Los fumadores sufren cambios en la expresión génica como los pacientes con EPOC. Los fumadores ‘sanos’ sufren cambios en la expresión génica de sus pulmones similares a los que se observan en fumadores que han desarrollado la enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC. Así lo indica un nuevo estudio, liderado por investigadores catalanes, que confirma el papel crucial del consumo de tabaco en el origen de estas alteraciones. La prevalencia mundial de la EPOC oscila entre el 5% y el 10%.




“Nuestro objetivo fue analizar la expresión de un conjunto de genes en muestras de tejido pulmonar de pacientes con EPOC, fumadores y no fumadores, intervenidos quirúrgicamente por cáncer o por trasplante de pulmón”, explica a SINC Ricardo Bastos, autor principal del estudio e investigador en el Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS).

Para ello, los científicos analizaron, mediante la reacción en cadena de la polimerasa (una técnica denominada PCR a tiempo real), la expresión de 42 genes relacionados con procesos como la inflamación y el remodelado tisular y vascular. Para algunas de las proteínas que codifican estos genes ya había datos previos de su implicación en el origen y la evolución de la enfermedad.

A continuación, los autores compararon el perfil de expresión de estos genes entre pacientes con EPOC moderada y severa, fumadores ‘sanos’ con función pulmonar normal, y no fumadores. El resultado principal de este análisis es que el perfil de expresión de estos genes en los pacientes con EPOC moderada y el de los fumadores ‘sanos’ es muy similar.

“Los fumadores ‘sanos’ sufren cambios en la expresión génica similares a los que se observan en fumadores que han desarrollado la enfermedad”, concluye Bastos. “Esto subraya de nuevo el papel decisivo que desempeña el consumo de tabaco en la génesis de estos cambios”.

De hecho, el perfil de la expresión génica es más parecido entre estos dos grupos que entre los pacientes EPOC moderados y severos. Estudios realizados en el laboratorio habían demostrado con anterioridad que en los fumadores ‘sanos’ ya se observan alteraciones estructurales y celulares en el pulmón (en las vías aéreas y arterias pulmonares) muy parecidas a las de los fumadores con EPOC leve o moderada.

La cuarta causa de muerte en el mundo


La EPOC se identifica por una limitación al flujo aéreo, progresivo e irreversible, debida a una respuesta inflamatoria anormal en el pulmón, que puede conllevar la muerte del paciente en las fases avanzadas. Los tratamientos existentes son exclusivamente sintomáticos y paliativos. Los expertos insisten en la necesidad de desarrollar nuevas terapias que ayuden a frenar la progresión de la enfermedad.

Es la enfermedad respiratoria más frecuente producida por el consumo de tabaco –el factor de riesgo más importante–, con una alta prevalencia y mortalidad en los países industrializados y en vías de desarrollo. Según predicciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la EPOC pasará a ser la cuarta causa de muerte en el mundo
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top