La fruta es nuestra mejor medicina, ya que si nos acostumbramos a tomarla a diario influirá positivamente en nuestra salud y bienestar.

A continuación, les dejo varios motivos para incluirlas en nuestra dieta y sacarles el máximo partido:

* SON MUY LIGERAS. Aunque cada fruta tiene unos beneficios concretos, todas tienen algo en común: que son pobres en proteínas y también en calorías y grasas, salvo algunas excepciones como el coco.

* HIDRATAN. Su principal componente es el agua (entre un 80 y un 90% de su composición, incluso más en algunos casos, como la sandía, que es la fruta que más agua

contiene, con un 93%).



* ALTO CONTENIDO EN FIBRA. La fruta contiene fructosa, un azúcar natural que el organismo asimila fácil y que usa como fuente de energía.




* RICAS EN VITAMINA C. Esta vitamina es la que más abunda en las frutas (todas las frutas y verduras contienen vitamina C). No debemos olvidar que esta vitamina previene y alivia los síntomas del resfriado y fortalece el sistema inmunitario.



* CADA ÉPOCA DEL AÑO TIENE SU FRUTA. Siempre es conveniente que elijas las frutas de temporada porque además de ser más baratas, aportan los nutrientes que el organismo necesita en esos momentos. Por ejemplo las frutas de verano, contienen más agua (aliado contra las altas temperaturas) e incluyen betacaroteno (protector contra los efectos perjudiciales de los rayos solares). Las de otoño e invierno son más ricas en vitamina C (previene resfriados).
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top