Los autores del hallazgo creen que la enzima lo hace modificando una proteína conocida como conexina, que forma un puente eléctrico entre células adyacentes del corazón para garantizar que se conduzca la actividad eléctrica en el corazón a modo de onda de excitación




Científicos de la Universidad de Manchester han descubierto una importante enzima que podría evitar trastornos cardíacos fatales asociados con la hipertrofia cardíaca, una enfermedad que, entre otras cosas, es la principal causa de muerte súbita por problemas cardiacos en jóvenes que practican deportes.

La hipertrofia cardíaca es una enfermedad del músculo del corazón en que una porción del tejido se vuelve más gruesa sin razón aparente. Comúnmente se la asocia con la presión arterial alta (hipertensión) y una actividad física excesiva, y provoca una reducción de la cámara correspondiente del corazón y una disminución de su volumen de bombeo de sangre.


Este trastorno también está asociado con problemas cardíacos fatales, relacionados con latidos irregulares (arritmias), que provocan cada año millones de muertes en el mundo, y es quizás la causa más conocida de paro cardíaco súbito en jóvenes deportistas.

El equipo de Xin Wang y Henggui Zhang, de la Universidad de Manchester, se valió de experimentos de laboratorio y simulaciones por ordenador para mostrar que la enzima MKK4 ayuda a evitar las arritmias.

Los autores del hallazgo creen que la enzima lo hace modificando una proteína conocida como conexina, que forma un puente eléctrico entre células adyacentes del corazón para garantizar que se conduzca la actividad eléctrica en el corazón a modo de onda de excitación, activando la contracción mecánica sincronizada del corazón con un ritmo cardíaco regular.

El equipo comprobó que la pérdida de proteínas MKK4 altera la distribución espacial de la conexina, causando que el acoplamiento eléctrico se reduzca y no sea uniforme entre las células del corazón.

Esto provoca una ola de excitación fragmentada en el corazón, causando contracciones no coordinadas del músculo cardíaco y un ritmo cardíaco irregular. Como resultado, el corazón pierde su capacidad de bombear eficientemente la sangre, provocando insuficiencia cardíaca que puede culminar incluso en una muerte súbita.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top