El intestino, nuestro segundo cerebro

Al parecer, el síndrome del colon irritable está de moda, lamentablemente. Y es que todos algunas vez hemos escuchado a alguien que menciona el dolor de estómago, hinchazón abdominal, estreñimiento y diarrea como síntomas de este padecimiento que puede tratarse con fármacos, pero por sobre todo “manteniendo la calma”.


¿Quién no ha escuchado alguna a vez a una persona comentar acerca de lo incómodo que es padecer de colon irritable? Dolor abdominal inespecífico, periodos de diarrea y estreñimiento, flatulencias, hinchazón y gases son algunos de los síntomas que reunidos, conforman el síndrome de colon irritable, trastorno que en la actualidad afecta a muchas personas y se cree puede provenir del estresante sistema en el que vivimos.


El médico cirujano y gestor del centro de salud Bioquantum, doctor Rodrigo Alcázar, afirma que el colon irritable es considerado un síndrome porque “es un conjunto de síntomas”, entre los que destaca los anteriormente señalados.

Así, detalla que hay casos de “pacientes cuya evacuación es líquida y explosiva, lo que puede ocurrir tres o cuatro veces al día. Esa es una característica bien importante”, dice agregando que en ese mismo paciente habrá periodos de estreñimiento, “y no poder ir por siete días al baño”, asevera.

Con respecto a su origen, el doctor Alcázar cuenta que el médico estadounidense Max Gerson (creador de la Terapia de Gerson) planteó estudios que “demostrarían que en el intestino existiría un segundo cerebro” y para explicarlo mejor, dice que este especialista mencionó haber descubierto que en esta parte del cuerpo, “se produce el 90% de la serotonina, que pensábamos era un neurotransmisor solamente del cerebro”, indica.

En esta misma línea, agrega que con lo anterior podrían explicarse “la relación que hay entre el sistema nervioso e intestino y explicaría por qué cuando a uno le dan una mala noticia se nos pone dura la guata o cuando estamos con problemas intestinales, esto nos altera el carácter”, manifiesta.

El doctor Alcázar menciona que el síndrome del colon irritable se presenta en un mayor número de mujeres que de hombres (la relación sería de 3 a 1) y afectaría más a quienes se muestran perfeccionistas, aprehensivos, nerviosos, detallistas y con una necesidad de controlar las cosas.

Lo anterior, según el facultativo, sería de gran ayuda para comprender la forma de tratar este síndrome, es decir, que a los procedimientos médicos y farmacológicos ya existentes se sumen métodos que tengan que ver con una “respuesta mental, usando técnicas como la hipnosis, la retroalimentación, visualizaciones, entre otras, para aliviar al paciente”, indica.


Está de moda


El médico de Bioquantum asevera que padecer de colon irritable está muy relacionado a la forma en que vivimos actualmente. Al respecto opina que “vivimos en un sistema que nos empuja hacia la competitividad, al estrés permanente, a la angustia de anticipación. Todo, sin darnos cuenta. El colon irritable es “una somatización que viene producto de este estrés.”, menciona.

¿Entonces cómo aminorar estos síntomas? El doctor Alcázar menciona que algunas de las formas de terminar con este problema son el disminuir el estrés, practicando terapias de relajación y meditación, realizando deportes, yoga, etcétera. Sin embargo, el especialista hace hincapié en que lo fundamental es, sin duda, “mantener una actitud fuertemente positiva en la vida”.

En cuanto a la alimentación, cuenta que existen algunas recomendaciones claves para estos pacientes y que consisten básicamente en llevar una dieta saludable alejada de alimentos irritantes como el ají, algunas salsas o la mostaza; lo mismo pasa con los productos embutidos, los que potencian los síntomas antes descritos.

Para ayudar al intestino en tanto, sostiene que la fibra soluble es ideal. “Es un elemento bien importante que garantiza el tránsito intestinal. La persona debiera evacuar ojalá tres veces al día y esto puede ayudarle a por lo menos hacerlo una vez”, recalca.

También sostiene que el uso de probióticos es esencial. “Se ha estudiado y comprobado que tomar yogurt y productos que contienen lactobacilos ayudan mucho en el disminuir la incidencia de este problema”.

Pese a lo anterior, hay quienes sienten que tanto la leche como los productos que contienen trigo les caen mal. Esto, según el especialista puede ser a causa de una intolerancia a la lactosa o a la enfermedad celíaca, ambos trastornos cuyos síntomas suelen confundirse con el colon irritable. “Para saber qué es lo que le sucede realmente, la persona debe hacer un test por cinco días donde evita consumir estos productos y ver cómo se siente. Luego retomar la ingesta de uno de ellos y evaluar”, dice.

El bienestar de la naturaleza

Por su parte, Alberto Morán – creador de Botica Perú – asegura que el hecho de no saber exactamente las causas del síndrome del colon irritable, “hace que no exista un tratamiento establecido por la medicina alópata”.


Sin embargo, acota que hay productos naturales que son muy beneficiosos para estos pacientes y aunque “no se hayan estudiado lo suficiente para determinar su efectividad, existen algunos que han ayudado significativamente en estos casos”, asevera. Entre ellos destaca la graviola Ancona muricata, la alcachofa Cynara scolimus, la muña Minthostachys setosa y la menta Mentha piperita, cuyo consumo ha beneficiado a personas en casos severos de colon irritable.

En relación a las características de estos productos, Alberto Morán menciona que la graviola “tiene propiedades antibacterianas y antidepresivas. Disminuye la ansiedad y el nerviosismo, ambas situaciones relacionadas al síndrome del intestino irritable”, destaca.

Por otro lado, afirma que la alcachofa “contiene fibra soluble y es digestiva, pues favorece la producción y calidad de la bilis”. La muña y la menta en tanto, poseen propiedades digestivas y antiinflamatorias.

Otro producto de raíz natural y del cual, según las palabras del creador de Botica Perú se ha tenido efectos favorables en este síndrome, es la maca (Lepidium peruvianum). Para él, el efecto de este tubérculo sería complementario, ya que “reduce el estrés y mejora el nivel energético y el estado de ánimo”.

Alberto Morán indica que todos estos productos naturales “disminuyen la constipación y su opuesto, la diarrea”. Con ello, dice, “se favorece el tránsito intestinal, ayudando a controlar la distensión abdominal y reduciendo la cantidad de gases y por lo tanto, alivian el dolor”, asegura.

Según la opinión de Morán, la unión de la sabiduría ancestral de los pueblos originarios con la ciencia moderna es muy importante debido a que pueden perfectamente complementarse entre sí. En el caso específico del colon irritable dice que “puede proporcionarse un alivio satisfactorio en la mayoría de los casos con los referidos productos naturales”. Sin embargo, añade que aún así “siempre debe considerarse la ayuda de un profesional médico”.

Entre los alimentos, productos y hábitos de vida que Alberto Morán afirma se debiera considerar su recambio por otros más saludables están “los productos refinados y que contengan preservantes y otros aditivos químicos. Evitar las bebidas gaseosas, licores y condimentos y cambiarlos por el consumo de alimentos orgánicos preferiblemente”, aconseja.

“Llevar una vida tranquila, realizar ejercicio moderado y poseer una actitud positiva son determinantes en la calidad de vida de las personas que padecen de colon irritable”, menciona. Es por eso que asegura que una de las mejores recetas es “la risa frecuente (muy frecuente, incluso provocada) y la buena música. Éstas ofrecerán sus bondades para superar esta condición de salud”, manifiesta.

Fuente: Punto Vital Marzo © 
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top