El síndrome de fatiga crónica no tiene nada a ver con el virus xenotrópico






Estudios recientes revelan que el virus xenotrópico relacionado con el de la leucemia murina (XMRV) que era considerado una de las causas del síndrome de la fatiga crónica en realidad no afecta a la fatiga.

El primer estudio muestra que los 43 pacientes con el síndrome de fatiga crónica no portaban el XMRV o algún virus parecido pese a que los análisis previos mostraban la existencia del mismo en la sangre. La segunda investigación prueba que lo que parecía XMRV en realidad era una combinación de los dos virus de leucemia de los ratones creada accidentalmente durante los experimentos.

Vincent Racaniello, microbiólogo de la Universidad de Columbia, asegura que los estudios muestran que hay muy pocas posibilidades de que la infección de XMRV lleve al síndrome de fatiga crónica. Sin embargo de acuerdo con sus palabras no se puede descartar la opción de que el síndrome de la fatiga crónica pueda ser una enfermedad de origen vírico.

“Los pacientes que padecen el síndrome de fatiga crónica tienen muchas señales de una activación hiper-inmune”, afirma Racamiello.

El profesor de medicina de la Universidad de California en San Franciso, Jay Levy, uno de los principales autores de los nuevos estudios, opina que el síndrome de fatiga crónica es el resultado de una infección porque con este síndrome el organismo humano y su sistema de inmunidad responden a la infección. “El sistema inmunológico libera las toxinas para detener la infección, pero después no puede alcanzar el estado de tranquilidad. Las toxinas del medioambiente también pueden influir en la enfermedad”, afirma el profesor.

Las autoridades estadounidenses realizan un apoyo financiero a varios estudios para determinar si el XMRV lleva al síndrome de fatiga crónica.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top