El director de un laboratorio de referencia español señaló que este podría haber sido el origen de la epidemia que se inició en Alemania, luego que se descartara la hipótesis de los pepinos. Ya son 18 los muertos en toda Europa y miles los afectados




Se trata del especialista Jorge Blanco, director del centro de estudios de Escherichia coli de la Universidad de Compostela, que ayer por la tarde ofreció una conferencia de prensa para transmitir la información sobre el brote con la que cuentan hasta el momento.

Según dijo, no se descarta que los miles de afectados por esta bacteria hayan contraído la infección a través del agua, luego de que los análisis de los enfermos no se vincularan con la cepa proveniente de los pepinos españoles.

Las muestras tomadas a los contagiados arrojaron en España las mismas conclusiones que en Hamburgo, Alemania: que los pepinos españoles no estuvieron relacionados con el brote, sostuvo, según publicó el sitio web del diario El Mundo.

En ambos países se especula que el origen podría encontrarse en agua embotellada, aunque indicaron que continuarán con los análisis de las carnes, las hortalizas y la leche, también bajo sospecha.

Blanco sostuvo además que no debe descartarse el estudio de las aguas residuales humanas. Tantos los animales como los humanos eliminan “este tipo de bacterias en las heces, aunque la mayoría no son patógenas“, explicó.

En tanto, los expertos españoles recomendaron extremar la higiene personal y el lavado de los alimentos para evitar infecciones, tanto por esta vía como “de persona a persona”, que es muy fácil. Informaron también que la bacteria muere a más de 70 grados, por lo que es conveniente cocinar bien todo alimento.

Para Blanco, esta situación se resolverá “en semanas, en el peor de los casos”.

“Puede hablarse de brote pero nunca de una epidemia”, finalizó.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top