-->

Monday, July 25, 2011

El ajo:cura casi todo

en


El ajo es una planta medicinal que todos deberíamos usar y conocer, si somos observadores hay muchas personas que han vivido muchos años y eran consumidores habituales de ajos.

Sus propiedades están basadas sobre todo en la gran cantidad de azufre que contiene, además tiene calcio, fósforo, hierro, sodio, potasio, vitaminas A, B, C y Nicotinamida.

Es un alimento que produce calor y sequedad, por lo tanto está indicado en todas las dolencias donde exista frío y humedad como los catarros, reumatismos ,etc.

Sistema cardiocirculatorio.

Es un excelente depurador de sustancias tóxicas y por eso debemos tomarlo siempre que nos hayamos intoxicado, por ejemplo con marisco o pescado.

Disminuye notablemente los niveles de grasas como el colesterol, los triglicéridos y el ácido úrico,

Hace la sangre más fluida, con lo cual previene la formación de trombos y coágulos.

Inhibe en la sangre el crecimiento y desarrollo de bacterias peligrosas como la de la meningitis, tifus, difteria, neumonías y las responsables de diferentes abcesos.

Actúa favoreciendo la disminución de glucosa en la sangre por lo que conviene a los diabéticos.



Regula la tensión arterial , sobre todo cuando está alta debido a que produce vasodilatación , disminuye el número de latidos cardiacos, de ahí que sea muy útil para prevenir y curar anginas e infartos.

Previene la arteriosclerosis con la formación de placas en las arterias.

Aparato locomotor.

En la artrosis, osteoporosis, reumatismo, al favorecer la eliminación de residuos tóxicos de las articulaciones y aumentar la microcirculación con el consiguiente aumento de nutrientes y minerales al hueso y articulaciones.

Aparato digestivo.

Es un antibiótico potente, elimina las bacterias perjudiciales y respeta la flora bacteriana (bacterias intestinales buenas).

Elimina los gases intestinales y las putrefacciones.

Favorece las digestiones al ayudar a las segregaciones salivares y gásatricas.

Previene y cura la apendicitis.

Mata toda clase de parásitos intestinales, tipo larvas y lombrices.

Corta la diarrea y es laxante en el caso de estreñimiento.

Aumenta la secreción biliar y estimula su expulsión desde la vesícula al tubo digestivo.

Órganos sexuales.

Úsalo en el caso de tener impotencia o frigidez, aumenta además el apetito sexual.

En la mujer regula la regla, la favorece, y la hace más abundante. No usarlo si hay cualquier hemorragia o exceso de sangrado al menstruar.

Aparato respiratorio.

Desinfecta todo: garganta, faringe, bronquios, útil en resfriados, bronquitis, neumonías.

Expectorante y descongestionante.

Bueno en el asma.

Sirve para limpiar los efectos del tabaco a nivel pulmonar.

Piel.

Cicatriza heridas que no cierran. Se fríen ajos en aceite de coco y se echa la herida.

En los piojos y caspa untar la cabeza con ajo y miel.

Aplicado externamente quita las verrugas.

Útil en el herpes y en los hongos externos e internos.

Sistema endócrino.

Aumenta el funcionamiento de la glándula tiroides, por lo cual está indicado en la obesidad y el hipotiroidismo.

Estimula la liberación a la sangre de la insulina por parte del páncreas por lo que ayuda en la diabetes a regular los niveles de glucosa.

Favorece la secreción de corticoides internos por las glándulas suprarrenales, de ahí la clave de todas sus propiedades, pues ya se sabe que la medicina utiliza los corticoides en procesos alérgicos, problemas pulmonares, reumatismos.

Sistema inmunitario o defensivo:

Fortifica la defensas frente a cualquier clase de infección (bacterias, virus, hongos, parásitos), como por ejemplo: En la peste de Tolouse en 1620 usaron el ajo cuatro ladrones para saquear las casas en las que estaban los que habían muerto por esa enfermedad, después confesaron su secreto.

También impide y previene cualquier clase de cáncer.

Aparato urinario:

Estimula la formación abundante de orina, con lo que ayuda a eliminar toxinas.

Sistema nervioso:

Se sabe que el ajo es un antidepresivo por excelencia, debido a que aumenta enormemente la vitalidad, y por consiguiente la calidad de vida. Mantiene la mente despejada y lúcida.

Queridos amigos espero que a partir de ahora utilicéis el ajo crudo a diario en vuestra alimentación, por ejemplo añadiéndolo a las ensaladas, untándolo en el pan tostado, o con la famosa receta catalana del allioli (ajoaceite), se machaca una cabeza de ajos con sal y se va añadiendo, dando vueltas con el mortero, aceite de oliva, debe quedar una salsa espesa.

Si queréis saber la dosis diaria recomendable sería un diente de ajo al día, pero en casos de dolencias graves, como reumatismo deben tomarse varios. Siempre tiene mucho más poder curativo en estado natural que en forma de cápsulas, una forma de tomarlo si sienta mal o se repite es cortándolo en trocitos echándolo con un poco de agua en un vaso y beberlo como si fuera una pastilla sin masticarlo.



Es el motivo de incontables festivales, folklore antiguo y libros de cocina completos, es un sabor que la gente ama u odia, este vegetal que ha sido cultivado por mas de 5000 años no solo es sabroso, sino que increíblemente bueno para la salud.
El ajo ha sido considerado desde hace mucho una comida que entrega fuerzas. Los antiguos egipcios lo depositaban en las tumbas de los faraones y se lo daban a quienes construyeron las pirámides. En la cultura griega y romana, los atletas comían ajo antes de las competencias y lo mismo hacían los soldados antes de ir a la guerra.
También la cultura china e india han aprovechado los efectos terapéuticos del ajo.

El top 5 de los beneficios del ajo

Seguramente habrás escuchado alguna vez que el ajo es bueno para la salud, aunque seguramente nunca has sabido el porqué.
Aparte de proveer manganeso, vitamina B6, vitamina C y selenio, el ajo se conoce por entregar los siguientes efectos beneficiosos:
1. Protege tu corazón. El consumo de ajo beneficia a la presion sanguinea, disminuye el colesterol LDL (el colesterol malo), disminuye los triglicéridos, previene la arteriosclerosis y reduce el riesgo de sufrir un ataque cardiaco o un paro.
El ajo contiene compuestos que inducen a la relajación de las arterias, lo que mejora el flujo de sangre a través del cuerpo.
En efecto, consumir una mitad de diente o un diente entero de ajo al día, puede disminuir tu colesterol hasta un 9 por ciento.
2. Reduce la inflamación del cuerpo. Los compuestos que contiene el ajo inhiben algunas enzimas que son clave en la inflamación del cuerpo. Al reducir la inflamación, puede ayudar a prevenir los ataques de asma y reducir el dolor asociado a la osteoartritis y la artritis reumatoide.
3. Previene el cáncer. De acuerdo a un estudio del “American Journal of Clinical Nutrition”, el consumir ajo es una excelente forma de reducir el riesgo de cáncer. Comparados con quienes comen muy poco ajo, los que comen más, tienen:
57% menos riesgo de cáncer al esófago
44% menos riesgo de cáncer a la laringe
39% menos riesgo de cáncer a la cavidad oral y la faringe
31% menos riesgo de cáncer renal
26% menos riesgo de cáncer al recto y colon
22% menos riesgo de cáncer a los ovarios
19% menos riesgo de cáncer a la próstata
10% menos riesgo de cáncer a las mamas
4. Combate las enfermedades infecciosas. El ajo tiene poderosas propiedades antibacteriales y antivirales que, cuando se combinan con su contenido de vitamina C, destruyen bacterias dañinas y combaten enfermedades como:
El resfrío y la gripe
Virus estomacales
Tuberculosi
Botulismo
El ajo es también un potente antibiótico, capaz de combatir una gran variedad de patógenos.
5. Previene el aumento de peso. En un estudio realizado por el “American Journal Of Hypertension”, en animales que fueron alimentados con una dieta rica en azucares, aquellos a los que se les suministro ajo no aumentaron de peso, por lo que los investigadores concluyeron que el ajo podría ser útil para adelgazar.

Comparte este contenido con tus amigos:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Template by - MATIAS 2014 - Revolucionando a web