El ácido ursólico, una sustancia presente en la piel de las manzanas, reduce el desgaste muscular y promueve el crecimiento de los músculos, según revela un estudio publicado en la revista Cell Metabolism.



Al administrar ácido ursólico a ratones de laboratorio, el endocrinólogo Christopher Adams y sus colegas de la Universidad de Iowa (EE UU) comprobaron que aumentó el tamaño y la fuerza de sus músculos, y que lo hizo ayudando a dos hormonas que incrementan la musculatura: el factor-1 de crecimiento (IGF-1) y la insulina. Además de su efecto sobre los músculos, el tratamiento tuvo otros efectos beneficiosos sorprendentes, como la reducción de la grasa en el cuerpo, y una disminución de la glucosa en la sangre, el colesterol y los triglicéridos.

En los experimentos, los científicos probaron que los ratones alimentados con ácido ursólico estaban protegidos de la atrofia muscular causada por el ayuno y por el daño nervioso, mientras que los ratones saludables alimentados con ácido ursólico desarrollaron músculos más grandes y más fuertes que los ratones cuya dieta no incluía esta sustancia.

Ahora queda averiguar si el efecto en humanos es el mismo. Si es así, podría tener aplicaciones inmediatas. "La atrofia muscular causa grandes problemas", señaló el endocrinólogo Christopher Adams, de la Universidad de Iowa y autor principal del estudio, añadiendo que "es muy común y afecta a la mayoría de las personas en algún momento de su vida, ya sea debido a enfermedades o al envejecer".
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top