El Ministerio de Salud de la Nación explicó en un comunicado cómo prevenir la infección, que puede llevar a cuadros severos de Síndrome Urémico Hemolítico. En la Argentina se registran cerca de 500 casos anuales de esta enfermedad



Dentro de este grupo bacteriano, el serotipo de STEC O104:H4 causó numerosos casos de SUH en Alemania y otros países europeos, fundamentalmente en personas mayores de 20 años y con predominio del sexo femenino, así como también la muerte de 18 personas desde comienzos del mes de mayo.

Marta Rivas, jefe del Servicio Fisiopatogenia del Instituto Malbrán y una de las especialistas argentinas más autorizadas en la materia, explicó que “estas bacterias, además de la transmisión a través de alimentos contaminados, por lo general se contagian ‘de persona a persona’ por prácticas higiénicas inadecuadas”. Por esta razón “es fundamental el cuidado de la higiene personal y el lavado de manos frecuente con agua y jabón, sobre todo entre el personal de instituciones como geriátricos, jardines maternales y jardines de infantes, y también entre los manipuladores de alimentos”.

Rivas recordó que “anualmente en nuestro país se producen alrededor de 500 casos de Síndrome Urémico Hemolítico”, y añadió que “hay que tener en cuenta que en estos casos existe aproximadamente un 5% de mortalidad, y este año ya hemos tenido casos fatales por SUH”.

La profesional del Instituto Malbrán, dependiente de la cartera sanitaria nacional, asignó especial importancia a la elaboración de los platos para evitar enfermedades como la que está manifestándose en Europa. “En la preparación de los alimentos hay que asegurarse que las carnes estén bien cocidas, y en el caso de los vegetales, que estén bien lavados, y siempre que se pueda se consuman cocidos”.

Agregó que “otra cosa en la que hay que tener especial cuidado es en evitar la contaminación cruzada en la elaboración de las comidas”, que es la que se produce por contacto con alimentos o utensilios mal lavados.

Para prevenirla, es importante mantener las mesadas y los utensilios limpios y poder contar con dos tablas de picar distintas: una para los alimentos crudos (como carnes, pescados y aves) y otra para aquellos que están listos para el consumo (como carnes cocidas, frutas, verduras lavadas, verduras cocidas, etcétera).



El Ministerio de Salud de la Nación insistió en la importancia de la higiene personal, la utilización de agua segura y el cuidado en la elaboración de los alimentos como herramientas al alcance de todos para prevenir enfermedades.

Para tal fin, creó un sitio web (http://aguasegura.msal.gov.ar/) con consejos y recomendaciones que todas las personas pueden aplicar en su vida cotidiana para mantenerse saludables.


Cocinar bien la carne, la clave


Adriana Betancourt, médica veterinaria y doctora en Microbiología, explicó en Radio 10 que, a pesar de que las sospechas en Europa apuntan a que el brote se originó en hortalizas, “no es el hábitat de la Escherichia coli ni el pepino ni el tomate”.

Entonces, especuló, la contaminación podría tener su origen “quizás en el sistema de producción que se esté empleando, que se desconoce porque depende de cada sistema productivo; quizás estén abonando la tierra con residuos que tal vez estén contaminados con materia fecal… podría ser también agua de cualquier lugar que esté contaminada”.

En tal caso, recordó que la fuente de contagio más común y peligrosa es “la carne molida (picada) en todas sus formas”. En la Argentina, afirmó, “el 40% de la carne está contaminada con bacterias que poseen esta toxina”.

“La carne no está contaminada, se contamina cuando toca algún otro elemento que esté contaminado. Por ejemplo, en la plaza de faena puede estar en contacto con la materia fecal del bovino”, aclaró la especialista.

En ese sentido, explicó que la mejor manera de evitar el contagio del Síndrome Urémico Hemolítico es cocinar la carne a más de 70 grados, higienizarse con abundante agua y jabón las manos y lavar bien los utensilios de cocina luego de manipular carne cruda y antes de emplearlos en otro alimento.

Frente a lo ocurrido en Alemania, Betancourt tranquilizó: “La bacteria que produjo este brote no fue detectada en nuestro país, no está en los registros del Malbrán ni ha sido referenciada por los investigadores locales”. No obstante, advirtió que en la Argentina “hay otras cepas parecidas que producen un cuadro similar y son de muy alto riesgo. Nuestra prevalencia es igual a la de todo el mundo junto”.


Cómo prevenir las enfermedades transmitidas por alimentos en casa


Las siguientes medidas ayudan a prevenir la transmisión de las 10 bacterias de aparición más frecuente en la ciudad de Buenos Aires que registró la Dirección de Higiene y Seguridad Alimentaria (DGHySA), que depende de la Agencia Gubernamental de Control, durante la última década:

Al comprar alimentos


• Lea los rótulos. Verifique las fechas de vencimiento y la existencia de las siglas RNE (Registro Nacional de Establecimientos) y sus correspondientes números.

• No compre latas que se encuentren abolladas, oxidadas, hinchadas o rezumantes.

• Recuerde que los productos refrigerados o congelados deben ser los últimos en colocarse en el changuito.


En la heladería y el freezer


• La temperatura de la heladera debe ser inferior a los 5 ºC y el freezer no debe superar los –18 ºC.

• Los alimentos deben estar cubiertos, envueltos o dentro de recipientes con tapas.

• No congele nuevamente los alimentos que ya fueron descongelados.

• Cuando sobren alimentos luego de una comida, si desea guardarlos, hágalo inmediatamente en la heladera.


Al preparar y cocinar


• Lávese las manos siempre: antes, después y cada vez que abandone y vuelva a retomar la tarea de manipular alimentos.

• Lave bien las verduras. Utilice siempre agua potable.

• Evite el contacto entre alimentos crudos y los ya cocidos o aquellos que no llevarán cocción para evitar la contaminación cruzada.

• Al cocinar los alimentos asegúrese que en su interior la temperatura supere los 70 ºC durante al menos 2 minutos.


Al servir y consumir


• Reduzca lo máximo posible el tiempo entre la preparación y el consumo.

• Mantenga los alimentos listos para consumir “bien fríos” o “bien calientes”.

• Al consumir carnes, preste especial atención a si está bien cocida: debe presentar una cocción homogénea y sin soltar jugos.

• No consuma huevos crudos, ni mayonesa casera o de procedencia dudosa.




AGREGADO Viernes, 3 de junio de 2011 para no repetir tema por Daniel



E. coli: vieja asesina en América Latina


Un brote de una cepa letal de la Escherichia coli o E. coli está causando serios daños en Europa, con más de 1.700 casos de contagio y 17 personas muertas.
Los científicos están tratando con urgencia de encontrar la fuente de contagio de este patógeno letal que en unos días ha causado también pérdidas millonarias en la industria agrícola y de alimentación.
En el resto del mundo sin embargo, específicamente en países de Asia, África y América Latina, varias cepas de este microorganismo son viejas conocidas.






La bacteria es una combinación de dos cepas.


Vieja conocida

"El problema de la E. coli es un problema global" explica a BBC Mundo el doctor Alfredo Torres, profesor asociado de la Universidad de Texas, en Galveston, y coordinador de la Red Latinoamericana de Investigación en Escherichia coli.

"Hay diferentes categorías que causan brotes epidémicos alrededor del mundo, especialmente en América Latina, Asia y África"

"Y el número de estos brotes epidémicos y de muertes, especialmente de infantes en estos países, es constante", agrega el experto.

La bacteria E. coli es una de las principales causas de infecciones grastointestinales en niños menores de cinco años en el mundo en desarrollo y se calcula que un 7% de la población infantil de estas regiones muere a causa de la diarrea provocada por estas enfermedades.

Los que sobreviven una infección severa de diarrea en la infancia quedan por lo general con una secuela de malnutrición y complicaciones digestivas por el resto de su vida.



"Lo que esta pasando ahora es un ejemplo calro de que diferentes categorías de E. coli pueden recombinar su material genético y pueden adquirir material que las puede hacer más patogénicas"

Dr. Alfredo Torres



Según la Organización Mundial de la Salud, la diarrea -que es el principal síntoma de una infección gastrointestinal- mata cada año en el mundo en desarrollo a 2,2 millones de personas, 1,5 millones de éstas son niños menores de cinco años.

Aunque estas infecciones pueden ser provocadas por virus y parásitos, una de las principales causas es alguna variante de la bacteria E. coli, principalmente la E. coli enterotoxigénica o ETEC.

La OMS calcula que la E. coli ETEC provoca 200 millones de casos de diarrea cada año en estas regiones del mundo.

Y a pesar de ser una causa extremadamente importante de diarrea en el mundo en desarrollo -agrega el organismo- las infecciones de E. coli ETEC no han sido suficientemente reconocidas.

"Si buscamos un aspecto positivo es que muchas veces tienen que pasar estos brotes epidémicos en algunos países europeos para que se preste atención al grave problema que es la Escherichia coli en el mundo en desarrollo" dice el doctor Torres.

Falta de higiene

La infección es causada principalmente por la ingestión de agua y alimentos contaminados que provocan eventos severos de diarrea que pueden durar varios días.

Si la diarrea no se trata puede ser letal debido a la pérdida de fluidos, principalmente en los niños.
La infección también suele propagarse de una persona a otra debido la falta de higiene personal o la carencia sistemas básicos de sanidad.

Y los alimentos también pueden ser una de las principales fuentes de contagio cuando son preparados o almacenados en condiciones no higiénicas.

"En Argentina hay brotes epidémicos constantes de E. coli" explica el doctor Torres.

"En particular de un tipo especial de la bacteria llamada 0157 H7, un tipo enterohemorrágico productor de toxinas".

Estas cepas más peligrosas de la E. coli producen una toxina llamada Shiga que es liberada en el intestino y produce una severa complicación, con insuficiencia renal, convulsiones y muerte, llamada síndrome umérico hemolítico (SUH), que se está viendo ahora en Alemania.

"Argentina es el país de la región donde hay el mayor número de pacientes que desarrollan el SUH. Por eso la bacteria es un problema grave en ese país" explica Alfredo Torres.



Combinación de cepas




El bacteriólogo Holger Rohde con el código genético de la cepa 0104.

Según el experto, el problema ahora es que es la primera vez que una cepa de este tipo produce un brote epidémico como el que se está observando en Europa.

La cepa que está causando este brote, explica, es una combinación de cepas.

"Es un 'mundo perfecto' de infección porque ahora se combinaron dos cepas patógenas en una sola", dice el doctor Torres.

"Lo que esta pasando ahora es un ejemplo claro de que diferentes categorías de E. coli pueden recombinar su material genético y pueden adquirir material que las puede hacer más patogénicas".

Y si esto ocurriera en América Latina, en Asia o África, dice el experto, sería devastador.

"En estas regiones no ha habido nunca un caso como éste de E. coli".

"Pero si en Alemania, donde se tiene el acceso más fácil a todos los servicios médicos se está luchando, podemos imaginar lo que ocurriría si esta cepa llegara a países donde no hay este tipo de facilidades. Sería sumamente grave" concluye el experto.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top