El humo de segunda mano causa problemas de conducta en niños



Hasta el momento, los expertos recomendaban que los niños sean protegidos del tabaquismo pasivo por cuestiones de salud, pero ahora aseguran que los menores expuestos al humo de tabaco tienen más probabilidad de sufrir trastorno por déficit de atención con hiperactividad





Los niños expuestos a humo de segunda mano en su hogar podrían ser más propensos a tener problemas de aprendizaje y conducta, de acuerdo a un estudio estadounidense.


De un total de 55 mil niños norteamericanos menores de 12 años, un 6% vivía con un fumador y tenía más probabilidad de sufrir trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), comparado con los chicos de hogares sin fumadores, según el estudio publicado en Pediatrics.

Incluso luego de considerar un número de explicaciones posibles, como el ingreso y nivel de educación de los padres, el humo de segunda mano estuvo asociado con un mayor riesgo de problemas de conducta, dijo Hillel Alpert, de la Escuela de Salud Pública de Harvard, uno de los investigadores.

Los resultados no prueban que una casa llena de humo sea la culpable, ya que hay otros factores que el estudio no tuvo en cuenta que también podrían influir. Aun así, podrían dar a los padres una razón más para no fumar en el hogar.

Los expertos ya recomiendan que los niños sean protegidos del tabaquismo pasivo o humo de segunda mano por cuestiones de salud, debido a que puede aumentar su riesgo de sufrir infecciones respiratorias, asma severa y síndrome de muerte súbita infantil.

“El mensaje clave para los padres es proteger a sus niños de la exposición al humo de segunda mano”, dijo Alpert a Reuters Health.

Otro factor a considerar es que los niños expuestos a menudo también tuvieron exposición intra-uterina, que fue ligada a un mayor riesgo de problemas de aprendizaje y conducta. Además, es posible que los padres que fuman hayan tenido antecedentes propios de este tipo de alteraciones en comparación con los padres no fumadores.

Los resultados están basados en un sondeo nacional del 2007 de padres de 55.358 niños menores de 12 años. La estadística de que el 6% vivía con un fumador se traduce en casi 5 millones de niños expuestos al humo de segunda mano en el hogar, de acuerdo al equipo de investigadores.

Alrededor del 20% de los padres en hogares donde se fumaba dijeron que su hijo tenía al menos un tipo de desorden de la conducta, contra menos del 9% de los padres en casas sin fumadores.

Cuando el equipo de Alpert consideró la pobreza, la raza, los niveles de educación de la madre y otros factores, el tabaquismo pasivo se asoció con un aumento del 51% en el riesgo de sufrir uno de los tres desórdenes.

Los investigadores dijeron que no está claro exactamente cómo el humo de segunda mano puede contribuir con los problemas de aprendizaje o conducta. Algunos estudios especularon con que puede afectar ciertos químicos en los cerebros en desarrollo de los niños. Alpert señaló que cualquiera sean las razones de los actuales resultados, ponen de relieve la necesidad de que los niños se mantengan alejados del humo.

“Todavía tenemos 5 millones de niños expuestos al humo de segunda mano en el hogar”, dijo. “Se ha progresado un montón en reducir ese número, pero aun queda mucho por hacer”, agregó
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top