La importancia de la transdisciplina para combatir la obesidad



Tratar a los pacientes con sobrepeso con dietas o deportes ya no alcanza. La enfermedad tiene varios factores que la desencadenan, como ser sociales o psicológicos, por lo que el trabajo en conjunto de especialistas de diversas materias es clave





A veces las dietas o la actividad física no resultan suficientes para lograr que un paciente pueda bajar de peso. De hecho, no necesariamente la enfermedad es un derivado directo de la ingesta compulsiva o excesiva de alimentos. Son varias las cuestiones que inciden en la misma, por lo que son diversos los enfoques mediante los cuales debe abordarse.

La obesidad es un síndrome conformado por factores etiopatogénicos diversos e interactuantes que se combinan en proporciones individuales de una persona a otra. Dada esta diversidad es que la enfermedad puede desatarse por varias causas. Entre ellas están las psicológicas (como ser pérdidas, ansiedad, estrés o depresión); las sociales y medioambientales (los cambios, el fin de una carrera universitaria, la cultura de la comida rápida); los físicos (la primera menstruación, la menopausia); u otros, por ejemplo enfermedades o cortar con alguna adicción, como el tabaco.


A estas situaciones no tradicionales que pueden provocar la suba de peso se podrían sumar también el estado civil del paciente, su ocupación, el déficit de sueño y la maternidad.

Al incorporar todos estos puntos, hace tiempo se llegó a la conclusión de que el obeso no necesariamente se encuentra así por comer mucho y tampoco padece un defecto en su personalidad.

A partir de la sincera internalización de esta premisa, y de aquella que entiende a la obesidad como una enfermedad y no como una mera cuestión estética, se llega a la conclusión de que la misma no tiene un único abordaje posible. De hecho, existen “varias obesidades” debido a la heterogeneidad de los pacientes que sufren este diagnóstico, desencadenadas por los diversos factores que se enumeraron anteriormente.
Ante este nuevo panorama, que posiciona a la obesidad como una posible consecuencia de algún problema ajeno a la alimentación, es necesario comprender que la mejor opción a la hora de tratar la enfermedad es la suma de estrategias.

En la apertura de la XIV Jornada Internacional Anual de Actualización de Obesidad y Nutrición, que también trató la cirugía bariátrica y la Psicología aplicada a la Nutrición, que tuvo lugar el 25 de junio en el hotel Holiday Inn de Córdoba y de la que participó Infobae.com, las licenciadas María Teresa Panzitta y Patricia Schweitzer analizaron los ángulos complementarios de esta patología e indicaron que dadas las intensidades particulares se impone el estudio y tratamiento inter o transdisciplinario.

Con la puesta en marcha de esta metodología, se logra que cada discurso que trata la enfermedad conozca cuestiones estrictamente ajenas a su especialidad y las integre a la suya. La transdisciplina se posiciona de esta forma como la elección más apropiada para alcanzar un tratamiento exitoso. El trabajo conjunto de profesionales de la salud, como ser médicos, psicólogos y nutricionistas, ofrece al paciente un abordaje completo de la problemática que lo ayuda no solamente a perder kilos, sino también a aceptarse y a aprender a alimentarse.


Fuente: http://saludable.infobae.com 
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top