Dia del bioquimico: Una amplia profesión en constante evolución

El 15 de junio se celebra en todo el país el Día del Bioquímico, en memoria del nacimiento del Dr. Juan Antonio Sánchez, quien fue el creador de la Carrera de Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires (UBA)



La bioquímica, como profesión, nació en Argentina como una necesidad de establecer una estrecha correlación entre los estudios médicos, fisiológicos y químico biológicos, ya que en su momento estaban absorbidas por las carreras de Medicina y Farmacia, siendo la bioquímica una rama de la química que estudia la estructura y función de los componentes químicos específicos de los seres vivos, que tiene aplicación en una enorme variedad de áreas, desde la genética a la biología molecular, pasando por la agricultura a la medicina.

Asimismo, se divide en diversas especialidades como biología celular, genética, laboratorio clínico, inmunología, microbiologia, endocrinologia, investigando, por ejemplo, las propiedades de las proteínas que han llevado a importantes avances en el estudio del código genético.


César Milstein, Bioquímico. Nació en Bahía Blanca una provincia de Buenos Aires en Argentina el 8 de octubre de 1927. Vivió en esta localidad hasta completar sus estudios de bachiller. A los 18 años se trasladó a la capital federal donde comenzaría sus estudios de ciencias en la universidad de Buenos Aires.





Un poco de historia

En nuestro país es una actividad que surgió con el apogeo de las profesiones liberales con un sello inédito y exclusivo que la ubica como un paradigma que luego imitaron otros países. Es así que corría el fin del siglo XX y se produjo en el mundo cambios y modificaciones estructurales derivados de la Primera Guerra Mundial.
Como las universidades del país no podían dejar pasar el impacto de los nuevos tiempos, en donde una estructura elitista imperaba en sus claustros e impedía el libre acceso de una juventud que pugnaba en la búsqueda de nuevos horizontes, en Córdoba, en el año 1918, surgió el movimiento revolucionario conocido como “Reforma universitaria”, que se extendió con rapidez por todas las universidades argentinas y latinoamericanas.
Por este clima generado por este movimiento, se propició el surgimiento de esta carrera profesional.





El motor

El entonces consejero por la Escuela de Farmacia de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Dr. Juan Antonio Sánchez -Farmacéutico, doctor en Química y profesor de Química Analítica de Medicamentos- presentó el 3 de noviembre de 1919 su proyecto de Plan de Estudios para la creación de la carrera de Doctorado en Bioquímica y Farmacia, como un perfeccionamiento de la carrera de Farmacia. Este proyecto tuvo el acompañamiento de otro consejero y distinguido académico y profesor, el médico Dr. Osvaldo Loudet.

Lo novedoso de la propuesta de Sánchez fue proyectar una carrera íntegramente cursada en la Facultad de Ciencias Médicas, que estableciera la estrecha correlación entre los estudios médicos, fisiológicos y químicos biológicos y fuera más allá del curso de postgrado de doctor en Farmacia, que no satisfacía las necesidades de la comunidad, ni del avance científico de la medicina que ya exigía otra profesión.
Finalmente, el 28 de noviembre de ese mismo año se aprueba y nace la profesión de Bioquímico, siendo los primeros egresados la promoción 1921-22 con el título de doctores en Bioquímica y Farmacia.
Además, en 1961 se instituye el Día del Bioquímico como el 15 de junio, por las entidades gremiales bioquímicas, en conmemoración al nacimiento del Dr. Juan Antonio Sánchez

Los avances científicos y tecnológicos han modificado, ampliado y profundizado el espectro de las determinaciones bioquímicas. No obstante, la vocación de servir a la comunidad a través de una profesión relacionada con su salud, sigue vigente.

Anexada al principio como una rama de la medicina, con el transcurrir del tiempo, ha ido tomando identidad propia.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top