Los ataques de hipo son contracciones repetidas, espamódicas e involuntarias del diafragma que provocan una inspiración súbita, seguida de la contracción de las cuerdas vocales, lo que cierra el paso del aire que ha entrado y origina un sonido carecterístico.



Los ataques cortos suelen deberse a causas muy triviales (ataques de tos o de risa, comer o beber demasiado rápido, etc).
Normalmente los ataques de hipo pasan solos. En los casos muy frecuentes y de larga duración, el médico puede recetar sedantes para amortiguar los ataques o realizar pruebas que determinen la verdadera causa del hipo. En casos realmente extremos se puede recurrir a la cirugía para cortar el nervio frénico.
Sin embargo, lo normal es recurrir a remedios caseros para eliminar el ataque:


* Contener la respiración y contar hasta 10.
* Respirar el aire dentro de una bolsa de papel.
* Beber un vaso de agua a pequeños sorbos, conteniendo la respiración.
* Pinzar el labio superior con los dedos pulgar e Índice.
* Tragar pan seco o hielo machacado.
* Tirar suavemente de la lengua.
* Cerrar los párpados y presionar sobre los ojos.
* Tragar una cucharada de azúcar.

Fuente: elmundosalud
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top