http://4.bp.blogspot.com/-wJiZjx1sM_0/TezSd0VefII/AAAAAAAAwM4/P7uAOBb0z38/s320/1389095w288.JPG


En la actualización de las guías estadounidenses se permite actuar sin realizar la respiración boca a boca.


Ya no quedan excusas para no aprender a realizar las maniobras básicas de reanimación cardiopulmonar, o RCP, que ayudan a mantener con vida a una persona que colapsó por un paro cardiorrespiratorio hasta la llegada de la ambulancia.

Con recordar apenas tres pasos por seguir se puede cambiar la suerte de un familiar, un amigo o un total desconocido. Y, desde el año pasado, sin necesidad de dar respiración boca a boca, según las nuevas guías de la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), a las que adhieren en el mundo. Ahora, lo importante es realizar adecuadamente -y lo antes posible- las compresiones en el tórax.

"Mucha gente no quería parar a ayudar a otras personas que se desplomaban en la calle, por ejemplo, porque no querían hacerle respiración boca a boca a un desconocido. Entonces, hicimos varios estudios para conocer si las ventilaciones eran realmente necesarias y vimos que no importan tanto en los primeros minutos", explicó a LA NACION el doctor Jeff Nielson, miembro de la sección internacional del Colegio Estadounidense de Medicina de Emergencias, y fundador y codirector de la Asociación de Informática en Emergencias de los Estados Unidos.


Es que, como comprobaron en esos trabajos, una persona puede dejar de respirar por unos minutos, pero su corazón no puede dejar de bombear sangre oxigenada al resto del cuerpo, en especial al cerebro. "Lo más importante es ayudar con el masaje cardíaco a que el corazón siga funcionando", agregó Nielson, que participó en el país de una jornada sobre las últimas novedades mundiales en RCP organizada por la Fundación Vittal, sede local de la AHA.

Este "permiso" que se da en las maniobras de reanimación para la población general sin entrenamiento en RCP apunta justamente a que más personas se animen a dar una mano. No sin antes dar la voz de "socorro, llamen a una ambulancia" o llamar al teléfono de emergencias (107 en la ciudad de Buenos Aires y algunos municipios).

"Si todos tuviéramos la información necesaria para atender a un familiar, un compañero de trabajo o un vecino en la calle hasta la llegada del médico, podríamos cambiar su destino. Con esto no lo vamos a despertar, pero lo vamos a mantener con vida", aseguró el doctor Silvio Aguilera, director académico de la fundación y secretario general del Consejo Argentino de Resucitación, entidad que reúne a los centros de capacitación en RCP (www.rcp-car.org.ar).

Es importante saber que por cada minuto que una persona con un paro cardiorrespiratorio pasa sin estas maniobras pierde un 10% de posibilidades de seguir con vida. Y se estima, según comentaron los especialistas, que cuando se tiene un paro cardíaco, por muerte súbita, la probabilidad de sobrevivir es del 60-70 por ciento. Por lo tanto, en 6-7 minutos sin actuar ya no hay chance alguna.

"La presión de la sangre en el cuerpo va bajando poco a poco. Si una persona se demora 30 segundos o 1 minuto en empezar a hacer el masaje cardíaco porque no quiere hacer respiración boca a boca, se pierde un tiempo precioso para mantener con vida a la persona", agregó Nielson, médico emergentólogo del Servicio de Emergencias del Hospital de Akron, en Ohio (EE.UU.).

Las compresiones con ambas manos (en los chicos de entre 1 y 8 años se pueden hacer con una sola) en el centro de la línea imaginaria que forman ambas tetillas, se hacen cuando una persona no responde, o tiene respiraciones agónicas y no tiene pulso. "Pero para facilitar la asistencia, y como no siempre podemos saber si una persona tiene o no pulso, lo importante es saber que si no responde cuando le hablamos hay que empezar a hacer los masajes cardíacos inmediatamente -dijo Nielson-. Y eso es ¡ya!, porque si me paro al lado, llamo a emergencias y no ayudo, cuando llegue la ambulancia la persona puede estar muerta."

En los cursos de RCP y primeros auxilios que dictan ONG y entidades científicas reconocidas en escuelas, lugares de trabajo y hasta en jornadas públicas, se sigue enseñando a combinar 30 compresiones con 2 ventilaciones. Es porque, como explicó Aguilera, los estudios publicados hasta ahora "no demostraron que no dar respiración boca a boca sea mejor que darla. Pero, tampoco, que darla lo sea".

Pero a quien no se anima a hacerlas o no está entrenado en RCP le está permitido hacer sólo las compresiones. Y si existe un desfibrilador automático, como ocurre en los aeropuertos, los especialistas recordaron que no hay que aplicarlo sin realizar antes el masaje cardíaco.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top