http://www.ecodebate.com.br/foto/27SXC.jpg
Algunos de los elementos más comunes en una casa perjudican a los menores. Entre ellos destaca el polvo, los productos de limpieza o varios plásticos.


Hervir los biberones y las tetinas, comprar jabón de lavadora especial para bebés, instalar protectores en los enchufes... La lista de medidas que los padres adoptan para proteger a sus hijos de cualquier peligro es interminable de narrar. Ahora, los expertos advierten de la necesidad de resguardarlos también de los enemigos tóxicos medioambientales más comunes.

La Asociación Canadiense para la Salud de la Infancia Salud y el Medio Ambiente (CPCHE, sus siglás en inglés), una institución formada en 2001 por 11 organizaciones, es la autora de las nuevas recomendaciones que saldrán a la luz en su revista 'Today's Parent' en el mes de julio.



"Si los padres adoptan acciones sencillas en cinco áreas concretas pueden reducir de forma significativa la exposición de sus vástagos a los tóxicos", insiste la organización.



- Alejarse de del polvo


"El polvo en los hogares es una fuente importante de exposición de los niños a sustancias tóxicas como el plomo que, incluso a niveles muy bajos, se sabe que es dañino para el cerebro en desarrollo", asevera el profesor Bruce Lanphear, de la Universidad Simon Fraser. Por este motivo se recomienda pasar el aspirador a diario y una balleta húmeda a los muebles. Es aconsejable, además, "quitarse los zapatos al entrar en casa, para reducir la cantidad de polvo procedente del exterior. Asimismo se recomienda prevenir la acumulación de polvo en las casas manteniendo el orden y evitando el almacenamiento de juguetes", reza el documento.

- Productos ecológicos


Se deben utilizar productos de limpieza menos tóxicos, sin perfume. Los expertos recomiendan productos naturales como "el bicarbonato sódico, que es de gran utilidad en la limpieza de utensilios o baños, entre otros. El agua con vinagre es útil para suelos y ventanas", reconocen los expertos del otro lado del Atlántico.

Aconsejan también "lavarse las manos de forma regular con jabón y agua caliente, pero no usar jabones antibacterianos y lógicamente mantener los detergentes, así como otros productos tóxicos fuera del alcance de los menores".


- Reformas en el hogar


Si usted ha dedicido reformar su casa, sepa que las mujeres embarazadas y los menores deben mantenerse alejados de la zona de obras, con ello se evita su exposición a tóxicos, como pintura, colas... Se debe tener cuidado, además, con sellar la zona en obras con hojas de plástico para 'separarla' del resto de la casa y limpiar cuidadosamente el polvo durante y después de cualquier proyecto de reparación en el hogar.

"Elija las pinturas y colas menos tóxicos. Se debe abrir las ventanas tras el uso de estos productos", recomienda el artículo.


- Los plásticos


Los envases de plástico pueden desprender sustancias químicas en pequeñas dosis que son nocivas para la salud. Entre ellas podemos encontrar el Bisphenol A, que se encuentra en bidones de agua (dispensadores), biberones, 'tupper'...

El documento advierte a los padres que "no utilicen recipientes de plástico en el microondas, incluso si la etiqueta dice 'seguro para microondas", porque sus productos químicos pueden migrar a los alimentos o bebidas.

Evite, asimismo, los juguetes para la dentición, baberos, juguetes de baño, cortinas de ducha y otros artículos que contengan policloruro de vinilo (PVC).


- El pescado


Para reducir la exposición infantil al mercurio, un metal tóxico para el cerebro, los expertos aconsejan la elección de variedades de pescado con bajo contenido en este mineral como la caballa del Atlántico, el arenque, la trucha, el salmón salvaje o en lata, entre otros.

Precisamente, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición ha lanzado recientemente una nueva recomendación: "Las mujeres embarazadas, en periodo fértil o de lactancia y los niños menores de tres años deben evitar el consumo del pez espada, el tiburón y el atún rojo. Los menores de tres a 12 años deben limitar el consumo a 50 gramos a la semana o 100 en dos semanas".
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top