La mitad de las malformaciones congénitas pueden prevenirse



Con un diagnóstico temprano y cuidados antes, durante y luego del nacimiento, más del 50% de las anomalías congénitas pueden tratarse, informaron desde el Ministerio de Salud provincial. Qué factores de riesgo son evitables




El Ministerio de Salud provincial puso en marcha un plan de acción para la prevención, detección y tratamiento de bebés con malformaciones congénitas, que son la segunda causa de mortalidad infantil.

Más del 50% de las anomalías congénitas pueden prevenirse y tratarse con un diagnóstico temprano y cuidados antes, durante y luego del nacimiento. Por eso, el Ministerio de Salud de la Provincia puso en marcha esta semana un Programa de Salud Congénita que comenzará a implementarse en la Región Sanitaria VI, territorio que abarca a nueve distritos del Conurbano con altas tasas de natalidad.

“El armado de redes de atención, la difusión de medidas preventivas y la contención psicológica de las familias forman parte de este nuevo plan que constituye una herramienta clave para combatir la mortalidad infantil”, explicó el ministro de Salud Alejandro Collia, y agregó que las malformaciones congénitas constituyen la segunda causa de muerte en menores de un año.


Se estima que de los cerca de 280.000 bebés que nacen en la Provincia de Buenos Aires cada año, entre un 5 y un 10% lo hará con anomalías congénitas, entre las que figuran malformaciones del corazón, el síndrome de Down, las hernias diafragmáticas, problemas pulmonares y fisuras del paladar (labio leporino), entre muchas otras.

GPS hospitalario

“Estamos constituyendo una red hospitalaria que facilite a las familias el diagnóstico y tratamiento temprano de estas malformaciones”, explicó la coordinadora del Programa de Salud Congénita, Beatriz Minoli.

Y agregó que los miembros del programa en cada hospital serán una suerte de GPS hospitalario, que conducirá al paciente hacia el paso siguiente facilitándole los turnos y brindándole orientación en cada instancia del tratamiento.

La especialista explicó, a modo de ejemplo, que si una embarazada se realiza un primer control ecográfico y se detecta que su bebé tiene labio leporino, el nuevo Programa la derivará, en primera instancia, hacia el hospital más cercano con neonatología.

“Un chico con esta anomalía tiene más riesgo de neumonía por aspiración, además le conseguimos un turno con el área de cirugía máximo-facial más cercano y procuramos que allí mismo reciba el seguimiento con foniatras para los problemas del habla que acarrea esta malformación”, ejemplificó Minoli.

El objetivo es facilitar todo el recorrido de la familia por el sistema de salud para que continúe con el tratamiento y alcance el mejor desarrollo posible, además de ofrecer contención psicológica para los casos que así lo requieran.

Prevención

Por otra parte, el Programa de Salud Congénita difundirá a través de ONGs, escuelas secundarias y consultorios ginecológicos la información precisa sobre los hábitos que previenen males congénitos en el bebé por nacer.

Factores como la edad de la madre, el consumo de alcohol y tabaco en el embarazo o el déficit de ácido fólico suelen derivar en anomalías congénitas graves que podrían evitarse.

Por otra parte, “la mujer tiene que saber que luego de los 35 años crecen notablemente las posibilidades de tener un bebé con síndrome de Down, por lo tanto apuntamos a que la mujer conozca esta información y pueda elegir qué decisión tomar”, apuntó Minoli.

Además, los especialistas advierten que vacunas, como la doble y triple viral, previenen enfermedades como la rubéola congénita, que en el bebé pueden acarrear cardiopatías, sordera y ceguera, entre otras enfermedades.

“La transmisión de la madre al bebé de enfermedades infecciosas como la sífilis o el VIH pueden prevenirse si la mujer se controla desde el primer momento del embarazo. Para que lo haga es preciso que alguien se lo diga, es ahí donde el equipo de salud cumple un rol relevante”, detalló Minoli.

El Programa de Salud Congénita abarca, en una primera etapa, a los distritos de Ezeiza, Esteban Echeverría, Lomas de Zamora, Lanús, Almirante Brown, Avellaneda, Quilmes, Florencio Varela, Berazategui.

El lanzamiento, que se llevó a cabo ayer en el hospital Evita de Lanús, contó con la presencia del viceministro de Salud, Sergio Alejandre; el subsecretario de Planificación de la Salud, Alejandro Costa; el director provincial de Hospitales, Claudio Ortiz y la directora del Programa Materno Infantil de la Provincia, Flavia Raineri.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top