Cómo afectan las cenizas la salud de los porteños



La llegada de residuos volcánicos a la Ciudad encendió el alerta de la población. Aseguran que ya se reportaron casos de picazón de garganta y ardor de ojos. “Son síntomas molestos pero no importantes”, sostuvo un especialista en Radio 10



Eduardo Giugno, director de la carrera de Especialista en Neumonología de la UBA, explicó en Radio 10 cuáles son los problemas a la salud que generará esta fina capa de cenizas que cayó sobre la Ciudad por la mañana.


El experto sostuvo, primero, que no producirán los mismos síntomas en personas sanas que en aquellas con inconvenientes respiratorios crónicos.

En el caso de los pacientes sin problemas preexistentes, “lo que puede pasar es algo de menor cuantía. Desde el punto de vista del aparato respiratorio, les podría producir alguna irritación a nivel de las vías aéreas superiores, congestión y sequedad en la garganta, y una tos irritativa“, explicó Giugno.

No obstante, aclaró que “en general, esto sería algo molesto pero no muy importante”.

Diferente sería la situación de aquellos con enfermedad pulmonar previa como EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), asma bronquial o fibrosis quística.

“En ellos las dificultades respiratorias pueden aumentar un poquito más y producir secreciones importantes y hasta un cuadro de exacerbación que puede motivar una internación que requiera un cuidado más especial”, sostuvo el experto.

Pacientes en mayor peligro son los menores con asma, en los que el fenómeno “puede ser complicado porque les puede desencadenar una crisis”.

Si bien recomendó a estas personas “no salir de sus casas”, en caso de hacerlo indicó que deben utilizar “un pañuelo húmedo o una bufanda para no inhalar todo eso”.

Giugno aclaró que estas precauciones deben respetarse de manera estricta en las ciudades del sur del país, donde el fenómeno fue más intenso que en Capital Federal. Allí es necesario también colocar toallas o trapos húmedos en puertas y ventanas, limpiar bien los techos, utilizar lentes y colirios y cambiar la ropa al ingreso a las viviendas.

En tanto, sostuvo que todos los consejos van a depender además del “tamaño de las partículas” caídas. “Si son mayores a un tamaño de alrededor de los 10 micrones, afectará las vías aéreas superiores; si son más pequeñas, uno las podría inhalar y podrían afectar al pulmón”, destacó.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top