es muy frecuente que queden cicatrices permanentes.


TIPOS DE VERRUGAS


Hay otros tipos de verrugas muy frecuentes en los seres humanos y esas son las verrugas genitales o venéreas: poseen forma de coliflor y crecen en la parte genital y anal del cuerpo.

También son causadas por virus y pueden ser contagiadas a otras personas por medio de la actividad sexual y empiezan a hacerse notar de 1 a 6 meses después de contraídas. En el caso de la mujer, estás verrugas crecen en la vulva, el cérvix, el interior de la vagina o alrededor del ano y son secas e indoloras, mientras que en los hombres éstas crecen en la punta del pene y a veces en el escroto, en la uretra o también alrededor del ano.

Si se dejan de tratar pueden desaparecer por sí solas pero lo más probable es que crezcan y formen otros grupos de verrugas. Los síntomas son ardor, irritación, olor desagradable o dolor durante el acto sexual. Para combatirlas se las pueden extirpar quirúrgicamente, eliminarlas por congelación (crioterapia), vaporizarlas por medio del rayo láser o la aplicación de soluciones sobre las verrugas (no internas) dos veces por semana durante 6 meses.

Los tratamientos son casi 100% efectivos, pero en algunos casos las verrugas pueden volver a aparecer y si eso ocurre deben ser extirpadas nuevamente.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top