Estudios internacionales aseguran que la meditación y el autocontrol son fundamentales también a la hora de tratar la ansiedad, el insomnio y la depresión. Qué es el Coaching Ontocorporal




Un estudio publicado en la revista Health Education & Behavior reveló que 20 minutos diarios de yoga y meditación son suficientes para reducir más de un 10% los niveles de estrés, mejorar la calidad del sueño, calmar la ansiedad y agudizar la atención.

Maryanna Klatt, autora del estudio y profesora de la Universidad Estatal de Ohio, declaró que “aunque muchas veces no se pueden cambiar los hechos del entorno, mediante sencillos ejercicios sí se puede cambiar la forma de ver el estrés, lo que puede hacer una gran diferencia en la forma de experimentar el día a día”.

La vorágine y el ritmo acelerado que caracterizan los tiempos modernos pueden generar en las personas una serie de síntomas como estrés, dificultad en la toma de decisiones, sensación de confusión, tensión muscular y ansiedad. Sin embargo, existen métodos y herramientas que ayudan a mejorar la calidad de vida y pueden incorporarse a través del entrenamiento de prácticas alternativas como la eutonía, la meditación, la respiración y los juegos de rol.



“Hoy más que nunca la gente necesita volver a sentirse en armonía, recuperar su eje y vivir su vida desde una lugar más centrado, con mayor claridad y bienestar. Por suerte, cada vez hay más conciencia que es necesario integrar todas nuestras dimensiones: la mental, corporal, emocional y lingüística si queremos vivir plenamente”, explicó Delia Chudnovsky, creadora del Coaching Ontocorporal y directora de Espheras Coaching, la primera consultora de la Argentina y Latinoamérica dedicada a la práctica y enseñanza del Coaching Corporal.

Otro estudio, publicado en The Journal Pain, el boletín oficial de la Asociación Americana del Dolor, fue aún más lejos. Según los resultados de la investigación, realizada durante 8 semanas por profesores de la Universidad de la Salud y Ciencias de Oregón sobre 53 personas, mediante la práctica del yoga los pacientes “redujeron las alteraciones del sueño en un 23,9%; la depresión, en un 41,5%; la pérdida de memoria, en un 25,2%; y la ansiedad, en un 42,2 por ciento”.

El Coaching Ontocorporal debe su nombre a la fusión de la Ontología del Lenguaje con la Ontología del Cuerpo y, a diferencia del Coaching Ontológico, esta disciplina contempla también el cuerpo como un leguaje. El cuerpo le habla a la persona y al mundo sobre quién estamos siendo. Es una disciplina que invita a tomar conciencia del propio cuerpo. Por eso incluye la práctica de la eutonía, que propone un aprendizaje para la regulación del tono muscular y el ejercicio de la escucha corporal.

La propuesta entiende que las soluciones a las trabas o dificultades no siempre se alcanzan de manera racional ni intelectual, sino que, en la mayoría de los casos, hace falta poner en juego el cuerpo y las emociones para destrabar enredos, disolver anclajes y crear otros caminos y hábitos de resolución.

A través de simples ejercicios, el Coaching Ontocorporal tiene como objetivo mejorar la calidad de vida personal y relacional, mejorar la disposición a aprender una comunicación más efectiva con la persona misma y con otros a partir del autoliderazgo, que redunda en mayor poder de acción, bienestar y gratitud.

“Las sociedades de hoy en día necesitan crear bienestar y generar ambientes de cuidado, para que la gente no se enferme ni se estrese por las exigencias de su vida personal o profesional”, detalla Chudnosvsky.

El Coaching Ontocorporal permite a las personas encontrar su centro y cambiar la forma de observar, leer y entender el mundo, la propia historia y las situaciones de la vida, porque no se pueden cambiar los hechos, pero sí la forma de mirarlos y los hábitos conductuales.

¿Por qué resolver las dificultades o trabas de la vida atendiendo el cuerpo?

“El cuerpo es lenguaje, nos habla. Por eso, cuando tenemos una escucha generosa de las sensaciones y sabemos cómo intervenir podemos transformar lo que sucede en nuestro sistema nervioso, que es el dispositor de nuestra misma vida”, resaltó la especialista.

“Los quiebres por salud, cansancio, malestar o insatisfacción no tienen que ver con los aprendizajes intelectuales que la persona haya hecho. Hay personas que se han doctorado varias veces y son infelices, porque no sienten lograda esa integración en su persona, que nosotros podemos facilitar al cursar esta disciplina que incluye transitar el cuerpo como un lenguaje. El cuerpo habla a cada persona a través de las sensaciones, posturas y limitaciones de sus movimientos, y si logramos escucharlo, la transformación puede ser notable y estable”, concluyó Chudnovsky.


Fuente: saludable.infobae.com
 
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top