POST CREADO POR yonidip

Todos sabemos que una buena alimentación es sinónimo de buena salud, pero la mayoría no saben cómo es una buena alimentación. Ahora vamos a analizar una cuestión en particular que es muy importante. Mucha gente cree conocer bien el tema, pero no porque realmente sepan que es así, sino porque se lo vinieron diciendo toda la vida e incluso se decía desde antes que hayan nacido.


Las proteínas


En Argentina como en varios otros países, el miedo a la muerte no es nada comparado con el miedo a no comer suficientes proteínas. El problema, sin embargo, no reside en la falta de proteínas sino en el exceso. Tener demasiada proteína en el cuerpo es tan peligroso (o más) como no tener suficiente.
Bueno, quizá jamás haya habido tantas personas tan confundidas ante un tema del cual saben tan poco. Parecería que todo el mundo tuviese una opinión diferente sobre la cantidad de proteínas que hay que ingerir y por qué.
Muchas veces habrán escuchado a un "experto" decir de la manera más convincente lo que se debía hacer con las proteínas. Y enseguida aparecía otro "experto" no menos autorizado y que, en forma tan convincente como el primero, decía absolutamente lo contrario!
Esa es la situación en la que se encuentran la mayoría de las personas. Los expertos discuten entre ellos y sepultan al público bajo un alud de hechos, cifras, estadísticas y pruebas. El público termina sintiéndose como una pelota en un partido de tenis, y en todo esto solo hay una cosa que es innegablemente cierta: la gente está confundida.






Ahora voy a tratar de explicarles el problema de las proteínas

"Bueno flaco, pero ¿qué te hace diferente de los demás "expertos"?


En realidad, nada. Mi intención no es persuadirlos de que acepten lo que les voy a decir (que yo sé que es verdad) ni tampoco reeducarlos por completo en este preciso instante. Comprender por completo el tema de las proteínas exigiría mcuhos más caracteres de los disponibles para el post, más experimentación y pruebas de parte de ustedes. Lo que quiero hacer es darles la confianza necesaria para que puedan tomar una decisión inteligente por ustedes mismos, sin depender de los que los expertos digan entre ellos. Los elementos necesarios para hacer eso son:
-Sentido común
-Lógica
-Instinto

Hay numerosas fuentes que relacionan el consumo de alimentos proteicos concentrados (carne, huevo) y las enfermedades cardíacas, la hipertensión, el cáncer, la artritis, la osteoporosis, la gota, úlceras y muchas otras.


¿Qué son las proteínas?


Las proteínas son las sustancias alimenticias más complejas, y su asimilación y utilización de las más complicadas. El alimento que el cuerpo descompone con más facilidad es la fruta, en el otro extremo, el más difícil son las proteínas.
Cuando se ingieren alimentos proteicos, exigen más energía que cualquier otro para completar el proceso digestivo. El tiempo promedio para que los alimentos (salvo la fruta) atraviesen el tracto gastrointestinales de unas 25 a 30 horas. Cuando se come carne ese tiempo se duplica. Por consiguiente, cuanta más proteína se come, menos energía queda disponible para otras funciones necesarias, como la eliminación de desechos tóxicos. (La digestión implica un mayor gasto de energía que cualquier otro proceso corporal). Consumir más proteína de la que el cuerpo necesita impone al organismo la pesada carga de tratar de librarse de dicho exceso: pérdida de energía.

Las proteínas no son ni más ni menos importantes que cualquier otro de los constituyentes de los alimentos: aunque nos hayan hecho creer que son las más importantes, no es así.

Ninguna discusión sobre proteínas sería completa si no se hiciera mención a la carne, ya que por lo general, se la considera como fuente ideal de proteínas. Una de las principales razones de esto es que la proteína animal se asemeja mucho más a la del cuerpo humano que la proteína vegetal (este es un excelente argumento para ser caníbales, pero hasta los amantes del asado encuentran asquerosa esta idea)
Otra "beneficio" de la carne es que sirve para fortalecerse, para producir músculos. Veamos... ¿Cuál es el animal más fuerte del planeta? Muchos dirán el elefante y yo estaría de acuerdo. Otros animales conocidos por su fortaleza son el buey, el caballo, el camello, el búfalo. ¿Y qué comen? Hojas, hierbas y fruta.




El gorila plateado se alimenta casi exclusivamente de fruta y, a pesar de tener tres veces el tamaño de un hombre, ¡tiene 30 veces su fuerza!

Nos comemos la vaca porque como proteína es casi perfecta, ¿pero qué comía la vaca para fabricar esa proteína?





Por un lado tenemos todos los datos científicos y de nutricionistas que indican los beneficios de comer carne, por otro lado tenemos nuestro sentido común, que hace que ese punto de vista resulte difícil de tragar.

La proteína no se forma en nuestro cuerpo comiendo proteína, se forma a partir de los aminoácidos contenidos en los alimentos. La idea de que se puede comer un trozo de cerdo, pollo o vaca y que eso se convertirá en proteína en nuestro cuerpo es absurda.





La naturaleza se rige por leyes, y cuando una ley es violada aparece un desquilibrio (enfermedad). Las plantas fabrican aminoácidos a partir del aire, la tierra y el agua. Los animales fabrican proteínas con los aminoácidos que obtienen de las plantas. En la carne no hay aminoácidos esenciales que el animal no haya obtenido de las plantas, y que los humanos no podamos obtener también de las plantas.





"Pero, ¿y los animales carnívoros?"

A no ser por situaciones de emergencia, los carnívoros no se comen a otros carnívoros, instintivamente se comen a animales que se hayan alimentado de vegetales. Ejemplo: cuando el león mata una cebra empieza por engullir las tripas y el estómago, donde están los vegetales predigeridos, luego se chupa toda la sangre y solo si queda con hambre se come el resto de la carne. Esto es así porque así son las leyes de la naturaleza. Yo me pregunto cuántos más vegetarianos habría si cuando uno deseara comerse un bistec, tuviera que salir a matar el ciervo, abrirse paso entre las vísceras y la sangre para llegar al trozo de carne deseado.





Si comemos regularmente frutas, verduras, semillas o brotes, estaremos recibiendo todos los aminoácidos necesarios para que el cuerpo construya las proteínas. Además el combustible ideal para todos los procesos del cuerpo que requieren energía son los carbohidratos, la carne, virutalmente no los contiene. Las proteínas no realizan ningún aporte significativo de energía. Las grasas pueden proporcionar energía, pero deben pasar por un proceso digestivo más largo y complicado y solo se utilizan cuando SE HAN AGOTADO LAS RESERVAS DE CARBOHIDRATOS DEL CUERPO.

El sentido común me lleva a pensar por qué los humanos seríamos la única especie animal que tiene la cosa tan complicada cuando solo se trata de obtener los componentes necesarios de las proteínas. Ningún animal en la naturaleza necesita combinar tantos alimentos para conseguir todos los aminoácidos esenciales. A mi me parece que la razón de esto es que somos la única especie con la capacidad de razonar y que en consecuencia nos hemos vuelto las cosas mucho más complicadas de lo que en realidad son. El sólo hecho de que una creencia se haya mantenido por mucho tiempo no hace que sea verdad.

Quizás les interese saber que los vegetales tienen muchísimos más aminoácidos utilizables que la carne (si no me creen investiguen), debo dar la impresión de les estoy proponiendo hacerse vegetarianos, pero no es ésa mi intención. Aunque con palabras de este señor





"En mi opinión, por su efecto puramente físico sobre el temperamento humano, el vegetarianismo ejercería una influencia sumamente benéfica para la evolución de la humanidad"


Yo hace solo dos meses que soy vegetariano, no quiero acercar al vegetarianismo a alguien a quien la cosa no le interese. Se puede comer algo de carne sin daño para la salud. Conozco algunos vegetarianos que por el solo hecho de no comer carne creen que pueden comer cualquier otra cosa que se les ocurra, y en consecuencia, son menos sanos que otras personas que comen carne de manera adecuada.

Lo que deberíamos preguntarnos es: ¿están los seres humanos diseñados y pensados para comer carne?





Ya vimos que no existe justificación desde el punto de vista nutritivo. Tampoco la hay desde el punto de vista fisiológico ni psicológico.

Veamos los aspectos fisiológicos. Los dientes de un animal carnívoro son largos, afilados y agudos....todos sus dientes. Nosotros tenemos molares para triturar. La mandíbula de un carnívoro solo se mueve de arriba abajo, para desgarrar y morder. La nuestra tiene un movimiento lateral para triturar. La saliva de los carnívoros es ácida, en función de la digestión de proteínas animales y carece de ptialina (sustancia química que digiere los almidones; la nuestra es alcalina y contiene ptialina. El estómago de un carnívoro es un simple saco redondo que segrega 10 veces más ácido clorhídrico que el de un no carnívoro. Nuestro estómago es de forma oblonga, de estructura complicada y se continúa en un duodeno. Los intestinos de un carnívoro tienen tres veces el largo del tronco y están preparados para una rápida expulsión de los alimentos que se pudren enseguida. Los nuestros miden doce veces la longitud del tronco, y están preparados para conservar dentro los alimentos hasta que se hayan extraído todos los nutrientes. El hígado de un carnívoro puede eliminar entre 10 y 15 veces más ácido úrico que el nuestro. Un carnívoro no suda por la piel, y no tiene poros. Nosotros sí. Ellos tienen la lengua áspera, nosotros no. Nuestras manos están perfectamente adaptadas para coger frutos de los árboles, no para desgarrar las entrañas de un animal como las garras de un carnívoro.

Y finalmente, como seres humanos, no estamos ni siquiera psicológicamente preparados para comer carne. Imagínense paseándose por un bosque, llenando los pulmones de aire fresco, mientras escuchan cantar los pájaros. Acaba de llover y el ambiente es limpio y puro, los rayos del sol se filtran por entre las hojas de los árboles y produce destellos en las hojas y flores húmedas. De repente se cruza una ardilla fugazmente por el camino...¿cuál será nuestra primera reacción instintiva? ¿Saltar sobre ella para atraparla, desgarrarla con los dientes y engullirla con sangre, piel, huesos, tripas y todo; y después relamerse y agradecer al cielo por haber tenido la oportunidad justa de disfrutar una comida tan deliciosa? No me lo creo...
Un niño es una verdadera prueba, pongan un bebé junto a un conejo y una manzana; si se come al conejo y juega con la mazana, pidanmé lo que quieran...






Entonces, ¿porqué los humanos comen carne?

Hay dos razones muy simples:





La primera, el hábito y el condicionamiento. Si se gastaran regularmente millones de dólares en convencer a la gente de que si se cortan los pies nadie se los pisaría, es probable que algunos lleguen a ver las ventajas de hacerlo así.





La segunda es que hay gente que le gusta la carne, simplemente eso. Y está muy bien, siempre que la gente no se convenza de que comer carne es por motivos de salud, ya que el único efecto que tiene la carne sobre la salud es deteriorarla.

Si a pesar de todo decidís seguir comiendo carne, me gustaría ofrecerte tres simples consejos para reducir al mínimo sus efectos negativos sobre tu salud:

1) Que sea de buena fuente. Algunas sustancias que se suministran a los animales destinados a la matanza son peligrosas, como la penicilina, la tetraciclina, bolitas de residuos cloacales descontaminadas con cesio-137, desechos nuclearos radiactivos, agentes engordantes y multitud de otras sustancias y antibióticos que "mejoran" al animal para la venta. Hay lugares que garantizan que la carne de vaca y pollo que venden son de animales criados con pastos naturales y que no han resivido absolutamente ningún aditivo químico. Vale la pena que busqués estas fuentes, y que si tu carnicero no tiene ese tipo de carne, que la pida.

2) Intentá no comer carne más de una vez por día. Si se consume más de una vez, la enorme cantidad de energía necesaria para digerirla no dejará energía para otras importantes funciones corporales, como la eliminación de desechos. La única comida con carne deberías hacerla preferentemente en la cena, y algunos días es preferible no comer nada de carne. No te preocupés, al otro día te vas a despertar, y con más energía aún que el día anterior.

3) Consumila en la combinación adecuada. Es decir no la combines con alimentos altos en almidón y/o carbohidratos ni con otras proteínas (arroz, papa, legumbres, huevo, queso, etc.) Siempre con alimentos con alto contenido de agua (verduras, principalmente tomates, pepinos, morrones y palta)

Por último, si pensás que vas a necesitar un mayor aporte energético porque vas a hacer un deporte, no comás más carne! Aumentá tus carbohidratos. Un león, que se alimenta exclusivamente de carne, duerme 20 horas por día. Un orangután solo 6.

Otra cuestión es el mito de la vitamina B12. Se cree que si no se come suficiente carne se tendrá carencia de esta vitamina. ¿DE DONDE SACA LA VITAMINA B12 EL GANADO QUE NOS PROPORCIONA LA CARNE? La vitamina B12 se encuentra en pequeñas proporciones en los vegetales, principalmente en las semillas. Siempre se ha exagerado la necesidad de vitamina B12 para nuestro organismo. La verdad es que un miligramo de vitamina B12 puede durarnos dos años, la gente sana por lo general tiene provisión para cinco años.

"¿Y los huevos no funcionarán mejor que la carne como fuente de proteínas?"





Lo que necesitamos no son proteínas de alta calidad. Lo que tenemos que buscar para producir proteínas son aminoácidos de alta calidad. A menos que los huevos se coman crudos, los aminoácidos se coagulan con el calor y, por consiguiente, se pierden. Aún así, si te los comés crudo no son para nada saludables. Probá romper uno en el patio, un día caluroso y dejalo estar durante ocho horas, después aspirá sus efluvios. No hay gran diferencia entre esto y poner un huevo crudo en el cuerpo a 37 grados de temperatura. El movimiento intestinal que sigue al consumo del huevó lo revelará. Perdonenmé pero a los hechos hay que reconocerlos.

Saquen sus propias conclusiones...y si les interesa saber más, investiguen o exeperimenten




La fuente de este post es un libro denominado "La Antidieta" de Harvey y Marilyn Diamond, que tengo en mis manos, razón por la cual no puedo citar la fuente con un link.


Gracias por su atención
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top