¿Dormir resuelve problemas?



La popular frase “consultalo con la almohada”, utilizada cuando una persona tiene un problema, y otra le sugiere descansar para tomar una decisión al día siguiente, podría dejar de ser una cuestión “cultural” para pasar a tener sustento científico. Detalles de la investigación






Investigadores diseñaron un estudio en el cual aquellos estudiantes que pudieron dormir inmediatamente después de haber adquirido el conocimiento, mostraron mejores resultados a la hora de descifrar los problemas.

Esto afirman los responsables de un estudio cuyas conclusiones integran la más reciente edición del Journal of Sleep Research (una publicación de la Sociedad Europea de Investigaciones del Sueño, ESRS en inglés), quienes para comprobar que dormir y descansar antes de tomar una decisión importante es sumamente beneficioso, trabajaron con 54 estudiantes universitarios de entre 18 y 23 años, que fueron asignados a dos grupos.



Los del primero aprendieron un juego de apuestas por la mañana, mientras los otros lo hicieron por la noche. Los primeros, obviamente, no tuvieron oportunidad de dormir apenas obtenido el conocimiento, mientras los segundos sí.

Las conclusiones demostraron que las personas que luego de adquirir ese conocimiento, que además encerraba un problema o incógnita, durmieron toda la noche y por ende descansaron, al día siguiente tuvieron más lucidez para tratar de establecer cuáles eran las condiciones que les permitirían ganar el juego.
Así, los investigadores establecieron que el 80% de los estudiantes que durmieron lograron descifrar el juego, mientras que del otro grupo sólo el 40% alcanzó el objetivo.

¿Cuál es la conclusión, entonces? Que si bien el sueño no es la única garantía para incorporar una situación y poder resolverla, evidentemente sí ayuda. Esto es así porque tal como lo vienen demostrando hace años diversos estudios, el cerebro no sólo descansa cuando duerme sino que también revisa y procesa todos los eventos del día.

Al ser consultado por esta agencia, el doctor Daniel Cardinali, médico neurólogo especialista en Fisiología y Trastornos del sueño, comentó que “el descanso siempre es la puerta para sentirse mejor al día siguiente. Esto incluye, por ejemplo, la posibilidad de tener una mejor respuesta laboral, pero también la capacidad para resolver de la mejor manera un conflicto o problema debido a que la persona no está cansada”.
“Es como si colocara una película y la volviera a ver. Es decir que durante el sueño realmente podemos agregar algo a una situación. Esto implica que cuando tenemos un problema todos deberíamos consultarlo con la almohada para tratar de encontrar una solución más eficaz al otro día“, consignaron los investigadores.

“Muchos creen que cuando se duerme simplemente se almacenan datos, cuando en realidad lo cierto es que al dormir el cerebro archiva todo, organiza y coloca cosas en un cajón no al azar, sino con cierta lógica. Esto, obviamente, genera que el sueño y el descanso cumplan un rol fundamental en el desarrollo óptimo de las funciones cognitivas. En pocas palabras: el sueño permite ordenar e integrar la información proveniente de diferentes regiones del cerebro, algo que no es posible en las decisiones instantáneas e inmediatas”, concluyeron los investigadores.

Es decir que, en líneas generales y tomando como base los resultados de esta experiencia, podría decirse que cualquier decisión que se tome después de descansar tendrá no sólo más sustento, sino que además será producto de una mayor consideración.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top