Llego el frío. Ahora a cuidarse.






La gripe es una enfermedad respiratoria aguda causada, este año, por el virus H1N1 y el estacional de la influenza, y cuya mayor circulación ocurre en los meses más fríos (junio, julio, agosto). Se recomienda la vacunación antigripal en: marzo, abril o mayo de cada año.





El frío y los peligros para su salud

Cuando las temperaturas bajan considerablemente todos tratamos de protegernos lo mejor posible del frío. Lamentablemente el problema es mucho más complicado que ponerse un buen abrigo. Hay muchos riesgos no sólo en la calle, sino también dentro de nuestros hogares. Los niños y los ancianos son los que están en un mayor riesgo.

El frío llega a constituir un peligro para la salud, desde la hipotermia a la aparición de enfermedades relacionadas con ese descenso de la temperatura.

La disminución de la temperatura origina una serie de cambios clínicos de menor a mayor gravedad. Así, la piel se vuelve pálida y seca. Esa disminución del flujo sanguíneo es más importante en las partes más distales o expuestas del cuerpo como las manos o pies, y las orejas. En esas zonas la falta de flujo llega a producir pérdida de sensibilidad, apareciendo dolor cuando la isquemia (falta de circulación) se prolonga.

Comienzan los escalofríos y espasmos musculares continuos que dan lugar inicialmente a un temblor fino y difícil de controlar. Si sigue bajando la temperatura corporal, disminuye nuestro metabolismo y la capacidad para general calor. Se producen cambios en la actividad cerebral con un progresivo enlentecimiento e incoordinación que se traduce en una somnolencia progresiva (sobre todo cuando la temperatura corporal es menor de treinta y dos grados centígrados).

El corazón trabaja más cuando tiene que proteger al cuerpo del frío. Comienzan, entonces, a producirse trastornos cardiovasculares en la tensión y sobre todo en el pulso (hipotensión y taquicardia). La respiración se vuelve superficial y lenta.

Aparecen cambios metabólicos, interrumpiéndose diversos ciclos vitales con fenómenos de lesión celular que afectan a distintos sistemas (hígado o riñón). La muerte se produce por paro cardíaco (asistolia o fibrilación ventricular), apareciendo el coma cuando la temperatura corporal baja de veintiséis grados centígrados.


Grupos más vulnerables

= Las personas que pueden presentar con más facilidad problemas de hipotermia son:
• Ancianos, niños, indigentes, discapacitados y personas en zonas de pobreza extrema
• Personas con problemas de nutrición, sobre todo asociados al consumo de tóxicos
• Pacientes con enfermedades crónicas (cardiovasculares, renales) o debilitantes (infecciones, tumores)
• Personas con problemas de tiroides u otros metabólicos (hipoglucemias)
• Personas que consuman determinados fármacos (barbitúricos y sedantes)
• Personas que trabajan al aire libre sin una correcta protección


Efectos del frío en nuestra salud

Las bajas temperaturas disminuyen las defensas y producen cambios en el organismo que facilitan la aparición de enfermedades como: Resfrío, gripe, bronquitis. bronquiolitis y neumonías.

Además funciona como agravante de enfermedades crónicas, sobre todo cardíacas y respiratorias (responsables fundamentales del incremento de mortalidad que se produce), también reumáticas y otras.
Una temperatura muy baja puede afectar el cerebro, esto le impide a la persona moverse o pensar adecuadamente. Así pues, la persona podría no darse cuenta del peligro y por lo tanto no haría nada para salvar su vida.
Además, el frío facilita los accidentes, tanto de tránsito como por caídas y no podemos olvidarnos del riesgo de incendio o de intoxicación por monóxido de carbono a partir de estufas de gas, braseros etc.


= Principales problemas asociados con una exposición prolongada al frío intenso son:

- Hipotermia: La exposición durante un determinado tiempo a un frío muy intenso puede dar lugar a una pérdida de calor corporal que no pueda ser compensada por los mecanismos de producción de calor del organismo. Si ocurre esto haga que la persona tome bebidas calientes y dulces (agua dulce o bebidas para deportes) si está alerta. Evite bebidas con cafeína (café, té o chocolate caliente) o alcohol. Haga que la persona mueva sus brazos y pies para crear calor de músculo. Si la persona no se puede mover, ponga botellas calientes o paquetes calientes en la ingle, en el cuello, y en la cabeza. No intente frotar el cuerpo de la persona o ponerla en un baño de agua caliente. Esto puede parar su corazón.
Llame inmediatamente al auxilio médico. Cuando la hipotermia es muy severa puede producirse la muerte.

- Congelación: Este trastorno provoca una pérdida de sensibilidad y color en las áreas afectadas del cuerpo. Más comúnmente afecta la nariz, las orejas, los cachetes y los dedos de los pies. La congelación puede causar daños permanentes y hasta una amputación.
Si siente dolor o si su piel se ve palida o está adormecida, busque refugio inmediatamente y trate de recibir atención médica.


Resfriado común

Los síntomas más frecuentes son estornudos, moqueo, obstrucción nasal, garganta seca y tos. La característica principal es que los síntomas del resfriado común no suelen producir fiebre elevada o malestar general.

La gripe

Es una enfermedad respiratoria aguda causada por el virus H1N1 y el estacional de la influenza, que más infecciones y muertes ocasiona, y cuya mayor circulación ocurre en los meses más fríos. De allí que los especialistas recomienden no olvidar vacunarse.

Afecta a las vías respiratorias superiores e inferiores y suele acompañarse de síntomas como fiebre, dolor de cabeza y de garganta, congestión nasal y moqueo, mialgia (dolor muscular) y debilidad y, además suele aparecer de un modo repentino.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las epidemias anuales de gripe afectan a entre el 5 al 15% de la población. En la Argentina, se calcula que las muertes pueden exceder las 2400 personas.

La prevención es de vital importancia. La vacunación antigripal se aplica durante los meses de otoño (marzo-abril y mayo) una sola dosis cada año.


= Tratamiento

• Es causada por un virus, los antibióticos NO son eficaces
• Normalmente sólo se tratan los síntomas de la gripe
Es decir, se administran medicamentos que mejoran el estado general del paciente:
• Antitérmicos que reducen la fiebre y antitusivos que hacen desaparecer la tos
• La utilización de un tratamiento antiviral específico para el virus de la gripe no es muy común
• La fiebre dura generalmente 3 días y, si hay complicaciones, la recuperación completa se produce en 7 días
• NO AUTOMEDICARSE


Medidas preventivas generales

• Para disminuir el riesgo de sufrir una hipotermia la mejor protección es una vestimenta adecuada. Son recomendables las prendas impermeables que eviten el paso de humedad
• Permanezca resguardado en el interior de su casa y procure salir solamente en caso necesario
• Protéjase el rostro y la cabeza. Evite la entrada de aire frío en los pulmones. Si va a salir de un lugar caliente, debe cubrirse boca y nariz, para evitar aspirar el aire frío; los cambios bruscos pueden enfermarle el sistema respiratorio
• Conviene proteger las superficies delicadas o con mayor pérdida de calor como la cabeza (gorros), manos (guantes o mejor manoplas sobre todo en los más pequeños y ancianos), y pies (empleando dos medias, de algodón primero y el segundo de lana). Una bufanda nos ayudará a protegernos del viento
• Se recomienda beber abundantes líquidos y tener cuidado con la exposición a bajas temperaturas. No debe salir cuando el frío sea intenso y es aconsejable vigilar la temperatura en casa, especialmente en el baño (los niños pueden sufrir problemas de hipotermia transitoria –temblor y palidez- simplemente al salir de la bañera con una temperatura ambiental de veinte grados centígrados)
• Incluir en las comidas: grasas, dulces y todo lo que proporcione energía, a fin de incrementar la capacidad de resistencia al frío
• Usar chimeneas, calentadores o estufas en caso de que el frío sea muy intenso y las cobijas no sean suficientes, siempre y cuando exista una ventilación adecuada
• Para personas de edad avanzada y enfermos del corazón, no es conveniente salir a la calle, porque el frío ejerce sobre el corazón una tensión extra y existe el riesgo de presentarse un ataque cardíaco
• Cuando el cuerpo empieza a temblar, es un indicio de que es hora de regresar a un lugar con calefacción
• Lavarse las manos con asiduidad es una terapia sencilla y sin efectos adversos
• Extremar las medidas higiénicas habituales (Ej. usar pañuelos descartables)
• Recordar que taparse la nariz y la boca al estornudar y/o toser evita la transmisión de la enfermedad a las personas que rodean al enfermo
• Conservar los ambientes aireados y limpios
• Mantener la lactancia materna
• No fumar cerca de los chicos, ni en ningún ambiente de la casa
• Tener la vacunación al día


Intoxicación con monóxido de carbono

Tenga cuidado con los niveles de monóxido de carbono al encender una chimenea o un calentador de nafta (kerosene). Es un gas inodoro, incoloro, no irritante y silencioso, que se produce por la mala combustión del gas natural, la leña, el carbón o la nafta.

= Los síntomas son:

Dolor de cabeza. Mareos. Vómitos. Pérdida de conocimiento.

= Se recomienda mantener:

Los ambientes ventilados. No instalar calefones en los baños
Apagar los braseros, estufas a kerosene, garrafa o alcohol, cuando no se usen
Revisar todos los años las salidas al exterior de calefones y estufas
Verificar que no estén obstruidas por nidos de pájaros, ni que estén tapadas las rejillas de ventilación


“Un diagnóstico a tiempo puede salvar la vida de cualquiera de nosotros”

Si usted presenta alguno de los signos y síntomas descriptos, no espere, consulte con su médico de confianza.
Así evitará graves complicaciones.


Dr. Sergio Zimmer. Médico
Docente Universitario y Periodista.
Conductor de “Proyecto Salud”.-
Columnista de Agencia Comunas - Publicado el 27/06/08 .
Actualizado el 21/06/11

FUENTE:
http://www.proyecto-salud.com.ar/shop/detallenot.asp?notid=7323
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top