George Prior, un vecino de Los Ángeles de 50 años, decidió realizar un experimento usándose a sí mismo como conejillo de indias para ver qué le pasaba a su cuerpo tras consumir 10 latas de Coca-Colas al día durante un mes.

Tal como era de esperar, Prior, que acostumbra a llevar una vida sana y una dieta saludable, aumentó más de 10 kilos de peso durante los 30 días que duró su experimento, además de sufrir un aumento de su presión arterial hasta alcanzar 145/96, un síntoma del empeoramiento de su salud. El hombre
también sintió una fuerte necesidad de consumir más azúcar, pese a que estaba consumiendo 350 gramos de azúcar todos los días gracias a la ingesta de la bebida gaseosa.



Prior, que registró la crónica de su consumo de Coca-Cola en una serie de videos publicados en YouTube, dijo haber hecho el experimento para que la gente piense y hable sobre la cantidad de azúcar que consumen y lo poco saludable que es. "La gente tiene que ser consciente de los efectos perjudiciales reales y poderosos del azúcar en su salud", dijo Piotr. "Preferiría no hacerlo de nuevo", agregó.






Hace pocas semanas, se informó de que muchos zumos de frutas y batidos supuestamente apropiados para los niños contienen más azúcar que la propia Coca-Cola, hecho que levantó nuevamente la polémica sobre la manipulación mediática sobre supuesta 'comida saludable' para los menores que, en realidad, los vuelve prácticamente adictos.





Comparte este artículo con tus amigos
 
Top